Mundo

Río de Janeiro despliega una logística inédita para recibir al papa Francisco

Para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se realizará entre el 22 y el 28 de julio, se prevé la llegada a Río de 800.000 turistas brasileños y extranjeros, entre los cuales 300.000 son jóvenes peregrinos.

La Razón Digital / Carlos A. Moreno, EFE / Río de Janeiro

11:47 / 18 de julio de 2013

La visita que el papa Francisco realizará a Brasil la próxima semana para participar de la Jornada Mundial de la Juventud ha obligado a Río de Janeiro a desplegar una logística semejante a la de un Carnaval y un esquema de seguridad tan ostentoso como el de una Cumbre de varios jefes de Estado.

"Que el papa me disculpe la comparación, pero la organización de la Jornada es comparable a la de un Carnaval por el número de participantes y de recursos necesarios, así como por su impacto económico en la ciudad", asegura el alcalde de Río, Eduardo Paes.

Las carnestolendas, las principales fiestas de Río de Janeiro, movilizan a millones de personas en centenares de desfiles durante cuatro días y atraen a más de medio millón de visitantes, lo que obliga a las autoridades a montar sofisticadas logísticas de transporte, seguridad y atención sanitaria.

Para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se realizará entre el 22 y el 28 de julio, se prevé la llegada a Río de 800.000 turistas brasileños y extranjeros, entre los cuales 300.000 jóvenes peregrinos, la mayoría de los cuales desembarcará en al menos 10.000 autobuses fletados. Sumados a los cariocas, los participantes en la Jornada pueden llegar a los dos millones de personas.

En tres de las actividades de la Jornada con la presencia del pontífice se espera la participación de más de un millón de personas.

La alcaldía prevé que 1,5 millones de personas estén el jueves 25 de julio en una ceremonia en la que los jóvenes saludarán al papa y que un número similar acuda el día siguiente al vía crucis que será escenificado en el paseo marítimo de Copacabana.

A la misa campal del 28 de julio, con la que Francisco clausurará la JMJ y que se realizará en un descampado en la empobrecida región de Guaratiba, se prevé la asistencia de cerca de 1,2 millones de fieles debido a que será en un local alejado de Río de Janeiro.

Según Paes, esos tres eventos exigirán un esquema logístico y de seguridad similar al que Río de Janeiro monta todos los 31 de diciembre para su famoso Reveillon, la fiesta de Nochevieja que suele atraer a entre 1,5 y 2 millones de participantes.

Para responder a esa marea de gente, el municipio, que ha declarado cuatro días festivos, impedirá la circulación de autobuses fletados en la ciudad, reforzará el sistema de transporte público y bloqueará cientos de vías.

Además movilizará a miles de policías, socorristas, médicos y bomberos, ha montado palcos y altares gigantescos y puestos médicos, de acuerdo con el alcalde.

El esquema de seguridad fue organizado por el Ministerio de Defensa y tuvo que ser reforzado tras las protestas que sacudieron a Brasil en junio pasado y por la decisión de Francisco de utilizar un "papamóvil" abierto y sin blindaje en sus desplazamientos.

El plan inicial preveía la movilización de 12.000 militares y policías tanto en Río como en Aparecida, ciudad sede del mayor santuario brasileño y que el pontífice visitará el miércoles, pero ese número fue elevado a cerca de 20.000, entre los cuales 14.600 miembros de las Fuerzas Armadas.

Tal cifra supera la de 15.000 policías y militares que fueron responsables por la seguridad durante la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20, cumbre que reunió en junio del año pasado en Río de Janeiro a cerca de 50.000 personas, entre las cuales un centenar de jefes de Estado o de Gobierno.

"El papa no sólo es el líder espiritual de la religión con mayor número de fieles en Brasil, el primer pontífice de América Latina y una personalidad carismática que se ha ganado la admiración de millones, sino también un jefe de Estado", justificó Paes.

Las preocupaciones con la seguridad aumentaron tras las masivas protestas por mejores servicios públicos que millones de brasileños protagonizaron en centenas de ciudades en junio pasado, algunas de las cuales terminaron en conflictos entre policías y manifestantes.

Y ya han sido anunciadas algunas manifestaciones en Río durante la visita del pontífice, entre las cuales una de un grupo de ateos y otra de una organización que lucha contra la supuesta idea de que las mujeres son responsables por los abusos sexuales que sufren.

El comandante de la Primera División del Ejército y responsable por todo el plan de seguridad, general José Alberto da Costa Abreu, no descarta que sean convocadas manifestaciones por grupos que defienden temas considerados tabúes para la iglesia, como el aborto, el uso de preservativos y los matrimonios de homosexuales.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia