Mundo

Criminalidad reduce desarrollo de economía de América Latina

Impacto. Los gobiernos destinan cada vez más recursos para la seguridad ciudadana.

Sao Paulo. Policías se preparan a transportar droga confiscada en una favela. Foto: montevideo.com.uy.

Sao Paulo. Policías se preparan a transportar droga confiscada en una favela. Foto: montevideo.com.uy.

La Razón / El País/EFE / Madrid, Panamá, Viña del Mar

00:00 / 10 de febrero de 2013

La criminalidad no sólo es el principal motivo de preocupación de los habitantes de América Latina, sino que su constante aumento obliga a los gobiernos a destinar cada vez más recursos para combatirla, lo que ha reducido el crecimiento económico de la región.

Pese al progreso que vive Latinoamérica, el crimen y la violencia en la región siguen constituyendo el principal obstáculo para su desarrollo social y económico, debido a que es en los países de la zona donde se concentran los mayores índices de violencia  en el mundo, según la ONU y el Banco Mundial.

La inseguridad ciudadana no sólo es la principal preocupación de sus habitantes, por delante de otros asuntos como el desempleo o la salud, según datos del Latinobarómetro, sino que absorbe una parte importante de los recursos de los gobiernos de la región: Latinoamérica invierte en combatir la violencia el 2% de su PIB.

“Estudiar las causas que originan la violencia en América Latina es importante, pero también es muy necesario lograr una mejor estimación de los costes económicos de este fenómeno”, explicó a El País Gustavo Beliz, coordinador de la Plataforma de Seguridad Ciudadana del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Los efectos de la criminalidad se hacen evidentes en los costos de mantenimiento de infraestructuras públicas para combatirla y prevenirla. Pero también se derivan en otros más difíciles de mensurar, como el temor ciudadano a convertirse en víctimas y la desconfianza en las instituciones públicas, que puede incidir en la forma en la que se desarrollen las políticas públicas”, dijo Beliz.

Cada año, el 12% de los ciudadanos de la región es víctima de un acto de violencia (en África, la región con el índice más elevado, el porcentaje sólo es del 13%) y el 32% de sus empresas (cifra récord) sufre pérdidas económicas derivadas de vandalismo o de robo.

“La violencia en América Latina ha ralentizado en muchos países su potencial crecimiento económico”, explica Beliz. En México, durante el sexenio (2006-2012) —uno de los períodos más violentos del país, en el que se registraron al menos 50 mil muertes relacionadas con la llamada guerra de la droga— la economía local creció en 1,84%, “el promedio más bajo de las últimas cuatro administraciones”, según los datos del BID.

En México, en los municipios más afectados por la violencia de los cárteles, el consumo eléctrico anual disminuyó en 5,7%; en Brasil —el segundo país con mayor índice de homicidios en América Latina—, el incremento de la sensación de seguridad en zonas urbanas sube el valor de las viviendas en $us 1.153; y en Colombia, los menores internados como consecuencia de delitos, tienen el 15% menos de posibilidades de ingresar en el sistema educativo.

Única región donde aumentó la violencia

Latinoamérica es la única región del mundo en la que la violencia aumentó en la última década, por lo que esa problemática debe incluirse en la nueva agenda de desarrollo mundial para después de 2015, cuando vence el plazo para los Objetivos del Milenio.

“Desgraciadamente, la violencia en América Latina es una de las más altas en el mundo”, ya que es la única región en la que en los últimos diez años ese fenómeno “ha aumentado en vez de disminuir”, indicó Hernando Gómez, consultor de la ONU y director de seguridad en el Desarrollo Humano en América Latina.

Según Gómez, “diez de los 18 países con tasas por encima de 20 homicidios por cada 100  mil habitantes" están en Latinoamérica, muy por encima de la tasa media mundial de 6,7.

Magdy Martínez, vicedirector de la Oficina de Políticas de Desarrollo del Programa de la ONU para el Desarrollo, dijo por su parte que el crimen organizado y la violencia de género en América Latina “han ido creciendo más de prisa” que la respuesta de los Estados.

La ONU, aseguró, cree que la futura agenda posterior al 2015 tendrá un capítulo de gobernabilidad que podría incluirse las cuestiones de seguridad personal y ciudadana.

La tasa de homicidios subió 11% en diez años

La proporción de robos en América Latina y el Caribe se triplicó en los últimos 25 años, y es además la única región del mundo donde la tasa de homicidios aumentó en la última década (11%) según datos del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

La inseguridad “es la principal preocupación de los latinoamericanos”, subrayó Heraldo Muñoz, director regional del PNUD. “El problema de la inseguridad ciudadana ha aumentado en toda la región; en algunos casos con violencia letal, es decir, con homicidios; en otros casos con delitos contra la propiedad, como los robos, de modo que nadie se libra de estos problemas”, advirtió.

En conjunto, el índice de homicidios aumentó el 11% en la última década, y el país que sufre la mayor tasa es Honduras, con 82 por cada 100 mil habitantes, cuando la media mundial es de 6,7.

En tanto, “en los países que enfrentan bajas tasas de homicidios, como Chile, los delitos patrimoniales han aumentado fuertemente”, explicó Muñoz. Según dijo, en los últimos 25 años, la proporción de robos se ha triplicado en el conjunto de Latinoamérica.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia