Mundo

Rusia llegó a las urnas en clima de ebullición, pese a su economía

Estabilidad. La turbulencia mundial afectó poco al gran productor de hidrocarburos

Infografía

Infografía

La Razón / AFP, Moscú

00:20 / 04 de marzo de 2012

El equlibrio económico es precisamente el mayor mérito del primer ministro Vladimir Putin, el favorito a la victoria en las elecciones presidenciales de hoy, para volver en gloria y majestad al Kremlin después de cuatro años al frente del Gobierno.

Para muchos, las cifras avalan la gestión del hombre fuerte de Rusia en los últimos 12 años: el año pasado la economía de Rusiase expandió el 4,2%, los ingresos reales de la población se incrementaron en el 5,9% y las estadísticas oficiales cifraron el desempleo en apenas el 6,6%.

   Sin embargo, este panorama casi idílico, en comparación con algunas economías occidentales, se ve amenazado por el creciente descontento de algunos sectores de la población con el sistema político edificado por Putin desde que llegó al poder, el 31 de diciembre de 2000Descontento. El descontento se tradujo en protestas multitudinarias, las mayores en los últimos 20 años, después de las elecciones parlamentarias de diciembre, que fueron calificadas de fraudulentas por todas las fuerzas opositoras.

   La magnitud de las manifestaciones opositoras llevó al presidente saliente, Dmitri Medvedev, a poner sobre el tapete un proyecto de reforma política que incluye la liberalización de las normas para la inscripción de los partidos políticos y enmiendas a las leyes electorales.

   Aunque el actual jefe del Kremlin ha declarado su propósito de que los respectivos proyectos de ley sean aprobados antes de que él deje el cargo, en mayo, las perspectivas de su reforma se antojan más que difusas una vez que Putin se reinstale en la jefatura del Estado.  

  Con una retórica propia de los tiempos de la Guerra Fría, el Kremlin ha denunciado que los descontentos son financiados desde el exterior y ha apelado al patriotismo para hacer frente a los que buscan “socavar la estabilidad de Rusia”.

   Desde la oposición replican que el mayor peligro para la estabilidad de Rusia radica en su sistema político, diseñado a la medida de Vladimir Putin, en la falta de reformas económicas estructurales y la corrupción de grandes magnates favorecidos por el Gobierno.

Primer Ministro ruso queda ungido presidente en las elecciones de hoy

Los sondeos le daban un triunfo que superaba holgadamente el 50%AFP, MOSCÚ

Vladimir Putin, el hombre fuerte de Rusia en este siglo XXI, se apresta a retomar formalmente las riendas del país —que en realidad nunca soltó—, para asumir una labor que en su momento comparó con la de un esclavo: “todos estos ocho años trabajé como esclavo de galeras, de la mañana a la noche”, dijo Putin en febrero de 2008, al resumir su gestión al frente del Kremlin, tres meses antes de entregar el cargo a Dmitri Medvedev, su protegido.

Con sus 59 años bien llevados, Putin, el exagente del KGB que el 31 de diciembre de 1999 el entonces presidente ruso, Borís Yeltsin, presentó al país y al mundo como su sucesor, se muestra dispuesto a asumir el mando con renovados bríos. Sus detractores se burlan de la imagen de macho alfa que proyecta de él, con su evidente consentimiento, la propaganda.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia