Mundo

Muerte de Videla es recibida con la misma dureza que tuvo su régimen

La Razón Digital / EFE / Bogotá

17:06 / 17 de mayo de 2013

La muerte del exdictador argentino Jorge Rafael Videla fue recibida hoy por las víctimas del régimen militar que encabezó y por organismos de defensa de los derechos humanos con la misma dureza que él demostró en vida.

"Me quedo tranquila de que un ser despreciable ha dejado este mundo", dijo la titular de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carloto, tras conocer la noticia de su muerte.

Videla, de 87 años, falleció hoy de muerte natural en una cárcel de la provincia de Buenos Aires, donde cumplía condena a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad cometidos por el régimen militar que gobernó Argentina de 1976 a 1983.

Hijos de desaparecidos, víctimas de torturas y secuestros y activistas de derechos humanos emitieron duras palabras sobre Videla, quien no solo no mostró nunca arrepentimiento sino que en sus últimas entrevistas arengó a los militares a levantarse contra el Gobierno de su país y luchar contra la subversión.

Lo único que lamentaron sus detractores fue que permaneciera relativamente poco tiempo en la cárcel.

"Lo que queríamos es que cumpliera su condena el mayor tiempo posible pero la naturaleza fue más rápida", dijo Amanda Dimitrio, representante de Hijas e Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio (HIJOS) en España.

Dimitrio también indicó que "su etapa aún no está cerrada porque aún quedan un montón de represores y de genocidas que están sueltos por las calles sin juzgar".

El secretario de Derechos Humanos de Argentina, Martín Fresneda, dijo que "el Estado argentino no puede celebrar la muerte de nadie", pero sí estar "conformes" con que hubo "justicia y no venganza".

"Videla se va de esta tierra como una de las personas que fue responsable de los principales horrores que vivió el pueblo argentino. Es importante que haya fallecido de muerte natural y en una cárcel común", dijo Fresneda al canal C5N de Argentina.

Desde Uruguay, Macarena Gelman, cuyo padre fue asesinado y su madre secuestrada y desaparecida después de traerla al mundo, manifestó su pesar por el hecho de que Videla se haya muerto sin dar información sobre lo que ocurrió con los desaparecidos, para poder al menos recuperar sus restos.

"La sociedad y el mundo hoy saben quién fue y las atrocidades de las que fue responsable, pero no puedo evitar pensar en lo que falta, en la búsqueda de desaparecidos, en los chicos robados, sobre los que no tuvimos información", indicó Gelman a Efe.

Ella misma fue uno de los bebes robados por el régimen militar argentino, que hizo desaparecer a 30.000 personas.

Nació hace 36 años en Uruguay, país al que su madre, que fue secuestrada en Argentina, fue trasladada clandestinamente y fue entregada inmediatamente en adopción. Hasta que tenía 23 años y su abuelo, el poeta Juan Gelman, la encontró en Montevideo, no supo quién era realmente.

La presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, entidad que ha logrado que más de un centenar de personas recuperen la identidad que les arrebataron, fue categórica sobre Videla: "hay hombres buenos y hombres malos. Éste es un hombre malo".

"Quien le llore, que sepa que no llora a una buena persona", dijo de Carlotto en una rueda de prensa.

"Nosotros no sentimos alegría. No es nuestra costumbre celebrar, pero su muerte nos deja casi aliviados", indicó Carlotto.

El Premio Nobel de la Paz 1980, el argentino Adolfo Pérez Esquivel, también afirmó que no se alegra por la muerte del exdictador, de quien, obstante, dijo que hizo "mucho daño".

"La muerte de Videla no debe alegrar a nadie. Fue un hombre que ha pasado por la vida haciendo mucho daño y ha traicionado los valores de todo un país", dijo el titular del Servicio Paz y Justicia en declaraciones radiales.

Pérez Esquivel, quien estuvo preso durante la dictadura, consideró que se debe seguir investigando los crímenes del régimen de facto y "seguir trabajando por una sociedad mejor, más justa, más humana, para que todo ese horror no vuelva a ocurrir nunca más".

Por su parte, Nora Cortiñas, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, reclamó que se abran todos los archivos secretos aún no revelados sobre la dictadura.

"Se mueren los genocidas y no se van abriendo los archivos.

Queremos que se abran, que salga a la luz, que no se mueran llevándose el secreto. Pero se murió en una cárcel común, lo que muestra que se va terminando la impunidad", dijo Cortiñas.

El abogado español Joan Garcés, que ha representado a víctimas de la dictadura chilena, también considera importante que Videla haya cumplido pena de prisión hasta su muerte.

"Para las generaciones presentes y futuras es importante que Videla fuera juzgado y condenado y que haya cumplido la pena hasta el final de sus días", dijo Garcés.

"Murió donde tenía que morir, donde le correspondía. Sobre lo que él fue la Justicia ya le dio su nombre y el pueblo argentino también", expresó Julio Mínguez, representante de la Comisión de Exiliados Argentinos en Madrid en declaraciones a Efe.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia