Mundo

Cuba y EEUU ya están listos para reabrir sus embajadas

Histórico. Es el paso clave para normalizar relaciones bilaterales.

Diplomacia. Las banderas de EEUU y Cuba flamean en La Habana. Foto: EFE

Diplomacia. Las banderas de EEUU y Cuba flamean en La Habana. Foto: EFE

La Razón (Edición Impresa) / EFE / Washington

00:00 / 19 de julio de 2015

Cientos de estadounidenses y cubanos verán ondear mañana la bandera cubana en el cielo de Washington frente al edificio centenario que sobrevivió a más de medio siglo de enemistad política y dificultades económicas.

Un flamante mástil para izar la bandera, un jardín renovado y una verja recién pintada darán la bienvenida a los 500 invitados estadounidenses y los 30 miembros de la delegación cubana que asistirán a la histórica ceremonia de reapertura de la Embajada de Cuba en Washington.

Aunque la mansión de estilo francés perdió el rango de embajada en enero de 1961, tras la ruptura de relaciones diplomáticas, desde 1977 funcionó como Sección de Intereses de Cuba en Washington, bajo la protección del Gobierno checoslovaco y después del suizo.

La placa que se refiere ahora a Suiza en la entrada del edificio dejará paso a un cartel de “Embajada de Cuba”, a tiempo para la visita de Bruno Rodríguez, el primer canciller cubano que viaja oficialmente a Washington desde 1959.

Los cientos de invitados abarrotarán el recibidor de la mansión, presidido por una enorme escalera de mármol y adornado con escudos de las seis provincias en que se dividía Cuba cuando el edificio se construyó, en 1916.

Comparada con el inmueble gris de siete pisos que se convertirá también mañana en la embajada estadounidense en La Habana, la futura misión cubana es un edificio pequeño, aunque su elegante fachada le confiere el aire imponente de las grandes mansiones de Washington.

La construcción comenzó a erigirse en 1916, cuando el Gobierno cubano contrató a la firma local MacNeil & MacNeil para diseñar su legación en Estados Unidos, un estatus inferior al de embajada que se aplicaba cuando el jefe de la misión tenía rango de “ministro” y no de embajador.

Un año más tarde, la diplomacia cubana se instaló en la mansión de estilo neoclásico, una corriente poco habitual en Cuba que fue elegido porque “pertenece a todo el mundo”, según dijo hace casi un siglo el “ministro” jefe de misión, Carlos Manuel de Céspedes Quesada.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia