Mundo

Chile y Perú se libran mañana de un litigio marítimo tras seis años

Ambos países cerrarán un extenso juicio sobre el espacio marítimo de 38.324 km2, cercanos a la frontera entre Arica de Chile y Tacna del Perú. El fallo se leerá a las 10.00.

Infografía

Infografía

La Razón (Edición Impresa) / Guiomara Calle/AFP/EFE / La Paz y Santiago de Chile

00:00 / 26 de enero de 2014

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) dictará mañana su veredicto “vinculante e inapelable” sobre el diferendo marítimo entre Chile y Perú, tras seis años de proceso. Durante las últimas semanas, los gobiernos de ambos países se prepararon para enfrentar el fallo.

El Gobierno del Perú interpuso en 2008 una demanda contra Chile ante la CIJ, instancia de la ONU (Organización de las Naciones Unidas), a la que pidió que delimitara su frontera marítima en el océano Pacífico. La disputa alteró las relaciones entre ambos países con el trasfondo comercial de unas aguas ricas en anchovetas, una especie marina utilizada para harina y aceite.

Lima (Perú) es el primer fabricante mundial de su harina, seguida de Santiago (Chile). La decisión del tribunal internacional se leerá mañana a las 10.00 (hora boliviana), y los dos gobiernos reafirmaron en las últimas semanas su compromiso para acatarla.

Para Perú, y según el Tratado de Lima de 1929, el final de la frontera terrestre con Chile se encuentra en un lugar de la costa denominado Punto Concordia. Para Chile, por el contrario, aparece a 182,3 metros tierra adentro y es una señal, o mojón, llamada Hito1, según El País.

La cercanía de la sentencia movilizó a ambos gobiernos a la zona fronteriza de Arica (Chile) y Tacna (Perú), incluso los mismos cancilleres se trasladaron al lugar para conversar con pescadores y autoridades regionales a fin de detallarles los pormenores del proceso y evitar cualquier conflicto.

El temor del Gobierno chileno es que las embarcaciones peruanas invadan el espacio de disputa marítima, en el caso de que el fallo sea a favor de ese país, y la acción derive en enfrentamientos con el grupo pesquero de Arica.

Actualmente, las empresas chilenas que faenan en caladeros reclamados por Perú muestran cautela. Para algunas, como Corpesca, del grupo Angelini y la segunda productora mundial de harina de pescado, un fallo adverso puede complicar sus labores.

De acuerdo con su dirigente, Roberto Angelini, “podría afectar casi al 80% del volumen de capturas” en la zona situada dentro del triángulo en litigio. Por su parte, la Confederación de la Producción y el Comercio chilena, que agrupa al empresariado, espera “tranquila” la decisión judicial, señaló El País.

La CIJ fue establecida en 1945 para resolver de forma pacífica litigios entre Estados. Sus resoluciones, en especial cuando se trata de diferendos fronterizos, suelen tener cierto carácter salomónico.

A pesar de que ambas naciones coinciden en que el fallo debe acatarse, el desacuerdo está en el tiempo de su implementación. El presidente chileno, Sebastián Piñera, señaló que se trata de un proceso “gradual y acordado” con Perú.

Sin embargo, el mandatario peruano, Ollanta Humala, manifestó que “no es solo acatar la sentencia, sino cumplirla porque también ahí está el compromiso y el honor” de un país. Además, señaló que confía en que el proceso de aplicación sea lo más rápido posible.

Relación. La disputa por la frontera marítima se convirtió en el último capítulo de la Guerra del Pacífico, que se libró entre 1879 y 1883, en el que Perú perdió parte de su territorio sur y debió soportar la ocupación de Lima durante más de tres años, de acuerdo con AFP.

“Perú va a dejar atrás la Guerra del Pacífico y apostar por la Alianza del Pacífico”, expresó Nelson Manrique, historiador y académico de la Universidad Católica de Perú.

La Alianza del Pacífico es una prometedora sociedad comercial que une desde 2012 a Perú con Chile, Colombia y México, es la mayor apuesta peruana para impulsar un desarrollo motorizado por el comercio con los mercados asiáticos y actualmente concentra el 50% del comercio de América Latina con el mundo.

Para el analista político e historiador Daniel Parodi, el fallo abre una puerta para que Perú y Chile hablen sobre la Guerra del Pacífico. “Deben darse gestos hacia las sociedades que permitan cicatrizar las heridas y mostrar que ya no somos aquellos países del siglo XIX”, manifestó a AFP.

Aunque Manrique sostuvo que el veredicto puede cerrar las viejas heridas, la rivalidad entre ambos es inevitable porque el encono va mucho más lejos que las disputas limítrofes, pues se extiende a campos tan diversos como la gastronomía y el fútbol.

Bachelet tiene el reto de mantener relación con Perú

Michelle Bachelet —que asume la presidencia de Chile el 11 de marzo— tendrá el desafío de mantener el buen momento por el que atraviesan las relaciones con Perú, pese al diferendo en La Haya, y de recuperar los vínculos con Bolivia.

Durante su anterior gobierno (2006-2010), Bachelet recibió la demanda de límites marítimos que interpuso Perú en La Haya, un gesto que calificó esa vez como “inamistoso”.

Ahora, seis años después, le corresponderá enfrentar la implementación de la sentencia y el escenario “posfallo”, una vez zanjada la disputa entre ambos países.

“El fallo va a colocar un punto de inflexión en la relación bilateral y se espera que ese punto sea positivo en términos de complementar la buena relación que existe ya con Perú”, señaló el analista de la Universidad de Chile, Guillermo Holzmann.

Bolivia. Bachelet también deberá recomponer las relaciones con Bolivia, que durante el gobierno de su predecesor, el derechista Sebastián Piñera, concretó otra demanda en La Haya, en busca de recuperar una salida al mar.

“La relación vecinal está compleja. Tenemos la implementación del fallo con Perú, tenemos una demanda que responder a Bolivia, y esas son tareas que van a requerir esfuerzo”, indicó Astrid Espaliat, del Instituto de Estudios Internacionales y miembro de equipo chileno de Defensa.

La decisión judicial —que se conocerá el lunes— encontrará a Chile en plena transición entre el gobierno de Piñera y la nueva administración de Bachelet, quien asume seis semanas después el mandato. Será Piñera, cuyo gobierno hizo frente a la defensa legal, quien deberá enfrentar sus consideraciones inmediatas y Bachelet quien haga frente a sus consecuencias.

Para asumir la tarea, la socialista designó a Heraldo Muñoz como canciller, un exfuncionario de la Organización de las Naciones Unidas.

Litigio es una anomalía en las fructíferas relaciones

El historiador chileno Sergio González cree que el litigio entre Perú y su país por los límites marítimos, que se ventila en el Tribunal de La Haya, “es una anomalía dentro del mejor periodo de la historia para ambas naciones”.

El conflicto podría haberse resuelto mediante el diálogo, dijo González, autor junto al peruano Daniel Parodi de Las historias que nos unen: Episodios positivos en las relaciones peruano-chilenas, siglos XIX y XX.

Unidos, según González, por una cultura gastronómica que incluye el amor por el ceviche y el pisco, peruanos y chilenos deberían terminar con el último poso de conflicto.

“Conforme la integración y la densidad de las relaciones personales crece, las posibilidades de conflictos disminuyen. Pero aún así se necesita cooperación”, expresó.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia