Mundo

Humala enfrenta su peor crisis política tras censura a su premier

Perú. Ana Jara es responsable del rastreo telefónico a legisladores en años pasados

Perú. El presidente Ollanta Humala y su ex primera ministra Ana Jara en una fotografía del año pasado.

Perú. El presidente Ollanta Humala y su ex primera ministra Ana Jara en una fotografía del año pasado. AFP.

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Lima

01:18 / 01 de abril de 2015

El presidente peruano, Ollanta Humala, enfrenta su peor crisis a un año de terminar su mandato, luego de que el Congreso censuró a su primera ministra y le obligó a buscar un reemplazo que debe ser validado por un Parlamento donde no tiene mayoría. Ana Jara fue censurada por 72 votos a favor, 42 en contra y dos abstenciones, decisión que obliga a Humala a renovar por séptima vez a su primer ministro en cuatro años de gestión debido a diversas crisis políticas, pero donde no hubo censura del Congreso.

Jara es considerada responsable política del rastreo a legisladores, periodistas, empresarios y centenares de ciudadanos por parte del servicio de Inteligencia, una actividad que data al menos desde el 2005 —según las denuncias de prensa— cuando aún no gobernaban, pero que estalló en sus manos.

“Doy gracias al señor Jesús por haberme dado la oportunidad de servir al país desde el Ejecutivo. Es una honra que el Congreso me censure”, escribió Jara en su cuenta de Twitter. Para el oficialismo, se trata solo de un pretexto para desestabilizar al Gobierno a un año de las elecciones generales, donde además se ha tensado el clima político e intensificado las protestas sociales.

Cambios. “Es una lamentable muestra de chantaje político y aprovechamiento electoral sin pensar en las consecuencias del país”, dijo la esposa del presidente y líder del gobernante Partido Nacionalista, Nadine Heredia, en Twitter. Humala tiene 72 horas para aceptar la renuncia y buscar reemplazo. La censura a la primera ministra obliga al resto del gabinete a poner sus cargos a disposición, aunque pueden ser ratificados por el sucesor.

El 19 de marzo, la revista Correo Semanal difundió un archivo digital con la lista de diversas personalidades peruanas que habrían sido investigadas por agentes de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI), entre ellas políticos y sus familiares, periodistas, empresarios y miles de ciudadanos.

Tras revelarse el caso, Jara, quien en julio cumplía un año en el cargo, fue citada al Congreso, donde informó que pidió una investigación fiscal y detalló que la búsqueda de datos se remontaba por lo menos a dos gobiernos previos. El Gobierno dispuso a inicios de febrero el cierre temporal de la DINI, entidad acusada de espiar tanto a autoridades de gobierno como a opositores.

El desgaste del Gobierno y la falta de cuadros políticos en la recta final, harían difícil al mandatario conseguir una figura de consenso. En caso de que el Congreso también censure al primer ministro que reemplace a Jara, Humala tiene la facultad de disolver el Parlamento y convocar a elecciones legislativas.

“No es una buena señal la que se ha dado pero es parte del juego democrático (...) Esta censura genera un nivel de crisis de desconfianza sobre la estabilidad política, porque algunos ministros van a cambiar”, dijo el constitucionalista Aníbal Quiroga a la emisora RPP. “La votación de ayer en el Congreso confirma que éste ya es un gobierno de transición”, consideró por su parte el analista político Juan de la Puente.

Antecedentes. En febrero, y también bajo amenazas de censura, Humala debió cambiar a cinco de sus ministros para calmar el clima político y tender puentes con la oposición. Entre ellos sacrificó a su popular ministro del Interior, Daniel Urresti, quien admitió el uso de armas letales para reprimir una protesta contra la compañía Pluspetrol, donde murió un manifestante y decenas resultaron heridos en la localidad selvática de Pichanaki.

El panorama para Humala, que cuenta con un 22% de aprobación, se complica además porque su esposa Nadine Heredia, es investigada por lavado de activos, al igual que su principal aliado, el exgobernante Alejandro Toledo.

Paralelamente, el gobierno de Humala ha debido enfrentar una serie de protestas principalmente contra la industria de extracción de recursos naturales, importante actividad productiva del país, con nativos que reclaman una retribución por el uso de sus tierras y denuncias por daños al medio ambiente. Ésta es la tercera vez que el Congreso peruano censura a un primer ministro en los últimos cien años.

Mario Vargas Llosa respalda a Ana Jara

El escritor peruano y Premio Nobel Mario Vargas Llosa, quien respaldó a Ollanta Humala en las elecciones presidenciales de 2011, dirigió ayer una carta a la destituida primera ministra Ana Jara para “felicitarla” por haber sido censurada por el Congreso. “Muy estimada Ana: estas líneas no son para darle el pésame sino, por el contrario, para felicitarla por haber recibido ese homenaje involuntario que le ha hecho el Congreso censurándola”, escribió el literato Vargas Llosa en la esquela que Jara hizo pública a través de su cuenta en la red social Twitter.

Vargas Llosa también criticó a la oposición parlamentaria, señalando que sintió “vergüenza ajena escuchando los argumentos con que trataban de desprestigiarla” durante el debate que transmitió la televisora estatal a todos los peruanos.

“Consiguieron más bien lo contrario. Muchas gracias por haber servido al Perú como Primera Ministra con tanto talento y honestidad. Estoy seguro que muchos millones de peruanos piensan como yo”, remató el Nobel de Literatura.

Ana Jara fue censurada por 72 votos a favor, 42 en contra y dos abstenciones la noche del lunes en una decisión que obliga a Humala a renovar a su primera ministra por séptima vez en cuatro años de gestión debido a diversas crisis políticas, aunque ninguna anterior fue por censura por parte del Congreso.

La ministra Jara ha tenido una participación muy activa en la mediación de conflictos sociales, logrando apaciguar algunos de ellos en la Amazonía. Se esforzó además por tender diálogos con la oposición a Humala. Perú, el quinto mayor productor mundial de oro, registró un crecimiento económico de 2,35% en 2014, el menor en cinco años, golpeado por un retroceso en minería y pesca, sus principales actividades productivas.

3 figuras fuera de sus cargos

Wálter Albán: Ministro del Interior

Tras siete meses de gestión,  presentó su renuncia al cargo de Ministro del Interior por motivos personales, el 23 de junio de 2014. Tras su alejamiento otros dos dejaron sus cargos.

Daniel Urresti: Ministro del Interior

Hombre de confianza del Mandatario, pero tuvo que dejar el cargo por el uso de armas letales para reprimir una protesta en la localidad selvática de Pichanaki, en febrero.

Salomón Lerner: Primer Ministro

Fue uno de los hombres de confianza del Presidente, sin embargo, se alejó de él después de cinco meses de trabajo. Actualmente es crítico a la administración Humala.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia