Mundo

Suspenden proceso a jefes de guerrilla

La cúpula fue acusada por graves violaciones a derechos humanos

Info FARC.

Info FARC.

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Bogotá

02:00 / 24 de septiembre de 2015

La Fiscalía de Colombia anunció ayer la suspensión de las imputaciones contra miembros de la cúpula de las FARC por “graves violaciones a los derechos humanos”, para adecuarse al acuerdo de justicia alcanzado en Cuba. “En virtud de este acuerdo en materia de justicia transicional, he impartido instrucciones muy precisas para que se suspendan todas las imputaciones que estaban programadas contra la cúpula de las FARC (...) por graves violaciones a los derechos humanos”, declaró el fiscal general Eduardo Montealegre, en rueda de prensa.

Montealegre dijo que la Fiscalía tenía programado en este segundo semestre hacer más de 50 imputaciones contra miembros del Secretariado y el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), principal y más antiguo grupo rebelde del país, en diálogos de paz con el gobierno desde hace casi tres años.

Sin embargo, ante la firma ayer en La Habana de un acuerdo sobre justicia, punto neurálgico del proceso de paz para poner fin a más de medio siglo de conflagración interna, el ente acusador debe adecuarse a este “hecho histórico” para Colombia. “La Fiscalía debe adaptar de manera inmediata el modelo de investigación que está adelantando a lo que será la justicia transicional cuando se firme el acuerdo (final) en La Habana”, indicó.

Acuerdos. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el jefe de las FARC, Timoleón Jiménez (Timochenko), sellaron en La Habana un pacto de justicia especial para todos los actores del conflicto armado, que crea una “jurisdicción especial para la paz”.

El pacto sobre justicia contempla la creación de un tribunal especial y juicios y penas de privación de libertad para responsables de crímenes de lesa humanidad, toma de rehenes, ejecuciones extrajudiciales y violencia sexual, pero amnistía para delitos políticos.

Las FARC, principal guerrilla de Colombia con unos 7.000 combatientes, tienen investigaciones en su contra por “más de 38.000 hechos cometidos durante el conflicto armado colombiano, relativos a violaciones al Derecho Internacional Humanitario, secuestro, violencia y reclutamiento de menores de edad”, reveló Montealegre. Sumados a los casos de desplazamiento forzado, las pesquisas “podrían ascender a cerca de 100.000”, manifestó el funcionario, quien también añadió que las condenas ya proferidas contra los miembros de las FARC se acercan a las 2.000.

Montealegre afirmó así que los delitos que podrían ser objeto de amnistías, según el acuerdo, incluyen el de rebelión y otros conexos, “excluyendo los de competencia de la CPI (Corte Penal Internacional, a la que Colombia reconoce jurisdicción desde su adhesión al Estatuto de Roma)”.

Santos, el presidente pacifista

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia desde hace más cinco años, se ha ido imponiendo como el impulsor de la paz en su país, afectado desde hace más de medio siglo por el conflicto armado más antiguo de América Latina.

“La paz está cerca”, sentenció ayer, antes de encontrarse con los negociadores del proceso iniciado en noviembre de 2012 con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Simbólicamente, incluso, viste cada día una pequeña paloma de la paz en su chaqueta, un prendedor metálico que suele ofrecer a quienes lo visiten.

Liberal formado en la London School of Economics, Santos, de 64 años, se propuso finalizar una guerra que mina humana y económicamente su país, que sin embargo, es la democracia más antigua de Latinoamérica, una región que ha vivido por décadas sucesivos golpes de Estado.

‘Timochenko’, el líder que busca la paz

El jefe máximo de las FARC, Timochenko, que protagonizó en Cuba un encuentro histórico con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, es el guerrillero que lleva la paz al grupo insurgente más antiguo del continente tras medio siglo de conflagración.

Rodrigo Londoño, conocido por sus nombres de guerra Timoleón Jiménez o Timochenko, líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde hace casi cuatro años, ha guiado a los insurgentes en las negociaciones con el Gobierno colombiano en La Habana en noviembre de 2012.

“Es el hombre que pasará a la historia por llevar a las FARC a un proceso de paz”, dijo Ariel Ávila, analista de la Fundación Paz y Reconciliación, especializada en el conflicto armado colombiano.  Para Ávila, Timochenko, “uno de los tipos más queridos en las FARC” por su estrecha relación con el fallecido líder histórico de esa guerrilla, Manuel Marulanda (Tirofijo), siempre será recordado por su rol clave en el camino a la paz de Colombia.

Nacido el 22 de enero de 1959 en Calarcá (Quindío), en plena zona cafetera de Colombia y muy cerca del pueblo natal de Tirofijo, Timochenko fue uno de los guerrilleros de mayor confianza del fundador de las FARC, tanto que fue quien anunció públicamente su muerte, ocurrida por un infarto el 26 de marzo de 2008.

Pero no fue hasta el 4 de noviembre de 2011, cuando el sucesor de Tirofijo, Alfonso Cano, fue abatido en una operación militar, que Timochenko tomó las riendas del grupo, surgido de una insurrección campesina en 1964. A los 52 años, con un perfil de estratega militar y reputación como jefe de la inteligencia guerrillera, se convertía así en 2011 en el tercer líder de las FARC, actualmente con unos 7.000 soldados en sus filas, según cifras oficiales.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia