Mundo

‘Francia tiene que volver a mirar hacia América Latina’

Sergio Coronado - ‘Retomar el diálogo significará más desarrollo y mayores inversiones’

candidato. Sergio Coronado responde las preguntas de La Razón en el hotel Plaza, su residencia durante su estadía en Bolivia, donde conoció cara a cara a sus votantes.

candidato. Sergio Coronado responde las preguntas de La Razón en el hotel Plaza, su residencia durante su estadía en Bolivia, donde conoció cara a cara a sus votantes.

La Razón / Alfredo Grieco / La Paz

00:05 / 03 de junio de 2012

“Si uno quiere ser un experto, un perito,    o un estudioso, se puede quedar en casa, pero si uno quiere ser político, debe buscar el conocimiento personal del electorado”, dice en La Paz Sergio Coronado, candidato a diputado de los franceses de América Latina ante la Asamblea Nacional (Cámara Baja) de Francia en las elecciones legislativas. Militante ecologista, Coronado encabeza la fórmula del Partido Socialista de François Hollande, el flamante presidente francés.

— ¿En qué consiste la novedad de su candidatura en Francia?

— Por primera vez, en estas elecciones legislativas francesas habrá diputados que se sienten en la Asamblea Nacional y representen a residentes de América Latina. Ya existían 12 senadores por los franceses del extranjero, pero en Francia, a diferencia de lo que ocurre en los sistemas americanos, la Cámara Baja es la más importante de las dos. Habrá 11 diputados de diferentes regiones; yo soy ecologista y candidato por la coalición socialista-ecologista a representar a América Latina y el Caribe; mi suplente es socialista.

— ¿Qué puede cambiar con las elecciones legislativas?

— Las elecciones presidenciales francesas dieron la victoria al Partido Socialista y consagraron presidente a François Hollande. La novedad es que también ganó la izquierda en las regiones y en todas las ciudades de más de 30 mil habitantes. Si ganamos las legislativas, por primera vez en la historia francesa la izquierda en el Ejecutivo podrá gobernar sin tener las manos atadas.

— ¿Significó un cambio de 180 grados el fin del gobierno de la derecha en Francia?

— François Hollande es un hombre tranquilo. El presidente Nicolas Sarkozy tenía el estilo multimediático propio de la globalización de la política. Buscaba saturar el espacio público con su imagen y su presencia, y, cuando no era la suya propia, con la de su esposa Carla Bruni, y si no alcanzaba, con la de su exesposa...

— ¿Por qué fue derrotado Nicolas Sarkozy?

— En la campaña presidencial demostró su cinismo. Hizo suyos temas que no eran propios, que eran de la ultraderecha, para ganarse ese electorado. Aunque yo me enfrenté a sus políticas durante los cinco años de su presidencia, Sarkozy no era hombre de extrema derecha, sino de derecha.

— Algunos medios señalan que ya pasó la luna de miel, y que ya hay descontento con el presidente socialista Hollande...

— No es algo que yo haya advertido en absoluto, y eso que no soy un fan de un entusiasmo ciego por el nuevo presidente. Al contrario, Hollande sorprendió, y para bien. Una de las cosas que se decía es que no tenía experiencia internacional, y sin embargo, tuvo que salir de inmediato a la escena mundial, y su desempeño ha sido superior a lo que muchos esperaban. Los que habían sido anuncios de campaña se convirtieron en hechos de su gobierno. En la cumbre de la Unión Europea, colocó en primer lugar, en el debate, su prioridad del desarrollo por sobre la austeridad, y fue bien escuchado y recibido. En la cumbre militar de la OTAN, anunció, como había prometido, el retiro de las tropas francesas de Afganistán antes de fin de año, y ningún otro miembro criticó la decisión, ni culpó a Francia de irresponsabilidad.

— ¿Qué aporta el ecologismo en una coalición liderada por el socialismo?

— Los gobiernos de izquierda pueden entronizar el desarrollo y el productivismo, y esto genera lo que vemos hoy en el mundo: miseria, pobreza, desigualdad. Los recursos en la tierra son limitados. No hay progresismo sin pensar en la clave de la distribución igualitaria y justa de recursos como la alimentación y la energía.

— Gracias a la creación de un cargo como el de su candidatura, ¿América Latina será mejor atendida por la segunda economía europea?

— Hace tiempo que Francia desatiende a la región. Francia tiene que volver a mirar hacia América Latina. El último periodo de atención y presencia fuerte fue en la época de la lucha contra las dictaduras. Es necesario retomar el diálogo, y esto significará nuevas oportunidades para el desarrollo y la inversión. En América Latina hay un amor por Francia y la cultura francesa muy grande. Y esto sin que Francia haya hecho nada. Tiene que empezar a hacer. La relación tiene que volver a ser cooperativa. No hay un pasado colonial que pese en la relación. Hasta México perdonó la invasión de su territorio por Napoleón III.

— Si su representación es de 33 países, ¿por qué eligió venir durante su campaña a Bolivia?

— Porque aquí hay apoyos. Mitterrand decía que en la primera vuelta uno reúne a los suyos, y en la segunda se abre a los otros. Ésta es la primera vuelta; la segunda será para mí el 16 de junio. Además, pienso que tres son los hechos importantes de la historia latinoamericana última. El primero es el fin de las dictaduras. El segundo es la elección de Lula en Brasil, el primer presidente obrero del país, que demostró que la izquierda puede gobernar. Y el tercero, no menos importante, fue el triunfo de Evo Morales aquí en Bolivia. Elegir un presidente indígena empezó a demoler muchos prejuicios que todavía siguen en pie.

Perfil

Nombre: Sergio Coronado

Edad: 42 años

Profesión: Investigador en Ciencias Sociales

El único candidato binacional

Nacido en Chile, criado en Argentina, investigador en Colombia, Sergio Coronado es francés.  En Francia hizo sus estudios superiores y su carrera política. Aspira a que “los franceses den en las legislativas la victoria que dieron al socialismo en las presidenciales”.  Es candidato de lo que en Francia se llama hoy “la mayoría presidencial”: los partidos que en segunda vuelta volcaron su apoyo al Partido Socialista, y consagraron a François Hollande como el primer presidente de izquierda desde el triunfo de François Mitterrand en 1981. Si es elegido, como todo parece indicarlo, será diputado en la Asamblea Nacional Francesa por la Segunda Circunscripción de los franceses del extranjero: los 33 países de América Latina y del Caribe. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia