Mundo

Fernández reasume en Argentina y anuncia más kirchnerismo

Juramento. ‘Si así no lo hiciera, que Dios, la patria y él (Kirchner) me lo demanden’

Presidenta. Cristina Fernández saluda a la multitud que le vitoreó a su ingreso a la Casa Rosada, luego de jurar en el Congreso argentino.

Presidenta. Cristina Fernández saluda a la multitud que le vitoreó a su ingreso a la Casa Rosada, luego de jurar en el Congreso argentino. Foto: AFP

El País / Buenos Aires

00:00 / 11 de diciembre de 2011

La presidenta argentina, Cristina Fernández, juró ayer a su segundo mandato, aclamada por un Parlamento en el que ha recuperado la mayoría y por varios miles de seguidores que la vitorearon en su paseo desde el Palacio del Congreso hasta la Casa Rosada.

Antes de que se desate una fiesta rockera y popular, en su discurso ante las Cámaras anunció una “sintonía fina” del proyecto kirchnerista, un programa “nacional, popular y democrático”, que aseguró seguirá implementando y advirtió a los dirigentes sindicales que una cosa es el derecho de huelga, garantizado, y otra, “el chantaje y la extorsión”, una mención directa al enfrentamiento con el actual secretario general de la CGT, Hugo Moyano, que exige mayores subidas salariales y reparto de beneficios empresariales.

Cristina Fernández, de 58 años, cambió la fórmula tradicional de juramento para incluir una alusión a su marido, el expresidente Néstor Kirchner, fallecido hace un año: “Si así no lo hiciera, que Dios, la patria y él me lo demanden”. Sin embargo, aceptó, en contra de la opinión de muchos kirchneristas, que el vicepresidente saliente, Julio Cobos, con quien mantiene una acérrima enemistad y con quien no se habla desde hace más de tres años, ejerciera el papel institucional y que diera paso a su sucesor, Amado Boudou, exministro de Economía y nuevo vicepresidente. La banda presidencial le fue entregada por su hija, Florencia Kirchner, que asistió al acto junto con su hermano Máximo.

En el hemiciclo del Congreso se encontraban presentes los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff; Chile, Sebastián Piñera; Uruguay, José Mujica; Bolivia, Evo Morales; y Paraguay, Fernando Lugo, además del príncipe Felipe de Borbón. No pudieron asistir los mandatarios de Venezuela, Hugo Chávez, a quien Cristina Fernández envió un saludo, ni de Colombia, Juan Manuel Santos.

La primera parte del discurso de la Presidenta, de más de una hora de duración y frecuentes giros coloquiales, contuvo numerosas menciones al trabajo iniciado por su marido, ocho años atrás, y un exhaustivo repaso a las mejoras experimentadas por Argentina en este periodo, “el tramo de mayor crecimiento económico del país en sus 200 años de historia”.

Anunció la creación de una Secretaría de Comercio Exterior que actuará de forma articulada, “como dos caras de la misma moneda” (y quizás con la misma dirección) con la Secretaría de Comercio Interior, cuyo titular es el polémico Guillermo Moreno.

Cristina Fernández, que sigue vistiendo de riguroso luto, en contraste con el inmaculado blanco con el que tomó posesión en su primer mandato, en 2007, aseguró que la situación económica del país es buena y criticó las “cinco corridas monetarias” (salida masiva de dólares) que había tenido que sufrir su gobierno por culpa de grupos que quieren obligar a devaluar el peso.

“Yo no soy la presidenta de las corporaciones, sino de 40 millones de argentinos y defiendo los intereses del país entero”, espetó. Pidió a “todos los sectores” económicos que “no escupan contra el cielo” y que valoren las buenas condiciones en las que se desarrollan sus respectivas actividades, con notables beneficios.

La Presidenta, que encara su segundo y último mandato, según la Constitución argentina, dedicó una atención especial a varios objetivos alcanzados en su primera etapa, como la Ley de Medios Audiovisuales, que traduce su formidable enfrentamiento con el principal grupo mediático del país, Clarín, y que valoró especialmente. Agradeció el esfuerzo y apoyo prestado por los legisladores.

Celebran ‘fiesta de la patria’

En la emblemática Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, miles de personas participaron en la “fiesta de la patria”, como el Gobierno ha bautizado el festival de música pop que recibió a la Presidenta con el tema “Avanti morocha”, convertido en todo un clásico después de que fuera utilizado por oficialistas durante la campaña. Cristina Fernández gobernará cuatro años más. EFE

Referencia a 2 crisis económicas AFP - Buenos Aires

La presidenta argentina, Cristina Fernández, comparó la crisis económica en Europa con el derrumbe que vivió su país en 2001 y reivindicó la integración regional, al pronunciar el discurso inaugural de su segundo mandato, que terminará en 2015.

“Esta situación en Europa es un espejo de la Argentina de 2001”, cuando el país cayó en la peor crisis económica de su historia, dijo la Mandataria (58 años) tras prestar el juramento de rigor vestida de luto riguroso, a más de un año de la muerte de su marido y antecesor, Néstor Kirchner (2003-2007).

La Presidenta, que accedió a un segundo mandato tras lograr el 54,11% de los votos en los comicios de octubre pasado, señaló que lo que Argentina vivió “como un drama, el ‘default’ que nos arrojó del mundo como los peores del grado (del curso escolar), hoy lo enfrentan otros países”, en alusión a la situación de varias naciones europeas.

El gobierno de su marido y luego el suyo aplicaron una política de desendeudamiento.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia