Mundo

El Papa convoca a Abbas y Peres a orar por la paz

Encuentro. Los líderes aceptaron ir al Vaticano.

Recibimiento. Francisco saluda a niños que portan banderas del Vaticano y de Israel, en Jerusalén. Foto: EFE

Recibimiento. Francisco saluda a niños que portan banderas del Vaticano y de Israel, en Jerusalén. Foto: EFE

La Razón (Edición Impresa) / El País / Jerusalén

03:12 / 26 de mayo de 2014

El papa Francisco logró ayer, primero en Belén y después en Jerusalén, el compromiso de los presidentes palestino e israelí, Mahmud Abbas y Simón Peres, respectivamente, de acudir al Vaticano para rezar juntos por la paz en Medio Oriente.

Jorge Bergoglio cursó su invitación de forma breve y sencilla —“construir la paz es difícil, pero vivir sin ella es un tormento”— convirtiendo su viaje a Tierra Santa en un alegato vehemente, continuo, duro y por momentos emocionante a favor de la paz. Según Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, la invitación es a “hablar de paz en sentido religioso”.

Jamal Khater, representante del Patriarcado Latino de Jerusalén, explicó que la invitación se cursó a ambos presidentes porque convocar al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, convertiría el encuentro en algo más “político”, informó la corresponsal de El País Carmen Rengel.

La decisión espontánea de Francisco de bajar del vehículo descubierto que lo conducía a la basílica de la Natividad de Belén, acercarse al muro de separación de Cisjordania construido por Israel, rezar por unos minutos en silencio y apoyar después su cabeza donde otros han garabateado sus ansias de libertad, se convirtió en la imagen de la jornada.

Pero también en la demostración de que el Papa —que se refirió al “Estado de Palestina”— está dispuesto a llevar su lucha por la paz al terreno de lo inaplazable. “Animo a los pueblos palestino e israelí, así como a sus respectivas autoridades”, dijo el Pontífice ante Abbas al aterrizar en Belén procedente de Jordania, “a emprender un feliz éxodo hacia la paz con la valentía y la firmeza que son necesarias para todo éxodo”.

Pero no se trató, como se pudiera temer, de la habitual declaración de buenas intenciones. Francisco construyó el domingo una perfecta operación mediática a favor de la paz en Oriente Próximo. A los discursos directos como puños —“¡Ya es hora de poner fin a esta situación!”— y a las imágenes destinadas a fijar la visita en el recuerdo —su cabeza apoyada sobre el triste muro del fracaso—, sumó dos iniciativas arriesgadas como prenda de su compromiso.

La primera fue reunirse a almorzar, todavía en Belén, con un grupo de víctimas palestinas del conflicto para demostrarle al mundo cuán duros y duraderos son los dolores de la guerra.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia