Mundo

Brasil cedió toxinas a Pinochet para envenenar a la oposición

Dictaduras. Una de las víctimas sería el presidente Eduardo Frei

AFP / Brasilia

00:54 / 17 de septiembre de 2013

La dictadura brasileña proveyó a la de Chile, entre los años 70 y 80, de un arma bioquímica para que pudiera eliminar a sus adversarios, de acuerdo con una investigación judicial realizada en Santiago de Chile.

“El Ejército chileno obtuvo en Brasil la letal neurotoxina botulínica, derivada de la bacteria clostridium botulinum, que es mucho más potente que el cianuro. Provoca intoxicación, con parálisis de los músculos, llevando a la muerte por asfixia”, explicó O Globo.

Entre las víctimas de esta toxina, se presume, estuvo el expresidente Eduardo Frei Montalva, quien se había convertido en opositor del régimen, y que murió de septicemia en 1982, tras haber ingresado al hospital para que se le practicara una cirugía simple.

El material tóxico llegaba a Santiago por valija diplomática, que se llevaba luego al ex Instituto Bacteriológico como órgano de fachada, y que estaba bajo dirección de la policía política del hoy fallecido dictador chileno. Esa entidad lleva ahora el nombre de Instituto de Salud Pública (IPS).

Recientemente, la exdirectora del Instituto Bacteriológico de Chile, Ingrid Heitmann, dijo que encontró en el sótano del organismo dos cajas con ampollas de toxinas botulínicas del Instituto Butantan de Sao Paulo.

Investigación. “Fue en 2008, y eran suficientes para matar a la mitad de Santiago”, explicó, tras detallar que quemó el material, sin suponer que podría ser luego una prueba judicial. En Brasil, el Instituto Butantan dijo no tener en sus archivos información relacionada con exportación de esa toxina a Chile. En Brasilia, el Ministerio de Salud comunicó que tampoco poseía registros de envíos al hoy IPS.

Sin embargo, Globo recordó que fue en los Estados Unidos, al final de los 70, donde aparecieron las primeras pistas sobre el interés de la dictadura chilena en armas bioquímicas.

O Globo recordó que Brasil apoyó a la dictadura chilena de Augusto Pinochet (1973-1990) en todas las instancias, e incluso votó en contra de las resoluciones de la ONU que condenaban a Santiago por violaciones a los derechos humanos. Detalló además que Brasil ayudó en la formación de comandos de inteligencia chilenos, e incluso colaboró en operaciones contra sus exiliados políticos.

Brasil reconoce oficialmente 400 muertos y desaparecidos durante el régimen militar (1964-1985). Chile, en tanto, admite más de 3.200 muertos en casi dos décadas de dictadura, otros 1.200 están aún desaparecidos y unos 38.000 sufrieron prisión y tortura por causas políticas, según cifras oficiales.

Chile pide justicia para Jara

Chile recordó ayer los 40 años del asesinato del famoso cantautor Víctor Jara, ocurrido tras ser detenido y torturado días después del golpe de Estado de Augusto Pinochet, con un llamado a impartir justicia y encarcelar a los autores del crimen. AFP

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia