Mundo

Pedro Canales: Los mapuches sufren una política ‘racista’ de Estado

El historiador de la Universidad de Santiago de Chile Pedro Canales Tapia realizó un breve análisis sobre el conflicto mapuche en Chile, que este año ha tomado relevancia regional debido a los ataques incendiarios en la Araucanía (principal territorio indígena), el endurecimiento de sanciones contra dirigentes mapuches por parte del Gobierno y los últimos informes de la ONU sobre la “injusta” aplicación de la Ley Antiterrorista en casos de indígenas que piden la reivindicación de sus tierras.

El académico chileno Pedro Canales Tapia estuvo de visita en La Paz para dar varias charlas sobre la ‘discriminación’ de los indígenas por parte del Estado chileno. Foto: MIGUEL CARRASCO

El académico chileno Pedro Canales Tapia estuvo de visita en La Paz para dar varias charlas sobre la ‘discriminación’ de los indígenas por parte del Estado chileno. Foto: MIGUEL CARRASCO

La Razón (Edición impresa) / WÁLTER VÁSQUEZ

00:00 / 04 de agosto de 2013

— ¿Es usted mapuche?

— Sí. Nosotros (los chilenos) tenemos a nivel familiar varios elementos de la historia y del vínculo mapuche, aunque no de primera generación. Pero hay estudios que indican que cerca del 80% de la población de Chile tiene más de alguna ascendencia indígena que puede que con los años se vaya borrando, pero que existe.

— ¿Cuál es la relación de los mapuches con el Estado chileno?

— La relación histórica de los pueblos indígenas, particularmente del pueblo mapuche, con el Estado está fuertemente marcada por el colonialismo. Los planes y programas de los gobiernos han invisibilizado a esta población y su cultura prácticamente quedó anquilosada en el pasado.

Desde el siglo XIX, luego de que el Estado inició lo que llamó “pacificación de la Araucanía” para adueñarse de los ricos territorios del pueblo mapuche —hoy se sabe que fue una “invasión militar”—, comenzó a construir y de-sarrollar un proceso de integración-asimilación, y el discurso preponderante de chilenidad, lo que generó estereotipos muy dañinos para los pueblos indígenas. Hasta el momento no se ha generado una discusión profunda sobre la discriminación que sufren los mapuches, que según el último censo son más o menos un millón y medio, en un país que siempre se declaró blanco europeo y cuyas bases institucionales rechazan todo lo que no sea occidental moderno o racional.

— Esta semana Naciones Unidas emitió algunas recomendaciones sobre este tema. ¿A qué se debe que el Estado chileno rechace este tipo de informes?

— El trasfondo, junto con los elementos colonialistas y de racismo, tiene que ver con una política de Estado que no va a cambiar, tiene que ver con el tema de la chilenidad. Por ello, a los presidentes a los cuales la ONU les ha llamado la atención (MdR. Principalmente sobre la aplicación de la Ley Antiterrorista a indígenas que exigen reivindicaciones sobre su territorio), no les ha importado nada (...). Todos los anteriores gobiernos fueron poco comprensivos con el movimiento mapuche, pero el caso del actual gobierno de Sebastián Piñera ha sido mucho más grosero.

— La exmandataria y actual candidata a la presidencia Michelle Bachelet ha ofrecido reformar la Constitución chilena. ¿Es posible que los indígenas sean, como pide la ONU, reconocidos en la nueva Carta Magna?

— Creo que ella es parte de la lógica de la élite, tiene una visión de la chilenidad muy marcada y no entiende ni entendió durante su gobierno el tema de la diferencia cultural, de la alteridad (NdR. Cambiar de perspectiva tomando en cuenta el punto de vista del otro), de la etnicidad. Además, Bachelet está en deuda con el movimiento mapuche, porque en su gobierno hubo dos jóvenes mapuches muertos, cuyos responsables están en la impunidad.

— Con estos precedentes, ¿cómo se proyecta el conflicto mapuche en los próximos años?

— El Estado chileno apuesta al desgaste. Si revisamos la historia, durante la época de la Colonia y la época Republicana también se pensó siempre en un desgaste, pero los mapuches siempre se pusieron de pie. Esa política de no dialogar y de negarlos es la peor que los gobiernos pueden tener, porque a la larga los fortalece. Los mapuches dicen en su lengua “¡Marici wew!”, “¡Diez veces nos vamos a levantar!”, y aunque sea una frase medio simbólica, poética o ideológica, pues lo van a hacer.

Si la postura del Estado sigue siendo esa, no hay alternativa, van a seguir los encarcelamientos, van a seguir los presos, van a seguir las movilizaciones y eso va a genera tensión. El Estado siempre dice “la tensión siempre complica el desarrollo económico y las inversiones en Chile”, y esa es la manera de justificar la represión, pero los mapuches tienen claro que su aspiración es la autonomía.

Perfil

Nombre: Pedro Canales Tapia

Profesión: Historiador

Cargo: Académico en la Universidad de Santiago de Chile

Especialista en historia indígena

Pedro Canales es profesor, licenciado, magíster y doctor en Historia. Estudio para Profesor de Estado en Historia y Geografía en la Universidad de Santiago de Chile; trabajó en varias casas superiores como la Universidad Pedro de Valdivia, la Universidad del Mar la Serena, la Universidad Ucinf Sede Apoquindo, Vallenar; Universidad de Valparaíso Facultad de Humanidades, UFRO Sede Pucon, entre otros; y obtuvo su doctorado en Procesos Sociales y Políticos en América Latina en la Escuela Latinoamericana de Estudios de Posgrado (Universidad ARCIS, PROSPAL) con su tesis Nada sólo para los indios. Los movimientos indígenas en América Latina. Continuidad y cambio en contextos de modernización, 1930-2009.

Lucha de los mapuches gana peso en la ONU

“Chile no está enfrentando ninguna amenaza terrorista”, aseguró esta semana Ben Emmerson, relator especial para la ONU de derechos humanos y libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo, contradiciendo la postura del Gobierno chileno, que ve algunas protestas indígenas como actos terroristas.

En el marco de las reivindicaciones de tierras y las protestas para lograr mayor autonomía por parte de grupos mapuches —la mayor etnia chilena— en el sur del país, el funcionario de la ONU exhortó al Gobierno y al Poder Judicial a dejar de aplicar la Ley Antiterrorista (creada durante al dictadura de Pinochet 1973-1990) y, en cambio, pidió que se utilizaran las leyes comunes en la decena de casos hoy en curso contra 85 indígenas, informó El País.

Tras una visita oficial que comenzó el 17 de julio, Emmerson dijo que esa norma se ha aplicado de modo discriminatorio y confuso, “lo que ha resultado en una verdadera injusticia y ha menoscabado el derecho a un juicio justo”. Según Emmerson, quien cree que seguir por el mismo camino podría causar “una violencia generalizada” en el sur de Chile, “la legislación  se ha aplicado de forma desproporcionada contra los defendidos mapuches y se ha implementado sin una política coherente y objetiva”, afirmó.

Emmerson pidió además un reconocimiento constitucional para los mapuches dentro del Estado y, “en un plazo definido y relativamente breve”, llamó a crear una “estrategia nacional” para afrontar el conflicto a largo plazo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia