Mundo

Las FARC empezarán en 5 días a liberar a sus últimos rehenes

El proceso de liberación de los últimos diez policías y militares en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) inició su cuenta regresiva. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) se mostró confiado en que se respetará la fecha del 30 de marzo.

Mediación. La logística está en manos  de la Cruz Roja y   grupos de DDHH .

Mediación. La logística está en manos de la Cruz Roja y grupos de DDHH .

EFE / Bogotá

00:05 / 25 de marzo de 2012

El delegado en Colombia del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Jordi Raich, despejó varias incógnitas alrededor de este proceso y confirmó que las liberaciones quedaron aplazadas desde el lunes 26 de marzo, cuando habían sido fijadas previamente, hasta el viernes siguiente, 30 de marzo, es decir, cinco días.

Horas antes, el español Raich había insistido en la importancia que tenía conocer el dato “crucial” de los aeropuertos desde los que la misión humanitaria debería salir a recibir a los rehenes. “No es lo mismo volar en una cordillera que volar en el llano”, aclaró entonces Raich.

Tras una reunión con representantes del Gobierno de Colombia y del colectivo Colombianos y Colombianas por la Paz (CCP), Raich aseguró que la base de operaciones será el aeropuerto Vanguardia de la céntrica ciudad de Villavicencio.

La exsenadora liberal y líder del CCP, Piedad Córdoba, responsable del anuncio del 26 de marzo como inicio de las liberaciones, dijo tras el encuentro con los otros interlocutores que las dos fases de recogida de los cautivos saldrán de Villavicencio.

La capital del departamento del Meta ha sido sede para las misiones humanitarias en anteriores ocasiones. Está ubicado en una zona estratégica del país para recibir a los últimos uniformados secuestrados que la guerrilla mantiene en las selvas de Colombia.

Córdoba definió, además, el nuevo cronograma de los operativos, que arrancarán el miércoles 28 de marzo, cuando la delegación viaje a Brasil a recoger los helicópteros que ese país vecino facilitará, para regresar el día 29 a Villavicencio.

El viernes 30 saldrán a buscar al primer grupo de rehenes que recuperará la libertad, y tras un día de descanso, la misión humanitaria —de cuya composición por el momento sólo se conoce que estará integrada por “mujeres colombianas” por parte de CCP— repetirá la operación el domingo 1 de abril.

Si todo sale según lo previsto, los últimos secuestrados que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) entregarán de manera unilateral  a los rehenes, que pasarán la Semana Santa con sus familiares, después de más de 12 años en poder de los rebeldes. Sin embargo, el cumplimiento de este programa aún no resulta del todo claro .

El viceministro de Defensa de Colombia, Jorge Enrique Bedoya, manifestó a los medios que las entregas pueden retrasarse si la guerrilla no informa las coordenadas del lugar donde las operaciones militares han de quedar suspendidas antes del 28 de marzo a las 19.00, hora local. Además, el cronograma se cumplirá siempre que las condiciones meteorológicas permitan el vuelo de los helicópteros hasta algún lugar indefinido en las selvas de Colombia cuya ubicación sólo facilitarán a las FARC una vez que la misión esté a bordo de las naves.

Las garantías del proceso forman parte integral de un protocolo de seguridad consensuado entre el Gobierno colombiano, el CICR y el grupo CCP, y al que las FARC dieron su aprobación el sábado.

Los secuestrados que la guerrilla se ha comprometido a liberar son los militares Luis Alfonso Beltrán Franco, Luis Arturo Arcia, Robinson Salcedo Guarín y Luis Alfredo Moreno Chagüeza, y los policías Carlos José Duarte, César Augusto Lasso Monsalve, Jorge Trujillo Solarte, Jorge Humberto Romero, José Libardo Forero y Wilson Rojas Medina. La guerrilla más antigua de Latinoamérica los tomó cautivos en distintos hechos entre los años 1998 y 1999.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) se mostró confiado en que el proceso de liberaciones de diez policías y militares secuestrados por las FARC, previsto para la semana próxima, no sufrirá tropiezos más que los del clima, las comunicaciones, el estado mecánico de las aeronaves o algún equívoco acerca de las coordenadas.

“Tenemos confianza en que todo va a funcionar según lo previsto”, reconfirmó ayer a EFE el delegado del CICR en Colombia, Jordi Raich, en cuyas manos está la coordinación de la misión humanitaria. Raich expresó su optimismo poco después de que el colectivo Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP), encabezado por la exsenadora Piedad Córdoba, dijera el viernes que esperaba de las FARC un pronunciamiento sobre el retraso en la puesta en marcha del proceso que juzgaba apresurado.

La guerrilla sigue por otros medios

Secuestro

La guerrilla de las FARC comenzó a aplicar a mediados de los años 90 el secuestro de dirigentes políticos  y miembros de  la fuerza pública dentro de su método de combate.

Liberación

En junio de 1997, las FARC liberaron a 70 uniformados y   el 2 de junio de 2001, a 42 policías y militares en canje por 15 guerrilleros. La mayor liberación masiva ocurrió  el 27 de junio de ese mismo año: fueron 310 policías y militares.

La enemistad de las clases  medias - Alfredo Grieco

Más acá del buen éxito que encuentre en su lavada de cara, un objetivo de las FARC es recuperar apoyos entre una ciudadanía colombiana que ha sido casi unánime en darle la espalda desde la década de 1990, cuando la guerrilla comenzó a atentar contra las clases medias. En aquellos años, la economía colombiana atravesaba sus horas más frágiles por el descalabro hipotecario, la crisis de la banca local, los efectos de la gripe asiática y la huida de inversionistas por cuenta de la violencia.

El estancamiento de los diálogos, los secuestros masivos, las tomas de pueblos,  las violaciones de Derechos Humanos por parte de las guerrillas (pero también de paramilitares y narcos), todo contribuía a convencer a los contribuyentes de que Colombia, tal como lo decían los analistas internacionales, se había convertido en un país inviable. La situación se agravó más por la debilidad económica. No fueron pocos los colombianos que por entonces quedaron con sus viviendas embargadas por deudas impagas, o sin empleo, o con créditos hipotecarios que se triplicaron.

En la visión colectiva de aquel momento, quedaban, además, encerrados en sus casas ante el temor de ser secuestrados si salían de viaje.   El gobierno de Andrés Pastrana añadió a todas las humillaciones sufridas por las clases medias colombianasel clima de la humillación: ver por televisión a los jefes guerrilleros de gira dorada por Europa como parte de un proceso de paz predestinado al fracaso. Hoy las clases medias festejan cada golpe contra la guerrilla y condenan los anuncios de diálogos de paz, porque les recuerdan aquellos años negros. Las clases medias colombianas se derechizaron. En esto ayudaron mucho los medios: dar despliegue a las noticias de guerra se traducía en buenos números de audiencia y, por ende, de publicidad.

Alfredo Grieco es periodista de La Razón.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia