Mundo

Myanmar y el adiós a una toponimia

Durante años, los militares birmanos habían sido puestos en la más larga de las cuarentenas por las potencias occidentales por monopolizar el poder sin llamar a elecciones, por reprimir y encarcelar a la oposición, y por librar una guerra sin cuartel contra las minorías étnicas y religiosas en este país uniforme y homogéneamente budista. Desde enero, han demostrado la capacidad de dejar de hacer cada una de estas acciones deplorables. El gobierno, de junta militar colegiada, antes que de culto de la personalidad, había cambiado el nombre del país a Myamar.

La Razón / Alfredo Grieco

00:00 / 01 de abril de 2012

Ahora, está volviendo a ser Birmania, como la de la novela Días de Birmania (1934), del gran periodista británico George Orwell, que fue policía en estas tierras del sudeste asiático. En el Imperio Británico, el país necesitaba control. Después de las experiencias de la Primavera Árabe, lo que se pregunta Occidente es si el país conservará ese autocontrol: no quieren ver, aquí también, que la democracia venga de la mano del desorden.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia