Mundo

Atentado suicida deja 59 muertos en la capital siria

La bomba dejó un cráter de 1,5 m de profundidad, vehículos destruidos, una espesa humareda negra, cuerpos ensangrentados y edificios dañados.

Víctimas. Rebeldes sacan un herido del lugar de la explosión. Foto: EFE

Víctimas. Rebeldes sacan un herido del lugar de la explosión. Foto: EFE

La Razón / AFP / Damasco

02:40 / 22 de febrero de 2013

Al menos 59 personas, en su mayor parte civiles, murieron ayer en Damasco en un atentado con coche bomba, el más sangriento en la capital siria desde el inicio de la rebelión contra el régimen de Bachar al Asad.

El régimen sirio —que identifica a los rebeldes como “terroristas” financiados desde el exterior— acusó a grupos “terroristas” relacionados con la red Al Qaeda de haber perpetrado el atentado.

Hacia las 10.00 hora local, en una hora de gran afluencia en el barrio comerciante de Mazraa, un kamikaze hizo estallar su coche repleto de explosivos delante de un retén formado con bloques de hormigón que obstruye la entrada a la sede del partido Baas.

El ataque fue seguido por dos disparos de mortero contra la sede del Estado Mayor en el barrio de los Omeyas en Damasco, dos días después de la caída de un obús cerca del palacio presidencial, por primera vez desde el inicio del conflicto hace casi dos años.

La bomba dejó un cráter de 1,5 m de profundidad, vehículos destruidos, una espesa humareda negra, cuerpos ensangrentados, edificios dañados, e hizo estallar los vidrios de las ventanas de la embajada rusa, sin causar heridos. Rusia es una de las pocas potencias extranjeras que apoyan al régimen de Damasco y que continúa con una presencia diplomática en la capital.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia