Mundo

Obama aún simboliza el cambio, pese a tropiezos

En la campaña más cara de la historia, el Presidente de EEUU reconquistó a un electorado desencantado por su gestión, que le dio el voto en 2008

Info hitos Obama.

Info hitos Obama.

EFE / Washington

04:09 / 07 de noviembre de 2012

El reelecto presidente de EEUU, Barack Obama, llegó al poder con el lema de la esperanza, pero para obtener un nuevo mandato de cuatro años necesitó ayer reconquistar a aquellos electores desencantados que le dieron el voto en 2008, y no  abandonó su deseo de seguir encarnando el cambio.

“El progreso es difícil. El cambio puede ser lento”, repitió Obama en sus discursos, mientras resistía los feroces ataques de su rival republicano, Mitt Romney, quien lo acusó de haber incumplido su promesa de poner en orden a Estados Unidos y su economía.

Pero “si ustedes siguen anhelando esta visión de Estados Unidos que tenemos en el corazón, el cambio vendrá”, apuntó Obama, en medio de una carrera muy cerrada hacia la Casa Blanca, testimonio de un electorado decepcionado tras sufrir la peor crisis económica desde la década de 1930.

Sus interlocutores lo describen como un presidente reservado, cerebral, pero también muy competitivo, a quien no le gusta perder ni en política ni en el básquetbol. Obama aseguró conservar aún el fuego sagrado, pese a un primer debate contraproducente frente a Mitt Romney que despertó interrogantes sobre la motivación de un dirigente con fama de no involucrarse en las intrigas de Washington, y menos aún en las charlas de las cadenas de información.

Barack Hussein Obama, hijo de un keniano y una estadounidense, se catapultó a la escena política en la convención demócrata de 2004 en Boston, con un vibrante y apasionado discurso en el que expuso su visión de una política de consensos que sedujo al país.

Nacido en Hawai en 1961 y criado por unos años en Indonesia, fue por siete años representante del empobrecido sur de Chicago en el Senado de Illinois (norte). En 2005 fue elegido para el Senado, y gracias a su carisma y su elocuencia, se volvió un consentido de los medios de comunicación.

Carrera. Cuatro años más tarde, coronó su ascenso meteórico al instalarse a los 47 años en la Casa Blanca con su esposa Michelle y sus dos hijas, luego de haber derrotado en las primarias demócratas a la favorita Hillary Clinton y en las presidenciales al veterano republicano John McCain.

EEUU eligió “la esperanza sobre el miedo”, dijo Obama tras prestar juramento el 20 de enero de 2009 frente a unos dos millones de personas congregadas en el centro de Washington. Ese mismo año, y tal vez por las expectativas generadas en todo el mundo, fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz.

Pero el ejercicio del poder ha resultado a veces frustrante para este abogado y profesor de Derecho Constitucional graduado en Harvard, sobre todo desde que la Cámara de Representantes fue conquistada a fines de 2010 por los republicanos, defensores de recortar el gasto sin aumentar impuestos.

No obstante, ostenta un balance respetable, en el que se halla la reforma del seguro de salud. Pero el desempleo sigue estando 2,8 puntos porcentuales superior a antes de la crisis, mientras que la deuda del Estado federal aumentó en más de la mitad desde 2009.

Si bien se convirtió en el primer presidente estadounidense en apoyar el matrimonio entre personas del mismo sexo y puso fin al “tabú homosexual” en el Ejército, no logró una reforma migratoria en este país donde viven más de 11 millones de indocumentados, ni una transición hacia las energías “renovables”.

En política exterior, Obama, quien en 2002 cobró notoriedad con un discurso contra la guerra en Irak, cumplió en 2011 su promesa de retirar a los soldados estadounidenses de ese país. En cambio, en Afganistán, triplicó en menos de un año el contingente militar, en un intento por relanzar la lucha contra Al Qaeda, un esfuerzo que también persiguió en Pakistán, donde obtuvo su triunfo más importante: la eliminación de Osama Bin Laden en mayo de 2011.

Sin embargo, el Mandatario no pudo avanzar en el conflicto entre israelíes y palestinos en el contexto de una “primavera árabe” que buscó encarar a distancia, y un aumento de las tensiones con Irán por su programa nuclear. A ese contexto se suman relaciones difíciles con China y Rusia.

Campañas costaron al menos $us 6.000 MM

Seis mil millones de dólares: ese es el monto gastado en la campaña electoral de Estados Unidos (EEUU) que culminó ayer con la reelección del candidato demócrata Barack Obama. Reuniendo sumas de seis cifras en fiestas con estrellas de Hollywood, magnates o pequeños aportes a través de los teléfonos inteligentes (smartphones), el presidente Barack Obama, el republicano Mitt Romney y los candidatos al Congreso pulverizaron los récords de gastos de campaña.

El aumento del gasto estaba garantizado este año tras la decisión de la Suprema Corte de que las corporaciones y sindicatos pueden financiar la promoción de candidatos al igual que los individuos. Eso permitió a los comités de acción política externos, conocidos como Super PAC, aportar casi $us 1.000 millones a las campañas, según la consultora CRP.

Además están las fuentes de financiamiento no identificadas. “Lo que sigue siendo desconocido —y tal vez nunca se sepa por completo— es cuánto dinero secreto, ‘dinero en las sombras’, gastaron las organizaciones, con algunas invirtiendo masivas sumas en avisos publicitarios, pero también en actividades no reportadas y supuestamente ‘no políticas’ a medida que se acercaba la elección. Podría llevar años determinar cuánto gastaron”, informó la firma CRP.

Obama agradeció a voluntarios por teléfono

El mandatario estadounidense, Barack Obama, sorprendió en el día de las elecciones a algunos voluntarios de su campaña al llamarlos desde una oficina en Chicago para agradecerles su incansable labor por promover el voto. “Soy Barack Obama. ¿Sabes?, el Presidente”, dijo a una voluntaria en el estado de Winsconsin.

Obama llegó a la oficina de la campaña demócrata, ubicada cerca de su casa en Chicago, poco antes de las 09.00, hora local, para aplaudir al personal que trabajó sin parar en las últimas semanas, según relataron periodistas que viajan con el gobernante.

El actual Presidente, que se jugó ayer la reelección frente a su rival republicano Mitt Romney, se quitó el saco, lo colocó en el respaldar de una silla y dijo: “A trabajar, que tenemos que conseguir algunos votos”. Luego, sentado en una mesa junto a cuatro miembros de su campaña, empezó a hacer llamadas. “Hola, ¿hablo con Annie? Soy Barack Obama”, dijo. Al colgar, señaló: “Fue muy simpática, aunque al principio no tenía idea de quién le hablaba”. Tras cinco llamadas a voluntarios en Wisconsin, telefoneó a una coordinadora a quien felicitó por su “ardua labor”.

Obama también felicitó a su rival. “Quiero enviar al gobernador Romney mis felicitaciones por una campaña dinámica. Sé que sus seguidores están igualmente comprometidos y trabajando duro” como los demócratas, dijo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia