Mundo

Multitud marchó bajo la lluvia, a un mes de la muerte de Nisman

El grito de ‘justicia, justicia’ quebró la movilización silenciosa que recordó al fiscal

Multitudinario. Un grupo de movilizados con pancartas en la capital argentina, Buenos Aires.

Multitudinario. Un grupo de movilizados con pancartas en la capital argentina, Buenos Aires. Foto: AFP

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Buenos Aires

00:00 / 19 de febrero de 2015

Fiscales y políticos opositores marcharon ayer junto a decenas de miles de personas, en desafío a la presidenta Cristina Fernández, a un mes de la muerte del fiscal Alberto Nisman, quien la acusó de encubrir a exdirigentes iraníes, sospechosos de un atentado antisemita ocurrido en 1994.

Bajo la lluvia, más de 400.000 personas, según estimaciones de la Policía Metropolitana, marcharon armando una gran “carpa” de paraguas que avanzaba en calma y despacio entre el Congreso de Buenos Aires y la Plaza de Mayo, frente a la casa de gobierno.

La movilización avanzaba en silencio, pero se quebró con el grito de los asistentes de “justicia, justicia”.

“Homenaje al fiscal Alberto Nisman”, decía una pancarta gigante sujetada por los seis fiscales que convocaron a esta manifestación de 1,7 kilómetros asistida masivamente por la clase media de la capital.

Consigna. Goteando de pies a cabeza, los fiscales y la exesposa de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado y sus dos hijas de 15 y 7 años, fueron aplaudidos al ser reconocidos por la gente.

Ordenados, respetando la consigna del silencio, personas de todas las edadades apenas sacaron la voz para clamar justicia y murmuraron el himno nacional. “Estoy acá para pedir que haya justicia por este pobre hombre que entregó su vida por la verdad”, dijo Marta Cánepa, docente de 65 años.

Los ocho precandidatos presidenciales opositores para las elecciones de octubre y la dirigencia de la colectividad judía que asistía resultaban imposibles de distinguir entre la multitud cubierta por paraguas. Por ello, el evento se llamó la “marcha de los paraguas”.

El Gobierno repudió el mitin por considerarlo “golpista” y sostuvo que la denuncia de Nisman contra Fernández es un intento de involucrar al país en el conflicto de Medio Oriente. “Les pido que abran bien los ojos. No estoy hablando de conspiraciones, es un mundo de intereses”, dijo Fernández, sin referirse explícitamente a la manifestación.

El origen del caso, envuelto en una maraña judicial y política, es la explosión que destruyó hace casi 21 años la mutual judeo-argentina AMIA, con un saldo de 85 muertos.

Nisman, quien denunció a Fernández, apareció muerto en el baño de su apartamento el 18 de enero, con un disparo en la cabeza de una pistola calibre 22 prestada por un colaborador. “La marcha es un catalizador de reclamos subyacentes en la sociedad, como la impunidad. El enfrentamiento entre el Poder Ejecutivo y el Judicial era preexistente, pero el caso Nisman lo ha potenciado”, señaló a la AFP Rosendo Fraga, sociólogo y director de la consultora Nueva Mayoría.

En otras ciudades, como Rosario y el balneario de Mar del Plata cientos de ciudadanos se concentraron en solidaridad. El mitin también tuvo sus réplicas ante la embajada argentina en España, Italia, Brasil, Francia, Australia, Israel, Chile y Uruguay.

En 2006, con apoyo del fallecido expresidente Néstor Kirchner (2003-2007), Nisman acusó del atentado contra la AMIA a exfuncionarios iraníes, entre ellos al expresidente Ali Rafsanjani.  Pero en 2013, Cristina Fernández firmó un acuerdo con Irán para crear una comisión investigadora integrada por juristas que no fuesen ni argentinos ni iraníes y sentar en el banquillo a los acusados.

En otros países

El diario La Nación de Argentina asegura que hubo más manifestaciones en Francia, Australia, Sudáfrica e Italia.

Residentes argentinos portaban letreros de “Yo soy Nisman”, “Justicia por Nisman”.

Fernández no aceptará condiciones

EFE - Buenos Aires

La presidenta argentina, Cristina Fernández, pidió no trasladar al país “conflictos que no son propios” y subrayó que su gobierno no permitirá que “le marquen la cancha”, es decir, le condicionen, durante un acto en el que no se refirió a la marcha en memoria del fiscal Alberto Nisman.

“Es un mundo de intereses. Quieren que unos estén subordinados y se enfrentan con gobiernos como éste que no permiten que nadie les marque la cancha”, dijo en un acto transmitido por cadena nacional, horas antes de una movilización convocada para pedir justicia tras la muerte de Nisman, quien fue hallado con un tiro en la sien días después de denunciarla por encubrimiento terrorista.

La Mandataria se refirió a las cartas que la Cancillería entregó el martes a los gobiernos de Estados Unidos e Israel para expresar “preocupación” por las divergencias de ambos países en las negociaciones nucleares con Irán y pedir que se incluya en el diálogo el atentado contra la mutua judía AMIA, ocurrido en Argentina en 1994.

“No nos trasladen conflictos que no nos son propios. Nuestras costumbres y nuestros ideales son los de un país pacífico donde conviven distintas etnias y religiones”, subrayó Fernández durante el acto en una central nuclear en el norte de la provincia de Buenos Aires, acompañada por parte del Gobierno y miles de simpatizantes.

“Acá no le ponemos bombas nucleares a nadie ni amenazamos con misiles a nadie”, expresó y añadió “no somos aislados, vivimos en un mundo con profundos intereses geopolíticos y estratégicos”.

Familiares de víctimas piden ayuda al Papa

Solicitan que el Pontífice interceda ante Irán e Israel para que proceso avance

EFE - Roma

Familiares de las víctimas del atentado cometido en 1994 contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) de Buenos Aires solicitaron ayer al Papa en el Vaticano que actúe de mediador ante Irán e Israel y para avanzar en el proceso judicial aún abierto.

“Las víctimas del atentado de la AMIA le pedimos (al papa Francisco) que interceda y haga de mediador, tanto con Irán como con el Estado israelí para que aquellos que son hoy requeridos por la Justicia argentina se pongan a derecho y presten testimonio”, explicó el dirigente de la Asociación 18J, Sergio Burtstein.

Señaló que su grupo reclama que el que fuera embajador de Israel en Argentina entre 1993 y 2000, Itzhak Avirán, se siente ante los tribunales del país latinoamericano para que exponga aquello que sabe sobre el atentado cometido hace dos décadas.

Aludía así a la entrevista que concedió Avirán a una agencia de noticias judía en la que aseguró que “la gran mayoría de los culpables ya está en el otro mundo”.

Recordó que no fue llamado a declarar ante la Justicia argentina por esas confesiones.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia