Mundo

Marea humana sin precedentes marcha en Francia contra el terror

Francia vivió el domingo la mayor movilización de su historia, con al menos 3,7 millones de manifestantes en todo el país, incluyendo a unos 50 líderes de Europa y el resto del mundo en París, en repudio a los atentados islamistas que dejaron 17 muertos esta semana.

Histórico. Solo en París se calcula que se movilizaron entre 1,6 y 1,7 millones de personas por la paz y contra la intolerancia, los fundamentalismos y por la integración. AFP

Histórico. Solo en París se calcula que se movilizaron entre 1,6 y 1,7 millones de personas por la paz y contra la intolerancia, los fundamentalismos y por la integración. AFP

La Razón (Edición Impresa) / AFP / París

01:59 / 12 de enero de 2015

Francia vivió el domingo la mayor movilización de su historia, con al menos 3,7 millones de manifestantes en todo el país, incluyendo a unos 50 líderes de Europa y el resto del mundo en París, en repudio a los atentados islamistas que dejaron 17 muertos esta semana.

Al dar la cifra de participantes, el Ministerio francés del Interior precisó a la AFP que se trata de la mayor movilización jamás registrada en el país.

 En las ciudades de provincia  hubo más de 2,5 millones de manifestantes. En París eran entre 1,2 y 1,6 millones, pero la masiva afluencia tornó imposible un recuento preciso, agregó el ministerio.

 En la inconmensurable marcha en la capital, algunos guardaban silencio, y otros cantaron La Marsellesa o gritaron “íCharlie, libertad!”, “íNo pasarán!” y “íViva Francia!”.

 Apenas separados por el presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, y la “pareja” francoalemana de François Hollande y Angela Merkel tomados del brazo, la marcha reunió en la misma fila y a escasos metros de distancia al israelí Benjamin Netanyahu y al palestino Mahmud Abas, que no se hablan desde hace más de cuatro años.

El británico David Cameron, el español Mariano Rajoy y el italiano Matteo Renzi también participaron en la manifestación, realizada bajo un sol bastante generoso para un día de invierno y alguna llovizna esporádica, sin efecto sobre la muchedumbre que abarrotó las plazas de la República y de la Nación.

 En la muchedumbre, en la que abundaban banderas de Francia y muchos otros países (Israel, Palestina, Ucrania, Marruecos, España, Líbano o el Tíbet), podía verse a gente de todas las edades y a familias con sus hijos. En un hecho inusual, las fuerzas del orden fueron aplaudidas por los movilizados.

También se vieron muchas lágrimas, en una Francia enlutada tras los sangrientos ataques al semanario Charlie Hebdo y la toma de rehenes en un supermercado judío.

 Pero también hubo expresiones de comunión y de determinación de no ceder ante la intolerancia y el fundamentalismo religioso. “Soy francés y no tengo miedo”, “Que corra la tinta, no la sangre” o simplemente “Libertad, libertad” fueron algunos gritos que se elevaron de esta marea humana. “Soy marroquí, musulmana y nacida en Francia (...). ¡Yo soy Francia, íViva la Libertad!”, proclamó Myriam, una mujer de unos 40 años.

 A lo largo de todo el día, los franceses salieron a las calles en diversas ciudades. En todas las manifestaciones, la participación superó ampliamente las cifras esperadas.

Comunión. Con expresión grave, los dirigentes extranjeros marcharon en París estrechando filas, rodeando a Hollande y tomados del brazo. Recorrieron apenas 200 metros, de un recorrido total de 3,5 kilómetros.

 La manifestación estaba encabezada por familiares y allegados de las 17 víctimas  fatales.

El mandatario Hollande abrazó uno por uno a los dirigentes extranjeros, a los familiares de las víctimas y tomó en sus brazos a algunos miembros de la redacción del semanario satírico, que llevaban en la cabeza una cinta blanca con el lema “Charlie” escrito en negro. Fue uno de los momentos de mayor emoción.

 “París es hoy la capital del mundo. Todo el país se elevará hacia lo mejor que tiene”, había declarado horas antes Hollande ante su gabinete.

 Unas 10.000 personas se reunieron en la pequeña localidad francesa de Dammartin-en-Goele, donde los hermanos Said y Chérif Kouachi, autores del ataque contra Charlie Hebdo, murieron en un enfrentamiento con las fuerzas del orden el viernes.

 Los manifestantes enarbolaban pancartas con consignas de resistencia, como “Empuñen sus bolígrafos”, “Libertad, igualdad, dibujad, escribid” y la ya célebre frase “Yo soy Charlie”.

 Un riguroso dispositivo de seguridad fue organizado, con 5.500 policías y militares desplegados en la capital y sus alrededores.

 Decenas de miles de personas se movilizaron en numerosas ciudades de Europa como Madrid, Bruselas o Berlín, y algunos centenares ante las embajadas de Francia en Buenos Aires y Caracas.

 El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, expresó su solidaridad con Francia en un mensaje desde la India y dijo que “ningún acto terrorista detendrá la marcha de la libertad”. En la marcha, Washington estuvo representado solo por su embajadora, Jane Hartley.

Caricaturas, expresión de la rabia y el miedo

“Es la tinta la que debe verterse y no la sangre”. Caricaturistas aficionados o profesionales alzaron dibujos y eslóganes en la marcha republicana de este domingo en París, haciendo gala de toda su imaginación para expresar su cólera, su incomprensión y, a veces, su miedo.   

Cuatro lápices muy sencillos, garabateados en la noche, enmarcan unas palabras: “Amor, reacción, libertad, ironía, esperanza, gracias...”. “Todo está escrito, no hay nada que añadir”, dice a la AFP el autor de ese dibujo, Jean-Robert Epstein, un parisino de 64 años, que se suscribió a Charlie Hebdo para apoyar al semanario satírico tras el atentado mortífero del miércoles en el que murieron 12 personas.

Crítica. Otro dibujo, más combativo, muestra un puño cerrado cuyo dedo corazón es un lápiz alzado. Algunos manifestantes optaron por retomar el humor corrosivo de los caricaturistas de Charlie Hebdo, otros expresan su tristeza simplemente con palabras: “nunca más”, “esperanza”, o eslóganes que dicen: “Dios, premio Nobel de la guerra”.

Un ciudadano llevó una imagen más nostálgica, una vieja portada de Charlie Hebdo firmada por el fallecido Cabu, que representa el famoso cuadro de Eugène Delacroix “La libertad guiando al pueblo” y donde puso “Hemos luchado por vuestra libertad”.   

“Esta portada lleva 20 años en mi casa, Charlie ya tenía dificultades para sobrevivir y luchaba por la libertad de expresión. Está más que nunca de actualidad”, dijo Rachel Demougeot, de 44 años.

Inmigrantes, en la marcha contra los fanatismos

“¡No pasarán!”, “Paris stand up for freedom” (París en pie por la libertad). En la inmensa manifestación del domingo en la capital francesa, las consignas sobrepasaron las fronteras lingüísticas y muchos extranjeros participaron en ella para defender a Francia, “tierra de libertad”.

 “¡No se toca a mi Francia! Francia, es el país de las Luces”, dice Marie Badas, brasileña de 56 años, que reside en este país desde hace 40. “Yo aprendí a leer (francés) leyendo Charlie”, cuenta.

 Su amiga venezolana Sandra Silvia, de 52 años, se cubrió con una inmensa bandera francesa y vistió con los mismos colores a su perrita. “En cualquier país hubiera sido horrible, pero no es en cualquier país, es en Francia. El país de los derechos humanos, de la libertad, de la literatura, de las artes. Francia es un símbolo”, afirma esta profesora de canto, residente en Francia desde hace 20 años.

Charlie. Un poco más allá, Mohammed, de origen argelino, manifiesta también su solidaridad. “Argelia fue víctima de esa barbarie, de ese oscurantismo, de esa intolerancia que yo tuve que vivir”, cuenta este sexagenario administrador de una inmobiliaria.

 En otro punto, Durdu, cuadragenario kurdo que vive en Francia desde hace 19 años, se cubrió de la cabeza a los pies con pegatinas “Yo soy Charlie” y “Laicismo, libertad de expresión, antirracismo”

“Lo que pasó esta semana me choca enormemente, porque Francia da mucho a los extranjeros”, declara un poco más lejos Magdy, egipcio de 53 años, que reside en la periferia de París.

 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia