Mundo

Bachelet tiene escaños para las reformas educativa y tributaria

Congreso. Presidenta electa, sin el apoyo suficiente para cambiar la Constitución

Visita. Sebastián Piñera y la primera dama de Chile, Cecilia Morel, en la casa de Michelle Bachelet.

Visita. Sebastián Piñera y la primera dama de Chile, Cecilia Morel, en la casa de Michelle Bachelet. EFE.

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Santiago de Chile

04:58 / 17 de diciembre de 2013

La presidenta electa, Michelle Bachelet, contaría con los votos en el Congreso para concretar la reforma educacional y la tributaria, ya que obtuvo mayoría simple en ambas cámaras del Parlamento. Pero no tiene los votos suficientes para concretar el cambio de la Constitución.

Para acometer cualquier reforma, la dictadura estableció quórums de aprobación extremadamente altos, precisamente para limitar las modificaciones. La socialista Bachelet volvió a la presidencia de Chile tras arrasar en los comicios del domingo, decidida a atender demandas sociales en un país en desaceleración, pero sin apoyo legislativo suficiente para reformar la Constitución de la dictadura pinochetista.

A nivel político, Bachelet enfrenta el desafío de ordenar las filas de la amplia coalición política que la apoyó, la Nueva Mayoría, que está integrada por los demócratas cristianos, socialistas y comunistas. Entre ellos existen divisiones confrontadas, sobre todo en temas como el aborto, prohibido en todas sus formas, y el matrimonio homosexual. “Para ella va a ser muy complejo manejar las expectativas que se han creado en torno a su gobierno”, señaló el politólogo de la Universidad Adolfo Ibáñez, Cristóbal Bellolio.

La presidenta electa propuso una reforma tributaria que busca recaudar 8.200 millones de dólares (3% del PIB), a partir de un aumento de los impuestos a las empresas, del 20% al 25%, y una reforma educativa que instaura la gratuidad a nivel universitario en seis años, que acoge una extendida demanda de los estudiantes chilenos.

En Chile, no hay posibilidades de estudiar gratis a nivel universitario y sus aranceles son uno de los más altos de la región. Sin embargo, el movimiento estudiantil, encabezado este año por representantes más radicales, se mostró desconfiado de las promesas de Bachelet, llamó a no votar en las elecciones y anunció un 2014 lleno de movilizaciones callejeras. Cuatro días después que asuma el gobierno, el 11 de marzo, convocaron a una protesta.

Desafíos. Entre las promesas de cambios profundos de la socialista, también se encuentra la Constitución, heredada de la dictadura de Pinochet, para acabar con lo que ella definió como “cerrojos antidemocráticos”. “No va a ser fácil, pero ¿cuándo fue fácil cambiar el mundo para mejor?”, reconoció, ante sus seguidores en su primer discurso tras ser declarada ganadora, el domingo.

“Un desafío importante es qué rol va a tener el Partido Comunista (PC), si va a ser un rol central o va a estar en segunda o tercera línea”, dijo el analista Guillermo Holzmann.Bachelet se impuso por 62,1% de los votos en segunda vuelta a la derechista Evelyn Matthei, quien obtuvo un 37,8%, el peor resultado de la derecha desde la llegada de la democracia,  después del fin de la dictadura de Augusto Pinochet, en 1990, y después de un gobierno de su propio sector.

En su primera actividad, al resultar electa, recibió ayer en su casa al presidente Sebastián Piñera y a su esposa, Cecilia Morel, quienes la felicitaron por su triunfo y le llevaron un obsequio, en otra de las tradiciones de las elecciones chilenas.

La presidenta electa anunció ayer que, a mediados del próximo enero, anunciará la composición de su gabinete ministerial. Adelantó que seleccionará a “los mejores” y “los que pongan lo colectivo sobre lo individual”.

Piñera inicia el traspaso

Gobierno

El presidente Sebastián Piñera  encabezó ayer una reunión con su gabinete de 21 ministros, a quienes pidió tomar contacto y coordinar para realizar “un traspaso de mando ejemplar”. La tarea será organizada en febrero.

La socialista respetará la política chilena en La Haya

La presidenta electa de Chile, Michelle Bachelet, afirmó ayer que respetará la “política de Estado” de su país, frente al próximo fallo de la Corte de La Haya, sobre una demanda de límites marítimos que presentó Perú.

“Vamos a esperar el fallo de La Haya, que va a ser el 27 de enero, pero por cierto, yo soy una convencida de que todos tenemos que ponernos detrás del presidente de la República”, dijo Bachelet.

La esperada sentencia, que pondría fin a un caso que data desde 2008 y que Chile rechaza de plano, se conocerá un mes y medio antes de que ella asuma el cargo, en reemplazo del mandatario derechista Sebastián Piñera.

Estado. “Nosotros hemos tenido una política de Estado siempre en las relaciones internacionales y eso continuará así”, agregó la socialista. La política de Estado de Chile, sobre esta demanda, se ha mantenido invariable y establece que el límite marítimo entre ambos países quedó zanjado en dos acuerdos firmados en 1952 y 1954.

En visión de Perú, sendos convenios sólo regularon cuestiones de pesca. Bachelet deberá asumir la defensa de Chile ante otra demanda en La Haya, presentada por Bolivia, en abril, que exige una salida soberana al Pacífico.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia