Mundo

Mítica ciudad cae en manos de Al Qaeda

Tombuctú. Fue conquistada ayer por las fuerzas fundamentalistas

Infografía Al Qaeda

Infografía Al Qaeda

La Razón / Alfredo Grieco / La Paz

00:47 / 04 de abril de 2012

Menos de tres meses atrás, Bono, líder de la banda de rock U2, participaba en el Festival del Desierto en las dunas de Tombuctú. Hoy, la bandera negra del fundamentalismo islámico flamea sobre la antigua ciudad africana de fuerte atractivo turístico, en el norte de Mali.

Con una población de 20 millones de habitantes, la República de Mali, en la encrucijada del África subsahariana, vive del algodón, del oro y del hierro. Esta excolonia francesa sufrió un golpe de Estado el 22 de marzo. Los militares derrocaron al presidente Amadou Toumani Touré, bajo el pretexto de que su régimen era "incompetente" para contrarrestar los movimientos independentistas tuaregs e islámicos en el norte del país. 

En contra de sus propósitos declarados, el golpe favoreció la fulgurante progresión de los grupos islámicos desde el norte, según coinciden los medios francófonos de África Occidental.

Unesco. Llamada "La ciudad de los 333 santos" o "La perla del desierto", Tombuctú, inscrita desde 1988 por la UNESCO en el patrimonio mundial, estaba ya muy afectada por la presencia en el norte maliense de la organización militante y armada Al Qaeda en el Maghreb islámico (AQMI).

Las cancillerías occidentales declararon desde febrero al norte de Mali como una zona de riesgo que enfáticamente se aconsejaba evitar. Perdida en medio de las dunas, Tombuctú sólo cuenta ahora con unos 30.000 habitantes estables, pero en los siglos XV y XVI era una ciudad floreciente donde vivieron hasta 25.000 estudiantes  distribuidos en 180 escuelas coránicas.  

En 2005 fue clasificada "capital africana de la cultura islámica" por la Organización Islámica para la Educación, la Ciencia y la Cultura. En 1630, el erudito Abderahman Saadi, autor de Tarikh es-Sudan, referencia mayor para la historia de África Occidental, describía la ciudad como "exquisita, pura, deliciosa, ilustre, ciudad bendita, generosa y animada".

La directora general de la UNESCO, la búlgara Irina Bokova, hizo pública ayer su preocupación desde París,  informa la agencia AFP.  La responsable de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) recordó en un comunicado "la obligación, internacionalmente reconocida, que los países tienen de salvaguardar su patrimonio en tiempos de guerra".

"Pido a las autoridades de Mali y a las facciones en guerra que honren el compromiso que tienen como firmantes de la Convención del Patrimonio Mundial de 1972", agregó.

Para después entrar en detalles: "Las mezquitas de Djingareyber, Sankoré y Sidi Yahia son valiosas muestras de la arquitectura de adobe que se deben salvaguardar. Al igual que los 16 cementerios y mausoleos que alberga Tombuctú, son esenciales para la preservación de la identidad del pueblo de Mali y de nuestro patrimonio universal", manifestó Bokova.

El acatamiento, por parte de los militantes de Al Qaeda, resulta incierto.

Mali está bajo junta militar

Gobierno

Los militares en el poder, al mando de Amadou Sanogo, procuran la unidad territorial.

Tuaregs

Las tribus nómadas, pero laicas, pretenden la secesión del norte del país.

Islamistas

Buscan imponer la ley Coránica y crear una República Islámica.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia