Mundo

Pérez asume en Guatemala, con la violencia como desafío

El general retirado de derecha Otto Pérez asume hoy la presidencia de Guatemala con el compromiso de combatir al crimen organizado en uno de los países más violentos del mundo, donde ayer fue asesinado a tiros un diputado reelecto.

Estreno. El general retirado Otto Pérez asume la presidencia después de los cuatro años de mandato del socialdemócrata Álvaro Colom.

Estreno. El general retirado Otto Pérez asume la presidencia después de los cuatro años de mandato del socialdemócrata Álvaro Colom.

AFP / Guatemala

02:27 / 14 de enero de 2012

Tras cuatro años de gobierno socialdemócrata de Álvaro Colom, Guatemala giró a la derecha, a la espera de un “cambio radical” y animada por el discurso de Pérez, que promete resultados en los primeros seis meses en la reducción de la pobreza, y en materia de inseguridad.

En víspera de la investidura, desconocidos mataron a balazos al diputado opositor derechista Valentín Leal —reelecto en una región controlada por el narcotráfico y que había anunciado que se pasaría al partido de Pérez— cuando viajaba en su auto por el centro de la capital con un hermano, que también murió.

“Lamentamos mucho que estas situaciones se den, por la violencia e inseguridad que no respeta a nadie”, dijo Pérez, del derechista Partido Patriota y que durante la guerra civil (1960-1996) fue jefe de un cuartel de Quiché, limítrofe con Alta Verapaz, de donde era oriundo Leal. Pérez “tiene que hacer consultas más efectivas para que no se retrase la toma de decisiones, porque en Guatemala hay retos coyunturales y estructurales que tienen al país en esta situación” precaria, opinó el politólogo Marco Barahona.

Aunque el 53% de los 14,3 millones de guatemaltecos vive en pobreza y el 49% de los niños menores de cinco años padece desnutrición crónica, el tema de la inseguridad, con un promedio de 16 muertes diarias, centra la angustia de la gente.

“Ahora a la población le preocupa mucho más la violencia, que la misma pobreza en que viven”, dijo Barahona, para quien la penetración del crimen organizado, como el narcotráfico, es la amenaza más fuerte que enfrenta el país.

No obstante, el futuro gobierno se fija metas a corto plazo. “En seis meses los guatemaltecos van a sentir un cambio. Queremos entregar un Estado con un índice de 20 ó 22 homicidios por cada 100 mil habitantes”, dijo Pérez. El próximo ministro del Interior, Mauricio López, promete rápidos resultados con la creación de un viceministerio contra el narcotráfico y de cinco equipos especiales para enfrentar las extorsiones, homicidios, pandillas, asaltos y femicidios.

Según Barahona, Pérez debe usar “como principal arma la apertura al diálogo”, crear canales de comunicación, por ejemplo, con los empresarios para su pretendida reforma fiscal, pues la carga tributaria es apenas del 11% del Producto Interno Bruto (PIB), la más baja del continente.

Cifras de la economía y la justicia

Expansión.

Guatemala cerró 2011 con un crecimiento de 3,8% del PIB, un alza de 23% en el comercio.

Impunidad.

Queda impune el 98% de los casos que llegan a los tribunales. La tasa de homicidios es de 38 por cada 100 mil habitantes.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia