Mundo

Irak sufre la primera ola de atentados tras retiro de EEUU

Detonante. Una crisis política entre chiíes y suníes desató la violencia

Destrucción. Un grupo de personas observa los destrozos en un comercio, cerca del cual hubo varios heridos en una de las explosiones en Bagdad.

Destrucción. Un grupo de personas observa los destrozos en un comercio, cerca del cual hubo varios heridos en una de las explosiones en Bagdad. Foto: AFP

AFP / Bagdad

00:34 / 23 de diciembre de 2011

Al menos 67 personas murieron en una ola de atentados en Bagdad ayer, en el primer estallido de violencia en el país desde que se desató una grave crisis política tras la salida de las fuerzas militares estadounidenses del territorio iraquí.

Un balance anterior era de 57 muertos y 176 heridos, pero dos nuevos atentados tuvieron lugar ayer en Bagdad y en un retén del ejército en Mosul, al norte, atacado a disparo, llevaron a 67 el número de muertos en la ola de violencia en Irak, según fuentes médicas y de seguridad.

Después de más de una decena de atentados en Bagdad, cometidos durante la mañana, en la hora de la mayor congestión, tres personas murieron en dos ataques en la noche, uno en un café y el otro en un mercado.

En un ataque coordinado, unas diez bombas estallaron al inicio de la mañana, en horas de intenso tránsito, en diferentes barrios de la capital, mayoritariamente chií.

Estas violentas acciones son las primeras que se producen desde el comienzo de la crisis política que amenaza la tregua entre las diferentes fuerzas del país, y hacen temer un retorno de las violencias confesionales, pocos días después del retiro de las tropas estadounidenses.

Los atentados se produjeron en los barrios Bab al Muatham, Karrada y Allaui en el centro de la capital, en Adhamiyah, Shuala y Shaab, al norte, en Jadriyah en el este y en Al Amil en el sur, precisaron los responsables.

"No estaban dirigidos contra instituciones o puestos de seguridad" sino contra "escuelas, trabajadores, y la agencia anticorrupción", dijo a la AFP el general Qasim Atta, vocero del sistema de seguridad de Bagdad.

El atentado más grave fue llevado a cabo por un suicida al volante de un cochebomba que estalló frente a las oficinas de la agencia anticorrupción, matando a 23 personas, entre ellos cinco investigadores de alto rango, indicó un responsable del Ministerio del Interior. Otras dos bombas colocadas a orillas de una carretera y un cochebomba en el barrio Alaoui, del centro de Bagdad, causaron la muerte a 16 personas, en su mayoría obreros de la construcción.

Los lugares donde ocurrieron las explosiones fueron cercados por la Policía con el apoyo de helicópteros, mientras que el refuerzo de los controles en los puestos de seguridad hacía el tránsito más caótico que lo habitual, constataron periodistas de AFP.

El enviado especial de la ONU en Bagdad, Martin Kobler, deploró estos ataques "horribles". La Embajada de EEUU estimó "particularmente importante durante este periodo crítico que los dirigentes políticos de Irak resuelvan sus diferendos pacíficamente. El primer ministro, el chií Nuri al Maliki, llamó a "todas las fuerzas nacionales a permanecer al lado de las fuerzas de seguridad".

La crisis política previa

Hace seis días se emitió una orden de arresto contra el vicepresidente suní Tarek al Hashemi, el primer ministro Nuri al Maliki pidió la destitución del viceprimer ministro suní, y el bloque parlamentario Iraqiya, apoyado por los suníes, decidió boicotear la Asamblea.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia