Mundo

Secuestro en Sídney acaba con tres muertos, incluido el agresor

Identidad. Man Haron Morris era de origen iraní y vivía como refugiado desde 1996

Auxilio. Una mujer es evacuada de emergencia por los servicios de salud, en la capital australiana.

Auxilio. Una mujer es evacuada de emergencia por los servicios de salud, en la capital australiana. AFP.

La Razón (Edición Impresa) / EFE / Sídney

00:49 / 16 de diciembre de 2014

Tres personas murieron, el secuestrador y dos rehenes, y cuatro resultaron heridas cuando la Policía australiana intervino ayer para liberar a las personas retenidas durante 17 horas por un supuesto clérigo musulmán en un café del centro de Sídney.

El secuestrador, que llegó a tener 17 rehenes, era Man Haron Monis o jeque Haron, un autoproclamado clérigo musulmán de origen iraní, perteneciente a la línea dura y con antecedentes por violencia, que ha protagonizado numerosas protestas en Australia contra la intervención militar en Afganistán, según la Policía.

Las otras dos víctimas eran dos rehenes, una mujer de 38 años y un varón de 34, que fueron declarados muertos tras ingresar en un hospital, de acuerdo con el informe policial. Los heridos son tres mujeres, una de ellas con herida de bala, y un agente policial, que fueron atendidos en hospitales de la zona.

Operativo. El comisionado Andrew Scipione, de la Policía del estado de Nueva Gales del Sur, declaró en rueda de prensa en Sídney que la situación llegó a un punto en el que hubo que tomar una decisión y subrayó que la operación policial llevada a cabo de madrugada logró “salvar muchas vidas”.

El llamado jeque Haron entró el lunes por la mañana en el local Lindt Chocolate Cafe, situado en la zona financiera Martin Place, en pleno centro de Sídney, y secuestró a las personas que había en su interior, personal y clientes.

Entre sus primeras acciones estuvo obligar a dos mujeres a que sujetasen una bandera en el cristal de la entrada con un mensaje escrito en árabe que decía: “No hay otro Dios que Alá y Mahoma es su profeta”, la shahada o declaración de fe musulmana.

Una vez concluido el secuestro, el comisionado Scipione dijo que el secuestrador llegó a tener 17 rehenes, de los cuales cinco se escaparon en las primeras horas y otros cinco momentos antes de que comenzase la operación policial.

Tras saber del secuestro, la Policía acordonó la zona, evacuó edificios y estableció contacto con el secuestrador que, según los medios locales, reclamó hablar con el primer ministro, Tony Abbott, y que le entregasen una bandera del Estado Islámico (EI).

Los cuerpos de seguridad se decidieron a intervenir después de cerca de 17 horas de secuestro, en la madrugada australiana. Desde el exterior se vio gran actividad de agentes y se oyeron varias ráfagas de disparos, que iluminaron el interior del café y alguna explosión. Los rehenes comenzaron a salir del café, algunos con las manos levantadas. Según el Canal 7, fueron siete las personas liberadas por los agentes.

Ambulancias con personal sanitario y vehículos de bomberos se situaron en cercanías para atender a los heridos, dos de los cuales necesitaron reanimación cardiaca. El primer ministro australiano calificó el secuestro de un acto con “motivaciones políticas” y se reunió a lo largo del día dos veces con el Comité de Seguridad Nacional.

Secuestrador tenía varios antecedentes policiales

El autor del secuestro nació con el nombre de Manteghi Bourjerdi en 1964 en Irán, antes de mudarse a Australia como refugiado, en 1996. La nueva vida requería un nuevo nombre y adoptó el de Man Haron Monis y el título de jeque Haron, aunque a veces ha usado el alias de Mohammad Hassan Manteghi, según el diario local Sydney Morning Herald.

Entre 2000 y 2002 trabajó en Wentworthville, un suburbio de Sídney, como chamán o curandero y otras actividades que llevaron a la Policía a detenerlo en marzo, acusado de haber abusado sexualmente de una clienta. Man Haron Haris dijo que el proceso está políticamente motivado y se comparó con Julian Assange, el fundador de WikiLeaks.

Entre 2007 y 2009, el jeque Haron y su compañero Amirha Droudis lideraron una campaña de protestas contra la intervención militar de Australia en Afganistán. En 2009 se declaró en los tribunales de justicia un activista pacífico y en una ocasión se encadenó. El autodenominado jeque Haron fue condenado a 300 horas de servicio comunal. En 2013, la Policía presentó cargos contra él como supuesto cómplice en la muerte de su exesposa, Noleen Pal.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia