Mundo

Ataque talibán a escuela mata a más de 100 niños en Pakistán

Violencia. El grupo Tehrik-e-Taliban reivindicó el atentado con insurgentes suicidas

Dolor. Un grupo de hombres lleva en hombros un ataúd con el cuerpo de un adolescente asesinado.

Dolor. Un grupo de hombres lleva en hombros un ataúd con el cuerpo de un adolescente asesinado. EFE.

La Razón (Edición Impresa) / EFE / Islamabad

01:01 / 17 de diciembre de 2014

Un sangriento asalto talibán a una escuela de Pakistán causó al menos 141 muertos y 131 heridos, la mayoría niños, en uno de los peores ataques insurgentes en el país asiático, que se prolongó durante horas y que generó una enérgica condena internacional.

Un grupo de insurgentes vestidos con uniformes del Ejército entró antes del mediodía en un colegio bajo control militar en Peshawar y dio comienzo a una jornada de terror en una escuela para estudiantes de primaria y secundaria. Según indicó un portavoz de la Policía, Seid Wali, los atacantes abrieron fuego y lanzaron granadas contra niños y profesores, mientras iban de clase en clase disparando a los estudiantes.

“Estábamos en una clase cuando escuchamos disparos. El sonido de los tiros se acercaba hasta que la puerta se abrió de golpe y dos personas comenzaron a disparar indiscriminadamente”, explicó uno de los alumnos, un niño de unos 14 años, al diario The Express Tribune. El Ejército paquistaní lanzó a continuación una operación para liberar la escuela, que se vio dificultada por los explosivos colocados por los atacantes en el interior, hasta que logró abatir a los siete insurgentes que estaban atrincherados.

Bajas. El director general de la oficina de Relaciones Públicas del Ejército, Asim Bajwal, declaró en rueda de prensa que 132 estudiantes y nueve empleados del colegio murieron, mientras que 122 resultaron heridos. Nueve militares resultaron también heridos antes de que el Ejército consiguiera liberar a 960 personas del interior de la escuela, a la que los atacantes entraron por la parte de atrás con numerosas armas y con chalecos con explosivos, indicó Bajwal.

El portavoz añadió que los insurgentes no tenían intención de tomar rehenes, sino de causar el mayor número posible de víctimas. Tras tomar el colegio, el Ejército paquistaní lanzó una operación contra los talibanes en la ciudad y la amplió al resto de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, en busca de insurgentes.

El principal grupo talibán paquistaní, el Tehrik-e-Taliban Pakistán, reivindicó el ataque y lo justificó en que para el “Ejército nuestras familias son objetivos” en las operaciones militares lanzadas contra los insurgentes. “Queremos que sientan nuestro dolor”, informó el grupo, que añadió que entre los atacantes se encontraban “suicidas” con “ordenes de disparar a los estudiantes más mayores, pero no a los niños”, según diarios locales. El Ejército paquistaní desarrolla una campaña desde junio en Waziristán del Norte y Kyhber que han causado más de 1.100 muertos entre los insurgentes.

Adolescente se hizo el muerto y sobrevivió

Un paquistaní de 16 años contó que vio la muerte “de cerca” y fingió haber fallecido para sobrevivir, cuando los talibanes atacaron la escuela para hijos de militares. Desde su cama, en un hospital de la ciudad, Shahrukh Khan contó que él y sus compañeros estaban en el auditorio del establecimiento cuando ingresaron cuatro hombre armados.

“Alguien nos gritó que nos agachásemos y escondiéramos abajo de las mesas”, dijo Khan, agregando que los hombres exclamaron “¡Dios es el más grande!” antes de abrir fuego. “Uno de ellos gritó: ‘Hay muchos chicos debajo de los bancos, vayan a buscarlos’”, contó Khan.

“Vi un par de botas negras que venían hacia mí. Ese hombre probablemente estuviera buscando estudiantes escondidos debajo de los bancos”, agregó. Khan sintió mucho dolor cuando le dispararon en ambas piernas justo debajo de la rodilla. Optó por hacerse el muerto, añadiendo: “Doblé mi corbata y me la puse en la boca para no gritar”.

“El hombre de botas negras siguió buscando estudiantes y metiéndoles balazos en el cuerpo. Me quedé lo más quieto que pude y cerré los ojos, esperando que me volvieran a disparar”, contó. Mientras su padre, un almacenero, lo consolaba en su cama ensangrentada, dijo: “Un rato después los hombres se fueron y yo me quedé ahí unos minutos. Intenté levantarme, pero me caí al piso como consecuencia de mis heridas”. Khan continuó: “Cuando me arrastré hasta el salón siguiente, fue horrible. Vi el cadáver de nuestra secretaria en llamas”.

Líderes condenan el asalto talibán

Ban Ki-Moon: Secretario General de la ONU

Los corazones del mundo están con los padres y las familias que han perdido a sus seres queridos en el horrible ataque... ninguna causa puede justificar una brutalidad semejante.

Malala Yousafzai: Premio Nobel de la Paz 2014

Este acto terrorista sin sentido, a sangre fría, que se desarrolla ante nosotros, me ha roto el corazón. Lloro por estos niños, mis hermanos y hermanas; pero nunca seremos vencidos.

Barack Obama: Presidente de Estados Unidos

Estamos con el pueblo de Pakistán y reiteramos el compromiso de EEUU de apoyar al Gobierno de Pakistán para combatir el terrorismo y el extremismo, y para promover la paz.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia