Mundo

Castro dice que si Francisco sigue así, volverá a la Iglesia

Detalles. El Presidente y el Papa planificaron la visita del pontífice a Cuba.

Intercambio. Ambas personalidades se entregaron presentes. Foto: EFE

Intercambio. Ambas personalidades se entregaron presentes. Foto: EFE

La Razón (Edición Impresa) / EFE / Vaticano

01:06 / 11 de mayo de 2015

“Leo todos los discursos del Papa y si el Papa continúa hablando así, volveré a rezar y regresaré a la Iglesia, y no lo digo en broma”, desveló ayer Raúl Castro luego de su encuentro con Francisco en el Vaticano.

“Rece por mí”, le respondió el Papa a Castro, quien también le pidió que se acordase de él en sus oraciones. “Ya lo hago”, contestó Francisco mientras le acompañaba al vehículo oficial.

Así concluyó la reunión privada que mantuvieron ayer en el Vaticano y que duró 55 minutos, la más larga que ha tenido el pontífice con los jefes de Estado y de Gobierno, a excepción de los largos almuerzos con la presidenta argentina, Cristina Fernández.

El Presidente de Cuba se tocó el pecho con la mano a la altura del corazón y confesó al oído del Papa: “Es la visita más importante de toda mi vida. De verdad”.

Y es que este encuentro marcó profundamente a Castro, como él mismo reconoció durante la comparecencia a la prensa tras la reunión con el primer ministro italiano, Matteo Renzi, y en la que valoró “la sabiduría, la modestia y todas las virtudes” del pontífice argentino. “Le he venido a agradecer al Papa”, fue el resumen que hizo Raúl Castro mientras salía de la audiencia con Francisco.

Y es que aunque en los 55 minutos se abordaron sobre todo los detalles de la próxima visita a Cuba del pontífice, también sirvió para que Castro agradeciese personalmente y sin tener que esperar a septiembre la labor del pontífice argentino en el acercamiento con Estados Unidos.

Sonrisas. Raúl Castro se tocó el pecho cuando fue recibido por el papa Francisco, ayer al ingresar al Vaticano. Foto: EFE

Al Presidente cubano se le apreció feliz y emocionado por este encuentro como cuando dijo que “es un honor” ser recibido por Francisco a la entrada de los salones adyacentes al aula Pablo VI donde se celebró la audiencia, que aunque fue calificada como “estrictamente privada” tuvo los mismos protocolos que el resto de las visitas de los mandatarios.

Castro llegó a la Plaza del Hongo, llamada así por la escultura contemporánea que la preside, a las 09.30 y en el interior le esperaba el papa Jorge Bergoglio.

“Siéntese señor Presidente”, le dijo Francisco y comenzó la larga reunión donde además Castro presentó al pontífice “los sentimientos del pueblo cubano en la espera y la preparación de su próxima visita en la isla en septiembre”, como explicó el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

Raúl Castro llevó a parte de su familia. Con orgullo, presentó a su hijo menor Alejandro y después a uno de sus nietos, y dijo a Bergoglio: “Sabe, yo soy ya bisabuelo”.

Los regalos entregados

El Papa le regaló a Raúl Castro una medalla de San Martín de Tours, conocido por haber compartido su abrigo con un mendigo, y su exhortación apostólica El Evangelio de la Alegría. Al entregarlo, le dijo: “Ahí va a encontrar algunos temas de los que le interesan a usted”.

El Presidente cubano obsequió a Francisco una medalla de plata conmemorativa de los 200 años de la catedral de La Habana, de la que solo existen 25 en el mundo, y un cuadro de Alexis Leiva Machado, conocido como Kcho.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia