Mundo

Continúa el pedido de justicia por los 194 fallecidos en Cromagnon

A punto de cumplirse una década, Argentina recuerda el incendio que acabó con la vida de 194 personas en la discoteca Cromagnon de Buenos Aires, convertida en trampa mortal por no cumplir las normas de seguridad, con el reclamo de justicia de familias y supervivientes.

protesta. Familiares de un niño de 12 años fallecido en Cromagnon, participan en una protesta pidiendo justicia. AFP

protesta. Familiares de un niño de 12 años fallecido en Cromagnon, participan en una protesta pidiendo justicia. AFP

La Razón (Edición Impresa) / EFE/AFP / Buenos Aires

00:00 / 28 de diciembre de 2014

A punto de cumplirse una década, Argentina recuerda el incendio que acabó con la vida de 194 personas en la discoteca Cromagnon de Buenos Aires, convertida en trampa mortal por no cumplir las normas de seguridad, con el reclamo de justicia de familias y supervivientes.

La tragedia se produjo el 30 de diciembre de 2004 en el barrio de Once, donde unas 6.000 personas se concentraban en el local República de Cromagnon, de capacidad máxima para 4.000, para ver el concierto que ofrecía la banda de rock Callejeros.

Cerca de la medianoche, una bengala prendió fuego a las telas que decoraban la discoteca y provocó el caos entre los asistentes, que al tratar de escapar del humo y las llamas encontraron las puertas de emergencia bloqueadas.

Humo. “Esa noche estaba muy contento, era fin de año, nos íbamos a divertir. Yo estaba muy lejos de la puerta. Con el incendio me voy hacia atrás, me trato de dirigir a la entrada principal, me caigo y se me cae gente encima, ahí pierdo el conocimiento (...). No sé quién me sacó, hasta hoy no lo sé y no lo voy a saber”, dijo a EFE Belkyss Contino, de 22 años, superviviente del incendio.

En total hubo aproximadamente 700 heridos, aparte de 194 muertos, en su mayoría jóvenes y algunos niños, a consecuencia de aplastamientos y asfixia por el humo.

Diez años después, las familias y supervivientes de la “tragedia de Cromagnon”, una de las peores sufridas por Argentina en su historia reciente, continúan reclamando justicia.

“Hay impunidad. Todavía falta que se haga justicia”, declaró a EFE Rosa María David, madre de Mariano y Verónica, quienes fallecieron aquel 30 de diciembre de 2004 a los 31 y 25 años, respectivamente.

Las víctimas coinciden en señalar como principal culpable al administrador de la discoteca, Omar Chabán, fallecido en noviembre de cáncer, aunque consideran que los cargos que se aplicaron en la mayoría de los casos fueron poco severos.

“Esto de que estén presos y condenados por ‘estrago culposo’ también es una injusticia, porque la figura es ‘dolo eventual’ u ‘homicidio’, pero le dan la condena más baja. Eso es una injusticia”, indicó a EFE Nilda Gómez, madre de Mariano, fallecido en el incendio a la edad de 20 años.

Chabán, al que se le concedió en 2013 la prisión domiciliaria debido a su enfermedad, había sido detenido en 2012 para cumplir una pena de diez años de cárcel tras la desestimación de varios recursos judiciales.

Junto a la del administrador, quedaron en firme las penas de hasta siete años de cárcel para su mano derecha, Raúl Alcides Villarreal, y todos los miembros de Callejeros, aunque la revisión del fallo en la actual gestión devolvió recientemente la libertad a los músicos argentinos.

También hubo penas de prisión para un subcomisario de policía, varios funcionarios del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y para el dueño de la discoteca, Rafael Levy, que ingresó en prisión a comienzos de este diciembre.

Pero los familiares y los supervivientes de la tragedia también apuntan como responsable al entonces alcalde de Buenos Aires, Aníbal Ibarra, a quien la tragedia costó su cargo en 2005 por mal desempeño.

Varios actos recordarán a las víctimas

Varios actos recordarán el décimo aniversario de la tragedia en la discoteca Cromagnon el 30 de diciembre, desde el encendido de un árbol hasta una exposición fotográfica, pero la gran movilización se producirá en la Plaza de Mayo, donde se halla la Casa Rosada, con una manifestación en la que se “dará la espalda” a la sede del Gobierno.

Además se habilitará un espacio peatonal junto al lugar donde estaba la discoteca, que también recordará que casi la mitad de los fallecidos perdieron la vida mientras intentaban rescatar a otras víctimas.

“Murieron mostrándole a los adultos, que miraban pasmados, cómo había que hacer. Entraron y sacaron gente mientras la Policía miraba, mientras los bomberos miraban porque no tenían siquiera una luz para poder ingresar, y mientras el jefe de Gobierno cruzado de brazos decía que estaba todo controlado”, manifestó a EFE Nilda Gómez, madre de Mariano, muerto en el siniestro a la edad de 20 años.

Camposanto. Un cementerio de zapatillas ennegrecidas hiela la sangre. A poco de cumplirse diez años de la tragedia, todo sigue como aquel 30 de diciembre dentro de República de Cromagnon, la discoteca de Buenos Aires donde murieron 194 jóvenes y un millar fueron afectados por el incendio que desató una luz de bengala.

 Los nombres de las víctimas están pintados en el frente del local, precintado para preservar pruebas hasta agotar instancias legales por los tres únicos encarcelados tras el hecho. En la lista faltan los nombres de los 16 sobrevivientes que se quitaron la vida durante estos diez años.

Más de un millar de personas sufrieron asfixia o debieron ser hospitalizados por el humo tóxico de los paneles acústicos derretidos por el fuego.

“Muchos tenemos secuelas permanentes, físicas y psíquicas, hay quienes viven ‘empastillados’ (tomando medicamentos psiquiátricos), los fantasmas de Cromagnon estarán siempre”, dijo a la AFP Ayelén Stroker, quien tenía 15 años entonces y había ido a ver a la agrupación musical Callejeros, su banda rockera favorita, cuando la discoteca se convirtió en una trampa mortal para unas 6.000 personas que se encontraban en su interior.

La mayor tragedia argentina

Año nuevo

La noche del 30 de diciembre de 2004, durante el concierto del grupo Callejeros, una luz de bengala provocó el incendio.

Seguridad

República Cromagnon tenía capacidad para 4.000 personas; esa noche había 6.000, incluyendo niños.

Chabán

El principal responsable fue Omar Chabán, administrador del local, quien murió el pasado noviembre de cáncer cuando cumplía su condena.

Justicia

Una década después, familiares y sobrevivientes siguen pidiendo que se haga justicia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia