Mundo

Asume obispo en Chile, le acusan de proteger a violador

Unas 600 personas se apostaron ayer en el frontis de la catedral de Osorno, Chile, para protestar contra la asunción del cura Juan Barros como obispo de la Diócesis de esa ciudad, debido a las acusaciones de encubrimiento de abusos sexuales.

Descontento. Decenas protestaron ayer en la catedral de Osorno. Foto: EFE

Descontento. Decenas protestaron ayer en la catedral de Osorno. Foto: EFE

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Osorno (Chile)

00:00 / 22 de marzo de 2015

Unas 600 personas se apostaron ayer en el frontis de la catedral de Osorno, Chile, para protestar contra la asunción del cura Juan Barros como obispo de la Diócesis de esa ciudad, debido a las acusaciones de encubrimiento de abusos sexuales.

Muchos de ellos, vestidos de negro y portando cientos de globos negros, esperaron pacientemente la llegada de Barros al recinto, arribo que finalmente hizo por una de las puertas posteriores del templo para evitar los abucheos.

 La catedral San Mateo de Osorno amaneció este sábado rodeada de policías, quienes resguardan la seguridad en el sector, pero no pudieron evitar que decenas de personas que se manifestaban en las afueras de la iglesia ingresaran al interior.

 Ya dentro intentaron agredirlo, le lanzaron objetos, hicieron que el mitra (gorro) se le cayera, y no han cesado de gritar “pedófilo”, “cura pedófilo”, lo que impidió que Barros realizara con normalidad la eucaristía.

 El nombramiento de efectuado del papa Francisco generó desde un principio una oleada de rechazo, entre ellos un expresidente de la República, de la comunidad católica, que en Chile alcanza al 68% y de la propia iglesia como fue la protesta explícita de la Congregación de los Sagrados Corazones.

 En un comunicado, la Congregación aseguró que “el nombramiento de monseñor Juan Barros como obispo de Osorno nos ha dejado perplejos” y que “no se ha tomado suficientemente en cuenta el hecho de que esté comprometido en las acusaciones de abusos realizadas en contra del (sacerdote) Fernando Karadima”.

 A la ceremonia de ayer no asistieron tres integrantes de la Conferencia Episcopal de Chile, entre ellos el vicepresidente de esa entidad, monseñor Alejandro Gopic; el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, y todas las autoridades locales de Osorno, ciudad situada a 942 kilómetros al sur de Santiago.

Escándalo. Barros es uno de los cuatro integrantes del Episcopado que fueron formados por Karadima, un sacerdote que fue hallado culpable en 2011 por el Vaticano de cometer abusos sexuales contra jóvenes laicos y sacerdotes, y condenado a una vida de oración y penitencia y a la prohibición perpetua del ejercicio público de cualquier acto del ministerio.

Tres afectados dijeron el viernes en un comunicado que rechazan la decisión del Papa de reconfirmar a Barros y recordaron que “el Pontífice admitió conocer el sufrimiento de las víctimas de Karadima y el daño producido a la Iglesia chilena”.

Juan Carlos Cruz, James Hamilton y Juan Murillo, exseminaristas de la iglesia El Bosque, donde ocurrieron los hechos, dijeron que ya se había acostumbrados “a las bofetadas de la jerarquía chilena, pero nunca directamente del Santo Padre”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia