Mundo

Brasil elige hoy entre dos personalidades diferentes

Presidenciales. Rousseff obtuvo  una ligera ventaja sobre Neves en  los últimos tres días de la campaña

Info indicadores Brasil.

Info indicadores Brasil.

La Razón (Edición Impresa) / AFP, EFE / Brasilia

00:05 / 26 de octubre de 2014

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, parte como favorita, por poco margen, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, que se celebra hoy y que le enfrenta a Aécio Neves, quien realizó una exitosa campaña en el último mes.

Rousseff, de 66 años, tiene fama de dura, quizás se deba a que fue encarcelada y torturada por ser guerrillera durante la dictadura. Ahora, como aspirante a la reelección por el Partido de los Trabajadores (PT), confirmó su tenaz personalidad en una muy disputada campaña.

“La vida, lo que pide de nosotros es coraje”, es una frase del escritor Joao Guimaraes Rosa que Rousseff eligió para su discurso de investidura, el 1 de enero de 2011, cuando se convirtió en la primera mujer gobernante de Brasil y recibió la banda presidencial de su padrino político, el popular Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010).

Rousseff, primera mujer presidenta de Brasil, es hija de un inmigrante búlgaro. Llegó al gobierno impulsada por las conquistas sociales del PT que en 12 años de gobierno logró que 40 millones de pobres ingresaran a la clase media. Se le da por favorita, con 53% de la intención de voto, por el 47% que se le otorga a Neves.

Neves, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), es nieto de un presidente, diputado, gobernador y senador, de 54 años, es un fiel producto de la élite brasileña que no pudo sacudirse la imagen de playboy. De hecho, está casado con una exmodelo 20 años más joven que él. El exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, padrino político de Rousseff, dijo que Neves actúa como “un hijito de papá que mira con la nariz levantada”.

Neves fue elegido tres veces diputado de Minas Gerais y ahora se presenta como la encarnación del cambio. Desde siempre se codeó con los grupos económicos más importantes en Brasil y en el extranjero, y en estas elecciones tiene el apoyo incondicional de los mercados, que confían en que devolverá al país a la senda de una economía más liberal que la de los últimos años.

Durante la campaña insistió en que combatirá la corrupción, impulsará la estancada economía y atacará la inflación. Todo esto lo dijo en las propagandas por televisión, dirigiéndose directamente a “las amas de casa y los trabajadores”.

La disputada paternidad de programas sociales

Más de 50 millones de brasileños, un cuarto de la población del país, se benefician de los populares programas sociales del Gobierno. Éstos se convirtieron en la gran bandera del PT, que sacó a más de 40 millones de personas de la pobreza.

    Neves insiste en que si llega al poder continuará estos programas, e intenta disputar al PT la paternidad de los mismos, ya que un tímido comienzo de estas ayudas se dio entre 1995 y 2002, cuando gobernaba un presidente de su mismo partido: Fernando Henrique Cardoso.

En cuanto a política internacional, que se convirtió en un tema muy importante del debate, Neves opina que “infelizmente durante el gobierno de la Rousseff nos quedamos amarrados en una relación ideológica con nuestros vecinos, sin ampliar nuestras relaciones con potencias como la Unión Europea y Estados Unidos”. Prometió que, si gana, Brasil se acercará más a las dos superpotencias.

Rousseff, en cambio, promete reforzar Mercosur y el grupo de los BRICS, y acusa a su oponente de “no saber lo que quiere de la relación con América Latina y China, y de rendirse ante los poderosos, y de hablar en términos de diplomacia “fuerte” con los débiles como Bolivia y “suave” con los fuertes, como Estados Unidos y la Unión Europea.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia