Mundo

Ofensiva contra el Islam en el oficialismo francés

Para intentar ganar votos a la ultraderecha xenófoba en las reñidas presidenciales francesas del 22 de abril, el derechista Nicolas Sarkozy, que busca su reelección, instó a musulmanes y judíos a abandonar sus ritos alimentarios por ser poco “actuales”.

Medialuna. En Francia hay mataderos y frigoríficos especializados en carne de res halal para la fe islámica.

Medialuna. En Francia hay mataderos y frigoríficos especializados en carne de res halal para la fe islámica. Foto: AFP

La Razón / AFP / París

01:44 / 07 de marzo de 2012

La polémica iniciada por la derecha sobre las prácticas rituales en los mataderos envenena la campaña electoral en Francia.  La comunidad judía se declaró "estupefacta" después de que el Primer Ministro instara a judíos y musulmanes a abandonar las "tradiciones ancestrales".

   El jefe del gobierno, François Fillon, insistió en que "las religiones deberían reflexionar sobre el mantenimiento de tradiciones que no tienen mucho que ver con el estado actual de la ciencia, de la tecnología, de los problemas de salud".

Estas declaraciones provocaron la reacción inmediata de representantes de las distintas religiones. Se enmarcan en una polémica que viene creciendo en la campaña presidencial desde mediados de febrero, cuando la candidata de la ultraderecha Marine Le Pen afirmó que la carne vendida en la región parisina era halal: animales sacrificados en los mataderos con el rito musulmán. 

Antiárabes. La semana pasada, el ministro del Interior Claude Guéant, allegado del presidente y candidato Nicolas Sarkozy, reiteró su oposición al derecho de voto para los extranjeros en las elecciones locales. Argumentaba que hay que evitar "que concejales extranjeros hagan obligatoria, por ejemplo, la presencia de carne halal en las cantinas escolares".

Apremiado por sus bajos porcentajes en los sondeos, Sarkozy es acusado de cazar en las tierras de la extrema derecha retomando temas como la inmigración musulmana. Lo que forzosamente crea polémica en Francia, país laico en el que la separación entre iglesias y Estado está inscrita en la ley, y donde el Islam es la segunda religión (después del catolicismo) con unos 4 millones de fieles practicantes.

 La Iglesia Católica intervino en la polémica. El obispo Michel Dubost declaró que "el laicismo debe ser respetado por los dos lados" y que por tanto el gobierno "no debe inmiscuirse en lo que hacen las religiones". Mohammed Moussaoui, presidente del Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM), dijo que Sarkozy los quería de “chivos expiatorios”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia