Mundo

Ataques terroristas a iglesias en Nigeria ocasionan 40 muertes

Guerra. La secta Boko Haram dice que seguirá con enfrentamientos en ese país

Explosión. Así quedó la iglesia católica Santa Teresa, en Madalla, cerca de Abuya, la capital de Nigeria, al término de la misa de Navidad.

Explosión. Así quedó la iglesia católica Santa Teresa, en Madalla, cerca de Abuya, la capital de Nigeria, al término de la misa de Navidad.

AFP / Madalla, Nigeria

01:05 / 26 de diciembre de 2011

Una ola de atentados, la mayoría contra iglesias católicas y evangélicas, fue reivindicada por la secta islamista Boko Haram y dejó al menos 40 muertos ayer en Navidad, en Nigeria, donde el Gobierno habla de guerra. Estos atentados, condenados por el Vaticano como el fruto de un “odio ciego y absurdo”, tuvieron lugar tras dos días de enfrentamientos, jueves y viernes, entre miembros de Boko Haram y fuerzas del orden en el noreste, que dejaron unos 100 muertos.

El atentado más sangriento, con 35 fallecidos según el último balance, se produjo en el exterior de una iglesia católica de Madalla, cerca de Abuya, la capital de Nigeria, al término de la misa de Navidad oficiada en la iglesia de Santa Teresa.

Boko Harem, un grupo que promueve la creación de un Estado islamista en Nigeria y al que se le imputan la mayoría de actos violentos en el norte del país, de mayoría musulmana, reivindicó la ola de atentados cometidos el sábado y el domingo .

“Somos responsables de todos los ataques de los últimos días, incluida la bomba contra la iglesia de Madalla”, dijo a la AFP, en declaraciones telefónicas, un portavoz de la secta, Abul Qaqa. “Continuaremos lanzando ataques como estos en el norte del país en los próximos días”, advirtió la fuente.

El Gobierno de Nigeria confirmó la autoría de Boko Haram en estos ataques, que calificó de “cobardes” y “premeditados”. El presidente nigeriano, Goodluck Jonathan, dijo que “estos actos de violencia contra ciudadanos inocentes son una afrenta injustificada contra nuestra seguridad y la libertad colectivas” y “el Gobierno no vacilará en su determinación de traducir a la justicia” a quienes los perpetraron.

Situación. “Es como si se hubiera lanzado una guerra interna contra el país. Debemos estar realmente a la altura y enfrentar la situación”, declaró el ministro encargado de la Policía, Caleb Olubolad. La Casa Blanca, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, el ministro italiano de Relaciones Exteriores, Giulio Terzi, y el jefe de la diplomacia británica, William Hague, condenaron los ataques en Nigeria.

Poco después del atentado en Madalla, se registró un ataque contra una iglesia evangélica de Jos, epicentro de los enfrentamientos intercomunitarios en el centro del país, según un responsable local y otros testigos. “Una bomba estalló en la iglesia Mountain of Fire. Un policía que vigilaba la iglesia murió y tres coches ardieron”, explicó a la AFP Pam Ayuba, portavoz del Gobierno del estado de Plateau, del cual Jos es la capital.

En Damaturu, en el noreste, un kamikaze falleció al chocar su vehículo contra un convoy de los servicios secretos de la Policía (SSS), dejando un saldo de tres agentes fallecidos, según una nota del organismo.

Otra explosión en una rotonda sacudió el domingo Damaturu, mientras que el sábado estalló un artefacto en una iglesia de Gadaka (noreste), ante la que se encontraban fieles, afirmaron varios testigos. Damaturu y Gadaka están en el estado de Yobe, que sufrió una ola de atentados esta semana reivindicados por Boko Haram.

La secta también reivindicó la ola de sangrientos ataques la víspera de Navidad en 2010, contra iglesias y causó decenas de heridos en Jos durante las represalias. Nigeria, que cuenta con petróleo y es el país más poblado en África (160 millones de habitantes) tiene una mayoría musulmana en el norte y cristiana en el sur. Relaciones de la secta

Boko Haram quiere un Estado islámico. Se lanzó en enero de 2004 y se declara afín a los talibanes afganos, es sospechoso de tener vínculos con el brazo magrebí de Al Qaeda.

Vaticano: Atentado es fruto del ‘odio ciego y absurdo’

El Vaticano considera que los atentados contra iglesias en Nigeria en el día de Navidad son actos “absurdos”, que demuestran un “odio ciego, que no tiene respeto alguno por la vida” y alimenta el odio y la confusión, afirmó ayer el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi.

Expresó la solidaridad con el pueblo nigeriano y la iglesia del país africano, “golpeados por la violencia terrorista en días que deberían ser de alegría y paz”. “Mientras rezamos por las víctimas, esperamos que esta insensata violencia no logre debilitar la convivencia pacífica y el diálogo en ese país”, subrayó.

También el Gobierno italiano condenó con firmeza los atentados cometidos en Nigeria. “Se trata de horrendos episodios y expreso la más firme condena de esos viles atentados, que representan un ataque contra los principios universales de civilización”, afirmó el ministro de Exteriores, Giulio Terzi.

Estados Unidos expresó sus ‘sinceras condolencias’

La Casa Blanca expresó ayer sus “sinceras condolencias” a Nigeria por los atentados de la secta islamista Boko Haram contra templos cristianos y condenó la “violencia sin sentido” y la “trágica” pérdida de vidas en el día de Navidad.

“Ofrecemos nuestras sinceras condolencias al pueblo de Nigeria y sobre todo a aquellos que perdieron a familiares y a seres queridos”, indicó la Casa Blanca. La mansión presidencial dijo que ha estado en contacto con funcionarios nigerianos “acerca de lo que inicialmente parecen ser actos terroristas” para expresar el compromiso de ayudarles “a llevar a los responsables ante la Justicia”.

El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, dijo que su compromiso y “de nuestros amigos y socios” seguirá siendo la lucha “contra la lacra del terrorismo, la violencia y la represión, sea en Afganistán y Nigeria, como en Siria, Bielorrusia y en cualquier otro lugar”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia