Mundo

Rusia mostró su poderío bélico en festejos por II Guerra Mundial

Ausencia. Líderes occidentales rechazaron invitación por Ucrania y anexión de Crimea.

Demostración. Oficiales describieron el evento como una exhibición sin precedentes desde la extinción de la URSS. Foto: AFP

Demostración. Oficiales describieron el evento como una exhibición sin precedentes desde la extinción de la URSS. Foto: AFP

La Razón (Edición Impresa) / EFE y AFP / Moscú

00:00 / 10 de mayo de 2015

Rusia mostró su poderío militar al desplegar más de 16.500 soldados, 200 vehículos y 140 helicópteros y aviones en el desfile que conmemoró el 70 aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Fue una exhibición de poder bélico. Más de 16.500 soldados, 200 vehículos y 140 helicópteros y aviones participaron en el desfile militar que conmemoró el 70 aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi en la Gran Guerra Patria, el nombre por el que se conoce en Rusia a la

Segunda Guerra Mundial, un conflicto que le costó a la Unión Soviética el mayor número de bajas de todo el conflicto con 24 millones de fallecidos, un 14% de su población. Rusia conmemora el Día de la Victoria dos días después de que el resto del mundo por la diferencia horaria respecto a la entrada en vigor, el 8 de mayo de 1945, de la rendición firmada por el general alemán Alfred Jodl.

El país celebra, por tanto, en solitario un evento en el que hace gala de su poderío militar y al que acudieron líderes de todo el mundo, comenzando por el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, quien, junto a la directora general de la Unesco, Irina Bokova, asistieron a lo que los medios oficiales rusos describieron como “una exhibición militar prácticamente sin precedentes desde la disolución de la Unión Soviética”.

Exhibición. Cazas rusos surcando el cielo de Moscú.

Amigos. El presidente ruso, Vladímir Putin, que vio cómo los líderes de la Unión Europea y Estados Unidos rechazaban venir a Moscú en este 70 aniversario de la victoria aliada en castigo por el papel de Rusia en apoyo de los separatistas del este de Ucrania, estuvo arropado, en cambio por dirigentes de países amigos. El jefe del Kremlin estuvo flanqueado en la tribuna montada sobre el Mausoleo de Lenin por los gobernantes de China, Xi Jinping, y Kazajistán, Nursultán Nazarbáyev, además de los líderes de Cuba, Raúl Castro; Venezuela, Nicolás Maduro, y países como la India, Sudáfrica, Egipto o Palestina.

La victoria “siempre seguirá siendo la cumbre heroica de la historia de nuestro país..., pero recordamos también a nuestros aliados en la coalición antihitleriana. Agradecemos a los pueblos de Reino Unido, Francia y Estados Unidos su contribución”, señaló Putin. De esta manera, a pesar de que Rusia considera que fueron el pueblo soviético y el Ejército Rojo los que frenaron finalmente el avance de los nazis, Putin agradeció la contribución de la coalición aliada a la victoria sobre la Alemania nazi. El jefe del Kremlin también abogó por la creación de un sistema de seguridad colectiva libre de bloques militares, tras señalar que el sistema de colaboración nacido de la lección de aquella guerra está desapareciendo. “Nuestra tarea común debe ser la creación de un sistema de seguridad igualitaria para todos los Estados. Un sistema adecuado a las amenazas actuales, construido sobre la base de los principios regionales, globales y no alineados”.

Por primera vez en las conmemoraciones por el final de la Segunda Guerra Mundial en Moscú, se guardó un minuto de silencio en memoria de los caídos. Después, Putin y la treintena de líderes mundiales que lo acompañaban depositaron flores ante la Tumba del Soldado Desconocido, donde arde la llama eterna.

Putin. Al frente del desfile con el retrato de su padre.

Putin marchó con retrato de su padre herido en la guerra

Por las calles, una vez concluido el desfile, cientos de miles de personas llegadas de todos los puntos de Rusia marcharon en un multitudinario cortejo por el centro de Moscú hacia la Plaza Roja, blandiendo retratos de sus familiares que combatieron o murieron en la Gran Guerra Patria, como se conoce aquí a la contienda.

Al frente del desfile se encontraba el propio Putin con un retrato de su padre, combatiente contra el nazismo, que fue herido cuando el Ejército Rojo intentaba romper el cerco de Leningrado, según reconoció recientemente el propio líder ruso en un artículo de prensa.

“Soy muy feliz, ya que mi padre está conmigo, pues tengo su retrato en mis manos, y cientos de soldados pueden acudir hoy a la Plaza Roja, aunque sea en fotos de la mano de sus familiares”, aseguró Putin a la prensa local.

Homenaje. Desde la Plaza Roja, dirigentes y mandatarios invitados marcharon a pie hacia los Jardines de Alejandro, al pie de las murallas y donde se encuentra el monumento a los soldados soviéticos caídos en la Segunda Guerra Mundial.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia