Mundo

La muerte evitó que Pablo Neruda rearmara a la oposición en México

Importancia. El poeta era figura clave para denunciar los abusos de Augusto Pinochet.

Pablo Neruda. Foto: tiempohn

Pablo Neruda. Foto: tiempohn

La Razón (Edición Impresa) / Erick Ortega / La Paz

00:00 / 10 de enero de 2016

Pablo Neruda murió el domingo 23 de septiembre de 1973; al día siguiente debía viajar a México. El escritor Mario Amorós, en su libro Neruda. El príncipe de los poetas no descarta que el vate haya sido asesinado antes de organizar, en el exilio, una oposición a la dictadura de Augusto Pinochet.

La muerte de Neruda —amigo del presidente socialista Salvador Allende y con quien se lo ha visto en más de una fotografía en blanco y negro— es un enigma que no se ha resuelto con el tiempo. La versión oficial indica que el Nobel de Literatura murió a las 22.30 en la clínica Santa María, de Santiago de Chile, debido a un cáncer de próstata. Pero, años después, la historia se encargó de poner en duda aquella hipótesis.

En 2011, el chofer del vate, Manuel del Carmen Araya Osorio, declaró que Neruda murió envenenado mediante una inyección letal que le aplicaron en el estómago durante su convalecencia en la clínica, según indica el diario español El País.

La muerte (¿o asesinato?) de Neruda le cayó de perilla a la dictadura de Pinochet que se incrustó en La Moneda 12 días antes del deceso.

Hay, por lo tanto, razones para poner en tela de juicio la versión oficial de la clínica. Y el periodista e historiador español Mario Amorós dedicó cuatro años de su vida a escudriñar en la historia de Neruda.

Él, en contacto con La Razón, explica que no puede asegurar que el autor de Veinte poemas de amor y una canción desesperada haya sido asesinado por terceras personas. Es más, en el epílogo de su investigación, Amorós titula: El último enigma. ¿Fue asesinado Neruda?

Recoge y contrasta las versiones de su tercera esposa, Matilde Urrutia, y del chofer Araya acerca de sus últimos días y sus horas postreras.

El juez chileno Mario Carroza, con base en un informe científico tomado de los restos del poeta, será quien en marzo dilucidará tal enigma.

México. El poeta chileno abrazó la causa socialista como propia. Es más, escribió una Oda a Stalin (presidente del Consejo de Ministros de la Unión Soviética entre 1941 y 1953).

Una de sus obras más importantes, según Amorós, es Canto General. En este libro, Neruda arremete contra las dictaduras y no guarda elogios hacia la causa comunista.

Su antípoda era Augusto Pinochet, quien arrebató el poder a Allende, el 11 de septiembre de 1973.

El régimen se impuso en Chile con la fuerza de las armas y Neruda era uno de los enemigos visibles de Pinochet. Por eso, su salida del país podía servir para denunciar el avasallamiento militar.

Amorós dijo a La Razón que el poeta tenía todo listo para viajar a México. “Desde luego, en el exilio el poeta hubiera sido, por su prestigio literario y fama universal, el gran enemigo de la dictadura de Pinochet”.

El Nobel de Literatura dejó su viaje inconcluso y aún hay un reguero de dudas respecto a su muerte.

‘Neruda. El príncipe de los poetas’ (inicio del libro)

Neftalí Reyes Basoalto nació en 1904, en un modesto hogar formado hacía menos de un año por un agricultor y una maestra. Su vida partió con una tragedia, la temprana muerte de su madre, y una migración: de los campos de Parral al corazón de la Araucanía, a la próspera ciudad de Temuco. Allí transcurrió su infancia, fue a la escuela y se forjó su personalidad primera, triste y silenciosa, y su temprana condición de poeta. Su padre castigó y destruyó algunos de sus versos y, sin embargo, en su afán de educarle espartanamente, le condujo, a lomos de su tren lastrero, al corazón de su imaginario poético: la deslumbrante selva austral. Posteriormente, le obligaría a adentrarse en el imponente océano que ruge en Puerto Saavedra, que bañaría  algunos de sus poemas más recordados. Su leal compañera fue la fría y torrencial lluvia del sur, que sacudía las oscuras semanas del otoño y del invierno, que invadía su habitación de una casa pobre y destartalada haciendo sonar el “piano de las goteras”, que fue la música de su infancia, mientras leía a Verne, Salgari o Baudelaire o bien escribía. Entre aquellas paredes de madera emprendió la búsqueda paciente de su expresión poética y eligió el seudónimo que debía ocultar a su padre sus publicaciones en diarios y revistas de distintas ciudades...

Mario Amorós: ‘El gran enemigo de la dictadura de Pinochet’

El escritor español publicó el libro Neruda. El príncipe de los poetas y recogió novedosos datos respecto de la vida de Pablo Neruda. En la obra, de 624 páginas, Amorós también revela contradicciones sobre   la muerte de quien fuera Premio Nobel de Literatura en 1971.

 Erick Ortega

Noviembre y diciembre fueron meses arduos para Mario Amorós. Él presentó su libro Neruda. El príncipe de los poetas en ciudades de América y Europa. En la obra, el autor muestra las contradicciones que hay respecto a la muerte del vate chileno. Dicho libro tuvo repercusión en importantes medios de Chile y España.

En medio del ajetreo, Amorós se sacó tiempo para responder a un cuestionario de La Razón.

— ¿La versión “oficial” dice que Pablo Neruda murió debido a un cáncer de próstata y usted cuestiona esta información?

— He escrito una biografía de Pablo Neruda de 624 páginas: Neruda. El príncipe de los poetas (Ediciones B), que está a la venta en España, Chile y Argentina. En el penúltimo de los 15 capítulos reconstruyo sus últimos días, desde el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 hasta su muerte el 23 de septiembre de aquel año, con documentos, testimonios inéditos de la prensa chilena e internacional de aquellos días.

Con la información que contiene la investigación sobre la muerte de Neruda, que dirige el magistrado chileno Mario Carroza.

Contrasto al máximo la denuncia de asesinato del último chofer de Neruda, Manuel Araya, y lo que relató Matilde Urrutia, la viuda del poeta, en su libro y en numerosas entrevistas de prensa. En ambos testimonios he encontrado contradicciones.

No tengo una opinión formada sobre la causa de la muerte de Neruda: creo que hay que hablar del asunto con extrema prudencia y aguardar a lo que concluyan los expertos que están examinando sus restos mortales y después lo que establezca el juez Carroza. Probablemente en marzo sabremos si “terceras personas” (agentes de Pinochet) intervinieron en la muerte del poeta.

— ¿Cree que el poeta hubiese significado un rival político para Augusto Pinochet?

— Neruda tenía previsto viajar a México el lunes 24 de septiembre de 1973: en el aeropuerto de Santiago le esperaba el avión enviado por el gobierno de este país. Murió la noche anterior en la clínica Santa María. Desde luego, en el exilio el poeta hubiera sido, por su prestigio literario y fama universal, el gran enemigo de la dictadura de Pinochet. El jefe de la junta militar sabía que iba a exiliarse, de hecho, autorizaron su salida del país.

— ¿Quiénes habrían intervenido en este crimen, si es que se confirma que fue tal?

— Si la denuncia del chofer se confirmara, estamos muy lejos de saber quiénes habrían sido los responsables directos de la muerte del poeta. La investigación podría durar años. En el caso de Víctor Jara, sobre el que pronto la Justicia chilena dictará sentencia, las pesquisas empezaron en 1978 y solo hace un año o dos se encontró en Estados Unidos al presunto asesino.

— ¿Qué tan importante era Bolivia para Pablo Neruda?

— Creo que Bolivia fue, junto con Paraguay, uno de los pocos países americanos que el poeta nunca visitó. Seguramente, por los reiterados regímenes dictatoriales que asolaron Bolivia durante las décadas centrales del siglo XX. Sin embargo, Bolivia sí está presente en una de sus grandes obras poéticas: Canto general.

— La dictadura en la región nos mostró a grandes personajes. Quisiera que nos refresque la memoria recordándonos la importancia de Miguel Enríquez.

— Miguel Enríquez fue el secretario general del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Chile desde diciembre de 1967 hasta su muerte en combate contra decenas de agentes de Pinochet el 5 de octubre de 1974 en la comuna de San Miguel, en el área metropolitana de Santiago de Chile.

Fue uno de los dirigentes  más importantes de la revolución chilena y su muerte heroica lo convirtió en uno de los símbolos de la Resistencia contra la dictadura.

En octubre de 2014, con motivo del 40º aniversario de su muerte, publiqué mi biografía Miguel Enríquez. Un nombre en las estrellas, con el prólogo del presidente boliviano, Evo Morales.

Perfil

Nombre: Mario Amorós

Nació: 11-08-1973 (España)

Profesión: Periodista

Cargo: Doctor en Historia

Periodista e historiador

Licenciado y doctor en Historia por la Universidad de Barcelona. Autor del libro Allende. La biografía (Ediciones B, 2013, 681 páginas). Amorós escribe para: Público, La Jornada (México), Le Monde Diplomatique, Radio Cooperativa (Chile), Telesur, Diagonal, Tiempo, Cambio 16, Diario 16, Levante, Información, La Voz de Galicia, Noticias Obreras, Historia 16, La Aventura de la Historia, Utopías/Nuestra Bandera, La Clave y El Siglo y Punto Final (Chile).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia