Mundo

Hollande y Obama forjan alianza en pro del crecimiento

Barack Obama y François Hollande, en su primer encuentro como presidentes, destacaron la necesidad urgente de abordar la crisis económica europea desde una perspectiva diferente, acompañando las medidas de rigor con iniciativas para impulsar la actividad económica y crear empleos.

Perfiles. Hollande junto a Obama en la Casa Blanca.

Perfiles. Hollande junto a Obama en la Casa Blanca.

El País / Washington

01:01 / 19 de mayo de 2012

Los dos líderes manifestaron una “convergencia” sobre esa estrategia, así como en la necesidad de que Grecia continúe perteneciendo al euro.  En una entrevista bilateral celebrada en la Casa Blanca pocas horas antes de que ambos viajaran hasta la residencia de Camp David para participar en la cumbre del G-8, Obama y Hollande dieron el primer paso en lo que puede ser una larga amistad. Tienen ideologías hermanas, una visión aproximada del mundo y, salvando la distancia histórica que puede separar a un presidente norteamericano de un líder de la izquierda francesa, confesaron compartir recetas para los problemas más acuciantes de Europa.

Impulsar el crecimiento económico europeo es, pues, en estos momentos una prioridad de la Administración norteamericana. “Hacemos frente a desafíos urgentes: crear puestos de trabajo, resolver la situación en la eurozona, sostener la recuperación económica mundial”, señaló Obama como objetivos de la cumbre del G-8.

Convergencia. Hollande puede ser un aliado en esa tarea. Y Obama, a su vez, puede ser el mejor socio posible del presidente francés de cara a una difícil negociación con la canciller alemana, Angela Merkel. Por supuesto, Obama no quiere entrometerse en ese duelo. Preguntado al respecto, el consejero nacional de Seguridad, Tom Donilon, dijo el jueves que el propósito del presidente estadounidense “no es explotar las diferencias” entre Hollande y Merkel. Pero sí es aprovechar la presencia de Hollande para respaldar una política que antes no encontraba buena audiencia en Europa.

“La naturaleza de las conversaciones”, declaró Donilon sobre la reunión del G-8, “será la búsqueda de un objetivo coherente y común sobre el tratamiento de la crisis en Europa y la creación de un camino hacia una recuperación sostenible”.

Aunque aliados en Camp David, Obama y Hollande pueden ser rivales 24 horas más tarde en Chicago. El sábado, la mayor parte de los líderes del G-8 se trasladarán a la ciudad de adopción de Obama para participar en la cumbre de la OTAN, donde el tema central será el de la búsqueda de un respaldo para la estrategia de EEUU en Afganistán. Hollande llega a esa reunión precedido de su promesa electoral de retirar las tropas francesas de Afganistán a final de este año.

Una semana de cumbres

G8

Ayer y hoy, las superpotencias del Grupo de los Ocho se reúnen en Camp David.

OTAN

Mañana y pasado, la Alianza Atlántica debate la guerra de Afganistán en Chicago.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia