Mundo

Asesinato de militar reabre polémica en Brasil

El coronel retirado fue parte de las torturas en la última dictadura

La Razón (Edición Impresa) / EFE / Brasilia

00:00 / 27 de abril de 2014

El asesinato de un coronel retirado que admitió su participación en torturas durante el último régimen militar que imperó en Brasil (1964-1985) despertó ayer los fantasmas de la dictadura y puso en alerta a los grupos de derechos humanos.

Paulo Malhães, de 74 años, fue asesinado por supuestos ladrones que irrumpieron en su casa el jueves, un mes después de que reconoció ante la Comisión Nacional de la Verdad, que investiga violaciones de derechos humanos durante la dictadura, que en aquella época participó en torturas y secuestros.

La Policía admitió que el asesinato ocurrió en “circunstancias extrañas”, confirmó que los ladrones permanecieron nada menos que diez horas en la casa del coronel, que revolvieron todo el lugar, e indicó que no descarta ninguna hipótesis con relación al caso.

Asfixia. En el momento del suceso, en la residencia también se encontraba la esposa de Malhães, Cristina, quien indicó que ambos fueron amarrados en habitaciones distintas y que no supo en qué momento murió su marido, que según una primera versión de la Policía fue asfixiado. No obstante, el certificado de defunción, obtenido ayer por el diario O Globo, dice que el militar murió a causa de un infarto, sin precisar si antes fue víctima de maltratos o asfixiado por los ladrones. A pesar de ese dato, la Policía ratificó que trata el asunto como un asesinato.

De acuerdo con autoridades, los asaltantes robaron dos computadores, armas de la colección personal del militar y otros objetos, aunque varios fueron encontrados en un terreno vecino. Activistas de derechos humanos manifestaron su “preocupación” y afirmaron que pudiera haber sido motivado por su decisión de declarar ante la comisión.

En su testimonio, Malhães aportó escalofriantes detalles sobre los martirios que sufrían los opositores que caían en manos de torturadores. Precisó que en un centro de detención, la “Casa de la Muerte”, los cadáveres de quienes no resistían a las torturas eran mutilados a fin de impedir su identificación.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia