Mundo

Londres responde a Irán con la expulsión de diplomáticos

Responsables. Autoridades británicas dicen que Teherán consintió

Diplomacia. Policías vigilan la sede de la Embajada de Irán en Londres, un día después de los ataques a la embajada británica en Teherán.

Diplomacia. Policías vigilan la sede de la Embajada de Irán en Londres, un día después de los ataques a la embajada británica en Teherán. Foto: EFE

El País / Londres

01:35 / 01 de diciembre de 2011

El Reino Unido ha decidido expulsar a todos los diplomáticos iraníes en el plazo de 48 horas como respuesta al asalto de su embajada y otras instalaciones británicas en Teherán, que protagonizaron el martes centenares de estudiantes encolerizados.

Absolutamente todo el personal de la legación británica en Teherán ha sido evacuado tras la orden de cierre del recinto decretada por el gobierno de David Cameron.

Con este gesto, Londres responsabiliza directamente al régimen iraní de unos graves incidentes que hallan su paralelismo en el año 1979, cuando la legación de EEUU en aquel país fue asaltada y “secuestrada” a lo largo de 444 días.

El secretario del Foreign Office, William Hague, subrayó en su comparecencia ante la Cámara de los Comunes que ha habido “cierto grado de consentimiento” en los incidentes por parte de los gobernantes de la república islámica.

El ministro constató que las relaciones bilaterales están en su punto más bajo, aunque por el momento  el Reino Unido no contempla cortar enteramente los lazos con Teherán, y amenazó con plantear nuevas represalias a sus socios europeos frente “al continuado esfuerzo del régimen para dotarse de armas nucleares”. Hague debatirá el asunto en la próxima reunión de ministros de Exteriores de la UE en Bruselas.

Alemania se ha sumado a la presión, convocando ayer a su embajador en Teherán. El nuevo pulso diplomático del Reino Unido con el régimen de los ayatolás se dirime a raíz de la irrupción de centenares de manifestantes encolerizados en la sede de la embajada y otro complejo situado en el norte de la ciudad.

La violencia que se tradujo en el lanzamiento de objetos, la ruptura de los cristales del edificio y el grito de “muerte a Inglaterra”, ha sido calificada por el gobierno de Mahmud Ahmayinedad de “comportamiento inaceptable por parte de un pequeño grupo”. El episodio se produjo dos días después de que Londres anunciara más sanciones  —junto a EEUU y Canadá— por la construcción de su programa nuclear que, según denuncian los aliados occidentales, persigue fines belicistas y no de uso civil.

La expulsión del cuerpo diplomático iraní encarna un nuevo episodio en la turbulenta relación entre ambos países, normalizada en 1988, pero desde entonces objeto de altibajos y crisis. La fatua decretada por el ayatola Jomeini contra el escritor angloindio Salman Rushdie, la captura de ochos marineros británicos en la frontera iranoiraquí o las acusaciones de Teherán, apuntando a Londres como instigador de los disturbios que rodearon la elección de Ahmadineyad, tensan la cuerda.

Solidaridad diplomática en Europa

El Reino Unido ha pedido a socios europeos que, como gesto de solidaridad, llamen a consultas a sus embajadores en Teherán, un paso que ya han dado Alemania y Francia y que anoche  tenían previsto discutir en Bruselas los responsables de Exteriores de la Unión Europea.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia