Mundo

El Papa culminó su viaje con una misa en la Plaza de la Revolución

El primer viaje del papa Benedicto XVI a Hispanoamérica, donde visitó México y Cuba, tuvo su clímax con la misa celebrada ayer en la capital cubana ante más de medio millón de personas. Tras la liturgia, el Papa se encontró con Fidel Castro.

Che. En la vista aérea de los feligreses en la gran misa papal al aire libre,se destaca la imagen gigantesca del guerrillero Ernesto Guevara.

Che. En la vista aérea de los feligreses en la gran misa papal al aire libre,se destaca la imagen gigantesca del guerrillero Ernesto Guevara.

El País / La Habana

01:28 / 29 de marzo de 2012

El papa Benedicto XVI ha dicho ayer en La Habana que “Cuba y el mundo necesitan cambios”, pero que éstos sólo se darán “si cada uno está en condiciones de preguntarse por la verdad y se decide a tomar el camino del amor, sembrando reconciliación y fraternidad”. El Pontífice así lo ha afirmado ante más de medio millón de personas en la homilía de la misa que celebró en la Plaza de la Revolución de La Habana, lugar de los grandes acontecimientos relacionados con la revolución comunista cubana, último acto de su visita de tres días a la isla caribeña. Al término de la misa, se encontró en la nunciatura habanera con Fidel Castro, que hace 14 años acogió a Juan Pablo II.

Ratzinger ha dicho también que para que la Iglesia ejerza su labor plenamente ha de contar “con la esencial libertad religiosa, que consiste en poder proclamar y celebrar la fe también públicamente, llevando el mensaje de amor, reconciliación y paz que Jesús trajo al mundo”.

Libertad. Benedicto XVI ha exigido el derecho a la libertad religiosa. “Es de reconocer con alegría que en Cuba se han ido dando pasos para que la Iglesia lleve a cabo su misión insoslayable de expresar pública y abiertamente su fe. Es preciso seguir adelante y deseo animar a las instancias gubernamentales de la nación a reforzar lo ya alcanzado y a avanzar por este camino de genuino servicio al bien común de toda la sociedad cubana”, ha resumido el Papa.

El Pontífice romano ha añadido que el derecho a la libertad religiosa, tanto en su dimensión individual como comunitaria, manifiesta la unidad del ser humano, que es ciudadano y creyente a la vez. El Papa ha agregado que es también legítimo que los creyentes contribuyan a la edificación de la sociedad.   

En la ceremonia de despedida en el aeropuerto de La Habana y ante Raúl Castro, Joseph Ratzinger pronunció el discurso de más contenido político de su visita en el que reclamó que en Cuba no se limiten las libertades fundamentales. “Es posible cimentar una sociedad de amplios horizontes, renovada y reconciliada. Que nadie se vea impedido de sumarse a esta apasionante tarea por la limitación de sus libertades fundamentales”, dijo el Pontífice.  

La reconciliación entre cubanos es una de las ideas en las que más ha insistido el Papa. Y al mensaje papal sobre la reconciliación entre los cubanos de dentro y fuera de la isla respondió Raúl Castro, cuando recalcó ante el Pontífice los esfuerzos en normalizar la relación con los emigrados pero criticó a quienes manipulan el tema con fines políticos. En sus últimas horas en La Habana, el obispo de Roma viajó en el Papamóvil para desplazarse por la ciudad hasta el aeropuerto. Allí su avión, un Boeing 777 de Alitalia, despegó pasadas las 17.30 hora local.

Enemigos y amigos  del alma

EEUU

Al despedirse en el aeropuerto, el Papa criticó el embargo norteamericano que desde hace medio siglo pesa sobre Cuba: “Medidas económicas restrictivas impuestas desde fuera pesan negativamente sobre todos”.

México

El Congreso mexicano votó ayer la reforma del artículo 24 de la Constitución, favorecido por el Papa en su visita. El texto reconoce como derecho participar en ceremonias o actos de culto públicos o privados.

Fidel preguntó: ‘¿Qué hace un Papa?’

En un ambiente de cordialidad, el papa Benedicto XVI se reunió ayer con Fidel Castro en la Nunciatura Apostólica (Embajada de la Santa Sede). El líder histórico de la revolución cubana, que había sido excomulgado por otro Papa, Juan XXIII, le hizo numerosas preguntas. Entre ellas: “¿Qué es lo que hace un Papa?”.

Catorce años después de que el comandante Castro se entrevistase con Juan Pablo II durante la visita que realizó a la isla, Fidel Castro estrechó la mano de otro papa, Benedicto XVI, de quien ya había dicho, tiempo antes de conocerlo, que “tiene la cara de un ángel”.

El coloquio se desarrolló en un ambiente cordial y el Papa y Castro charlaron muy animadamente durante 30 minutos, señaló el portavoz vaticano Federico Lombardi, que precisó que el comandante tenía mucho interés en conocer el pensamiento de Ratzinger sobre diferentes aspectos y le hizo numerosas preguntas. A la inquietud por la misión papal, Benedicto XVI le expresó el sentido de sus viajes por el mundo para confirmar en la fe a los cristianos, así como el servicio de la Iglesia a los pueblos.

En un momento del coloquio se produjo una broma que demostró, según Lombardi, la cordialidad de la cita. Fue cuando Castro bromeó sobre las edades de ambos. El Pontífice tiene casi 85 años y él es un año mayor. El Papa, sonriendo, le dijo: “Sí, soy un anciano, pero todavía sigo haciendo mi deber”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia