Mundo

Papa critica lobby gay, pero no juzga a homosexuales

Actitud. Francisco reiteró que la puerta al sacerdocio femenino ‘está cerrada’

EFE / Ciudad del Vaticano

00:00 / 30 de julio de 2013

Aunque condenó el llamado lobby gay dentro del Vaticano, el pontífice Francisco afirmó que no pretende juzgar a los homosexuales, quienes no deben ser marginados y deben ser integrados en la sociedad.

El Pontífice hizo ayer esas afirmaciones en un encuentro con los periodistas que le acompañaban en el avión en el que regresó a Roma desde Río de Janeiro, donde presidió la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

Durante hora y media respondió a todas las preguntas que le hicieron los periodistas, algunas delicadas, como las referentes al supuesto lobby gay del Vaticano y el caso del sacerdote Battista Ricca, nombrado recientemente secretario del llamado Banco del Vaticano (IOR), que se ha visto salpicado en un escándalo de tintes homosexuales.

Tampoco dudó en hablar del VatiLeaks, el escándalo del robo y filtración de documentos de Benedicto XVI, y el caso del prelado italiano Nunzio Scarano, acusado de fraude y corrupción en una investigación sobre supuestas irregularidades del IOR. Del VatiLeaks, Francisco dijo que es “un problema gordo”, pero que ni se asustó cuando Benedicto XVI le entregó los documentos.

Y sobre los gay, el Papa aseguró que no juzga a los homosexuales, pero se mostró contrario al lobby gay. “En un lobby no todos son buenos, pero si una persona es gay y busca al Señor, y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla?. El Catecismo de la Iglesia Católica explica y dice no se deben marginar a esas personas y que deben ser integradas en la sociedad”, agregó.

Respecto al caso Ricca, Francisco señaló que ordenó una investigación y no ha salido nada, “no hay nada de lo que se le acusa”, precisó, para señalar que muchas veces con tal de hacer daño se va a buscar pecados de juventud. “Los pecados son una cosa y los delitos otra. Delito son los abusos de menores, los pecados son otra cosa. Si una persona ha pecado y después se convierte, el Señor la perdona y eso se olvida”, subrayó el Pontífice.

Roles. Francisco abogó también por un mayor papel de la mujer en la Iglesia, pero rechazó que puedan acceder al sacerdocio al señalar que sobre ese tema “la Iglesia ha hablado y ha dicho no. Lo dijo Juan Pablo II con una formulación definitiva. Esa puerta esta cerrada”. Sin embargo, reconoció que no se ha “hecho una profunda teología de las mujeres en la Iglesia” e insistió en que la participación femenina debe ser “más que hacer de monaguilla o de presidenta de Cáritas, etc., debe ser algo más”.

Preguntado por qué no habló del aborto y del matrimonio gay durante la JMJ, Francisco sostuvo que la Iglesia ya se ha expresado y “no era necesario volver”. Sobre el descenso de católicos en Brasil, reconoció que es “una realidad” y consideró que el Movimiento de Renovación Carismática —del que señaló hace 30 años confundía “una celebración litúrgica con una escuela de samba”— de fuerte presencia, puede servir para parar esa hemorragia de abandonos.

El Papa habló de misericordia, de la necesidad de que la Iglesia les acompañe al referirse al acceso al sacramento de la comunión para las personas divorcias, pero afirmó que es un problema que se debe estudiar.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia