Mundo

Comicios marcan normalización institucional a ojos de la región

Paraguay fue sancionado luego de la destitución de Fernando Lugo como presidente, algo calificado por algunos gobiernos como golpe de Estado. Hoy se elige presidente, vicepresidente, legisladores y gobernadores.

Gráfico: La Razón.

Gráfico: La Razón.

La Razón (Edición impresa) / AFP / Asunción

00:00 / 21 de abril de 2013

Las elecciones de hoy en Paraguay, donde los partidos tradicionales pugnan por la supremacía, marcarán la normalización institucional del país a los ojos de los gobernantes de la región, que no reconocen al actual presidente Federico Franco, sucesor del destituido Fernando Lugo.

Horacio Cartes, del opositor Partido Colorado, y Efraín Alegre, del oficialista Partido Liberal, protagonizarán una reñida puja que, según los sondeos, los ubica cabeza a cabeza, entre  el 36% y 37% de intención de voto cada uno. Otros partidos políticos, en su mayoría de izquierda, lanzaron candidaturas testimoniales, con la mirada puesta fundamentalmente en conquistar bancas en el Congreso.

Uno de los postulantes al Senado es el expresidente de izquierda y exobispo católico Lugo, destituido en junio de 2012 por un “mal desempeño de sus funciones” en un juicio político que le entabló el Congreso tras la masacre ocurrida días antes en Curuguaty, 250 km al noreste de Asunción, durante el desalojo de una propiedad privada que dejó 17 muertos. De visita en Curuguaty el lunes, Lugo calificó de “golpista” al actual gobierno del mandatario liberal Federico Franco, quien fuera su vicepresidente en la alianza que lo llevó al poder en 2008.

Los presidentes de los países miembros del Mercosur y la mayoría de las naciones de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) cortaron sus relaciones diplomáticas con Asunción en solidaridad con Lugo, pero prometieron reconsiderar su posición después de las elecciones de hoy.

El tema será abordado en el encuentro bilateral que mantendrán las presidentas de Brasil, Dilma Rousseff, y de Argentina, Cristina Kirchner, en Buenos Aires el jueves, según medios locales.

Lugo reiteró a los periodistas el lunes que fue defenestrado “por un golpe parlamentario” al justificar la exclusión de Paraguay como socio del Mercosur y de la Unasur. “El quiebre democrático institucional del 22 junio de 2012 tendrá su precio”, sostuvo. “Normalizar las relaciones tendrá su tiempo y su proceso”, agregó.

La destitución de Lugo en un juicio sumario sirvió de argumento para que Paraguay fuera apartado del Mercosur en la cumbre de Mendoza (Argentina) el 29 de junio. En la misma reunión, los presidentes de Argentina, Brasil y Uruguay resolvieron incluir a Venezuela, cuyo ingreso había sido bloqueado por el Congreso paraguayo desde 2006. Los cancilleres de Argentina y Brasil, Héctor Timmermann y Antonio Patriota respectivamente, declararon en marzo que sus países “esperan y desean que Paraguay vuelva a ocupar el lugar que le corresponde” en el bloque.

Para Franco, sus colegas de Argentina, Brasil y Uruguay “traicionaron los principios fundamentales del Mercosur” al suspender a Paraguay. “Privilegiaron los criterios políticos sobre los jurídicos”, subrayó ante la OEA, para abogar finalmente por la refundación del bloque conformado en 1991 en Asunción.

El oficialista Efraín Alegre, preguntado si se imagina sentado al lado de los mandatarios de Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela después del castigo a Paraguay, respondió: “En condiciones dignas”. “A mí nadie me va a chantajear. Voy a defender con firmeza los intereses de Paraguay. El Mercosur para el Paraguay es importante, para el Mercosur el Paraguay también es importante”, remarcó.

Sobre el ingreso de Venezuela, decidido en ausencia de Paraguay en Mendoza el 29 de junio, señaló: “Vamos a sentarnos a hablar con base en los términos de los tratados y la institucionalidad, no de la fuerza”.

Cartes señaló a su turno que está dispuesto a reintegrar a Paraguay a los bloques regionales, “pero sin vulnerar el Estado de derecho”. El candidato colorado advirtió empero que si los demás gobernantes deciden que lo político prime, entonces Paraguay se mantendrá al margen. “Si ese es el precio, paciencia, vamos a tener que seguir castigados. Pero en algún momento van a tener que entender que lo jurídico debe prevalecer”, dijo.

Retos: desempleo y pobreza

El próximo gobernante de Paraguay deberá enfrentar varios desafíos económicos y sociales, el principal de ellos será la desigualdad, en un país donde el 10% de los más pobres recibe el 1% del ingreso y el 10% más rico se lleva el 41%.

“Es intolerable tener estas cifras oficiales para un Estado que pretende ser serio”, dijo el economista Inocencio Palacios. “Habla a las claras de la profunda desigualdad económica. Refleja la grave concentración de riqueza que el próximo presidente debe reducir con urgencia antes de que los problemas sociales se vuelvan incontrolables”, advirtió.

Los candidatos favoritos Horacio Cartes, del opositor partido Colorado, y Efraín Alegre, del oficialista partido Liberal, insisten en el empleo como una de sus máximas prioridades para cautivar a los electores, en un país con el 23% oficial de desempleo. El combate a la pobreza es el punto de énfasis en una nación donde el 52% vive en condiciones de marginalidad social, según la CEPAL.

Pero el Gobierno solo admite el 38% de pobreza y el 19% de extrema pobreza. Este porcentaje corresponde a 1,2 millones de personas, carentes de empleo o de ingresos suficientes, sobre una población de siete millones de habitantes.

A pesar del crecimiento del PIB en 2010 (13,1%), “la pobreza extrema no disminuyó”, remarcó el economista Rodríguez Silvero. Palacios, a su turno, sostuvo  que “Paraguay no ha crecido nada en 20 años”.“El promedio general es del 3,5% anual. Es la prueba de que no ha crecido nada. Lo ideal es crecer del 6% al 7% anual”, dijo.

Video muestra el cohecho electoral en el Paraguay  

Un video en el que un legislador opositor y dirigentes oficialistas negocian la compra de votos genera polémica antes de las elecciones generales del domingo en Paraguay, y muestra la vigencia de históricas maniobras de fraude, denunciadas por la izquierda, y que una campaña estatal busca combatir.

En la filmación se ve a un senador del partido Colorado (derecha conservadora) realizando lo que llamó un “trato apu’a” (acuerdo redondo “de caballeros” en guaraní) con dos dirigentes del gobernante partido Liberal (derecha liberal).

 El partido Colorado paraguayo, sostén del exdictador Alfredo Stroessner (1954-89), desbancado del poder en 2008 luego de 61 años ininterrumpidos, es asociado desde siempre al clientelismo y la corrupción.

 En el video, el parlamentario Silvio Ovelar, suspendido el viernes del Senado por dos meses sin goce de sueldo, ofrece a los dirigentes liberales de un asentamiento en una localidad del departamento de Caaguazú (centro) 100 mil guaraníes (unos $us 50) por cada votante liberal que no vaya a sufragar, y otro tanto para el propio elector que no emita su voto.       

Ovelar argumentó en una rueda de prensa que en realidad lo ocurrido fue un montaje armado para desenmascarar un acto ilícito de sus rivales liberales, pero no presentó pruebas.

“Quise grabar para demostrar que eran los liberales los que compraban votos, pero me salió mal y terminé cayendo yo”, dijo.

El video, difundido en el sitio web del diario ABC, no hace más que ilustrar un delito electoral que en Paraguay está arraigado como una práctica común.

Pedido: ‘no vendas tu cédula’

En las calles de Asunción se ven carteles de una campaña de la Fiscalía lanzada a comienzos de abril para impedir que los ciudadanos acepten recibir dinero a cambio de que se les retenga el documento de identidad necesario para votar.

“No vendas tu cédula, es un delito”, es la consigna de la campaña, un mensaje plasmado en afiches, pegatinas y hasta en las redes sociales.

La compra-venta de cédulas es penada con hasta cinco años de cárcel, recuerda la Fiscalía, que instaló en su sede central un centro de procesamiento de denuncias y   líneas telefónicas para recibirlas el día de la elección.

“La compra de cédulas es una práctica muy común de los dos partidos tradicionales en Paraguay, que juegan con la necesidad y la precariedad de la ciudadanía”, dijo el expresidente izquierdista Fernando Lugo (2008-2012), al comentar lo ocurrido en la localidad de Caaguazú.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia