Mundo

Investigación revela que en Texas se ejecutó a hombre inocente en 1989

Carlos DeLuna pagó por el asesinato de una mujer en manos de Carlos Hernandez, debido a que ambos se encontraban en el mismo lugar. Ahí la justicia se equivocó y condenó a la pena capital a un inocente, según la publicación académica.

El detenido Carlos DeLuna, en una imagen policial

El detenido Carlos DeLuna, en una imagen policial Foto: AFP

La Razón Digital / AFP, Washington

11:33 / 16 de mayo de 2012

Una publicación académica de la Universidad de Columbia publicó hoy los resultados de una investigación en la que se prueba que el hispano Carlos DeLuna fue ejecutado en Texas (EEUU) por un crimen que cometió un tocayo y amigo suyo, muy parecido físicamente a él, tenía el mismo nombre de pila y estaba cerca de la escena del crimen a la hora fatídica, pero era inocente.

Carlos DeLuna pagó el mayor precio y fue ejecutado en forma equivocada en Texas en 1989, por la muerte en febrero de 1983 de Wanda Lopez, una madre soltera que fue apuñalada en la gasolinera donde trabajaba en una tranquila esquina de la ciudad costera texana de Corpus Christi, según la pesquisa.

   Incluso "todos los parientes de ambos Carlos los confundieron" y DeLuna fue sentenciado a la pena capital y ejecutado solo sobre la base de relatos de testigos pese a una cantidad de señales de que no era culpable, dijo el profesor de leyes James Liebman.

   Él y cinco de sus estudiantes en la Facultad de Derecho de Columbia pasaron casi cinco años estudiando minuciosamente los detalles de un caso que el profesor califica de "emblemático" del fracaso del sistema legal.

   Los autores de la pesquisa hallaron "numerosos errores, pasaron por alto pruebas y oportunidades que permitieron a las autoridades procesar a Carlos DeLuna por homicidio, pese a la evidencia no solo de que no había cometido el crimen, sino de que otro hombre, Carlos Hernandez, lo había hecho", dice el informe de 780 páginas y que titula: "Los tocayos Carlos: Anatomía de una ejecución injusta".

   Fue identificado por un único testigo que vio a un hombre hispano salir corriendo de la gasolinera. Pero DeLuna estaba recién afeitado y vestía una camisola blanca -a diferencia del asesino, quien según otro testigo tenía bigotes y vestía una camisa de franela gris.

   El arresto se produjo pese a los testimonios contradictorios: el asesino había sido visto huyendo hacia el norte, mientras que el acusado del asesinato fue arrestado en dirección este.

   El verdadero asesino, quien era conocido por utilizar navajas en sus ataques, fue luego encarcelado por asesinar a una mujer con el mismo instrumento. Pero en el juicio, el fiscal principal dijo al jurado que él no era más que un "fantasma" en la imaginación de DeLuna.

   Hasta el día en que murió en prisión por cirrosis, Carlos Hernandez admitió ser el asesino de Wanda Lopez, dijo Liebman.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia