Mundo

Miles atestiguan la beatificación de Romero

La ceremonia fue en San Salvador, 35 años después del asesinato del cura

Católicos. Un grupo de feligreses en la capital salvadoreña.

Católicos. Un grupo de feligreses en la capital salvadoreña. EFE.

La Razón (Edición Impresa) / AFP / San Salvador, Washington

00:00 / 24 de mayo de 2015

El asesinado arzobispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero, símbolo de una iglesia identificada con los pobres, fue proclamado beato en una masiva ceremonia en la capital de su país, a 35 años de su muerte.

“En virtud de nuestra autoridad apostólica facultamos para que el venerado siervo de Dios, Óscar Arnulfo Romero Galdámez, obispo, mártir, pastor según el corazón de Cristo, evangelizador y padre de los pobres, testigo heroico de los reinos de Dios, reino de justicia fraternidad y paz, en adelante se le llame beato”, proclamó el cardenal Angelo Amato al leer una carta del papa Francisco. Tras la declaración, los millares de asistentes respondieron con un prolongado aplauso, mientras un coro entonaba “tu reino es vida, tu reino es verdad”.

De inmediato fue develado un gigantesco retrato de Romero en medio de gritos de júbilo de una multitud entusiasta que coreaba “vivas” a su pastor. Amato proclamó el 24 de marzo como el día de celebración de la fiesta de Romero, “el día en que nació para el cielo”, una referencia a la fecha de su asesinato en 1980.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, expresó su “regocijo” ante la beatificación del arzobispo salvadoreño, a quien definió como una personalidad “inspiradora” para todo el continente americano.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia