Mundo

Cuarteto de Diálogo Nacional en Túnez recibe el Nobel de la Paz

Democracia. Son reconocidas organizaciones de trabajadores y derechos humanos

Negociadores. Wided Bouchamaoui, Houcine Abbassi, Abdessattar ben Moussa y Mohamed Fadhel Mahmud.

Negociadores. Wided Bouchamaoui, Houcine Abbassi, Abdessattar ben Moussa y Mohamed Fadhel Mahmud. AFP.

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Oslo

01:59 / 10 de octubre de 2015

El Cuarteto del Diálogo Nacional tunecino recibió ayer el Premio Nobel de la Paz “por su contribución decisiva a la construcción de una democracia pluralista” en Túnez, cuna y única esperanza de la denominada Primavera Árabe de 2011. “El Cuarteto se formó a mediados de 2013, en un momento en el que el proceso de democratización peligraba por los asesinatos políticos y los importantes disturbios sociales”, destacó en Oslo la presidenta del comité Nobel noruego, Kaci Kullmann Five.

“El premio pretende, ante todo, alentar al pueblo tunecino que, a pesar de los grandes retos, estableció las bases de una fraternidad nacional que, según espera el comité, servirá de ejemplo para otros países”, añadió.

El grupo, compuesto por la Unión General Tunecina del Trabajo (UGTT), sindicato histórico de Túnez y símbolo de la independencia, la patronal Utica, la Liga Tunecina de Derechos Humanos (LTDH) y la orden de los abogados, lanzó “un proceso político alternativo, pacífico, en un momento en el que el país estaba al borde de la guerra civil”, según el comité.

Proceso. La UGTT está presidido por Houcine Abbassi; la Utica, por Wided Bouchamaoui; la LTDH, por Abdessattar ben Moussa; y la entidad de abogados, por Mohamed Fadhel Mahmud.  El Cuarteto organizó un largo y complicado “diálogo nacional” entre los islamistas y sus opositores, obligándolos a sacar al país de la parálisis institucional en la que estaba sumido tras la caída del régimen de Zine El Abidin Ben Alí, en 2011. Una nueva Constitución fue adoptada a principios de 2014, y un ejecutivo de tecnócratas sucedió al gobierno dirigido por los islamistas de Ennahda, vencedores de los primeros comicios democráticos del país, para buscar una salida a la crisis política.  El ejemplo tunecino “muestra que movimientos políticos islamistas y laicos pueden trabajar juntos para lograr resultados significativos”, dijo Kullmann Five.

Túnez logró su transición política mientras que, a su alrededor, la Primavera Árabe se transformó en caos en Libia, Yemen y Siria, y la represión regresaba a Egipto.   En diciembre, las primeras elecciones presidenciales democráticas de ese país dieron la victoria a Beji Caid Essebsi, un antiguo responsable de los regímenes de Habib Bourguiba y de Zine El Abidin Ben Alí, que prometió pasar la “página” del autoritarismo.   El galardón consagra “el camino de consenso” elegido por su país, declaró Essebsi ayer.

El Premio Nobel de la Paz es “un homenaje a los mártires del Túnez democrático” declaró el secretario general del sindicato UGTT, Houcine Abassi. “Este esfuerzo de nuestra juventud permitió al país pasar la página de la dictadura”, añadió. Ouided Bouchamaoui, líder de Utica, expresó el “orgullo” de las organizaciones recompensadas que “tuvieron éxito ahí donde los demás habían fracasado”.

El primer ministro británico, David Cameron, opinó en Twitter que el premio contribuye a convertir Túnez en “un faro de la esperanza” en la región. “Debe permitir a Túnez ir aún más lejos en el éxito de su transición”, afirmó, por su parte, el presidente francés, François Hollande. A pesar de sus logros, el país sigue debilitado por los atentados islamistas. Se registraron dos ataques en enero y junio, reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Estructura del grupo del diálogo

Composición

El Cuarteto de Túnez está compuesto por cuatro organizaciones, entre ellas la Unión General Tunecina del Trabajo (UGTT).

Otros

La integran también la patronal Utica, la Liga Tunecina de Derechos Humanos (LTDH) y la orden de los abogados.

Galardón

Los integrantes recibirán una medalla de oro, un diploma y un cheque por $us 973 millones.

Líder de Liga tunecina ve en el galardón un ejemplo

La concesión del Premio Nobel de la Paz al Cuarteto del Diálogo Nacional en Túnez es un poderoso mensaje para el resto de los países árabes de que el diálogo funciona, afirmó el presidente de la Liga Tunecina de los Derechos Humanos, Abdelsatar ben Musa, uno de los fundadores de la galardonada iniciativa.

En una entrevista concedida a EFE en su despacho del centro de Túnez, el activista insistió en que la decisión supone un gran ejemplo que atraviesa las fronteras de su país y se instala como patrón del futuro para naciones como Libia o Siria.

“El mayor significado es para los países vecinos, les dice que no deben caer en la desesperación. Les dice que solo a través del diálogo pueden llegar a la resolución de sus problemas. Solo el diálogo puede resolver los conflictos”, dijo.

“El diálogo es la única iniciativa válida para el mundo árabe y para África. Aquí permitió la transición. La clase política comprendió bien que hay que resolver los problemas así, y esto es válido también para Libia y Siria”, agregó.La Liga Tunecina es una de las organizaciones que fundó el Cuarteto. (EFE)

Líderes destacan entrega de premio

Barack Obama: Presidente de Estados Unidos

“Es un tributo a la perseverancia y al coraje del pueblo tunecino que, ante los asesinatos políticos y ataques terroristas, tuvo un espíritu de unidad, de compromiso y de tolerancia”.

Ban Ki-moon: Secretario General de la ONU

“Saludo al pueblo de Túnez; este reconocimiento pertenece a quienes dieron vida a la Primavera Árabe y que están esforzándose para salvaguardar los sacrificios de tantos”.

Beji Caid Essebsi: Presidente de Túnez

“En estos tiempos difíciles es importante prever y esperar que este tipo de buenas noticias ayuden a mostrar que el panorama no es del todo negro. Consagra el consenso”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia