Mundo

Terremoto revive miedo y solidaridad en México al dejar al menos 149 muertos

Esta vez el sismo se sintió con más fuerza en la capital que el registrado el 7 de septiembre, de magnitud de 8,2 en la escala de Richter, dado que el epicentro fue más cercano, en el límite entre los estados de Puebla y Morelos y a 120 kms de la Ciudad de México.

Un edificio se desploma en México a metros de varios transeúntes

La Razón Digital / EFE / México

23:39 / 19 de septiembre de 2017

Un fuerte sismo de magnitud 7,1 sacudió hoy México dejando hasta ahora 149 muertos en varias regiones, incluyendo a la capital del país, que revivió escenas del terremoto de 1985 con una treintena de edificios colapsados y miles de personas participando en las labores de ayuda.

El temblor se produjo a las 13.14 hora local (18.14 GMT), dos horas después de efectuarse un simulacro conmemorativo del poderoso temblor de 1985, de magnitud 8,1.

Esta vez el sismo se sintió con más fuerza en la capital que el registrado el pasado 7 de septiembre, de magnitud de 8,2 en la escala de Richter, dado que el epicentro fue más cercano, en el límite entre los estados de Puebla y Morelos y a 120 kilómetros de la Ciudad de México.

El sismo del 7 de septiembre, el más poderoso desde 1932 en el país con magnitud 8,2, dejó 78 muertos en Oaxaca, 16 en Chiapas y 4 en Tabasco, para un total de 98.

De acuerdo con las autoridades, hasta el momento se han contabilizado 55 muertos en Morelos, 49 en Ciudad de México, 32 en Puebla, 10 en el Estado de México y 3 en Guerrero a causa del nuevo temblor.

El jefe del Gobierno de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, informó que hasta el momento se registró el colapso de 30 edificios y el despliegue de 50.000 elementos de la administración capitalina para efectuar labores de remoción de escombros y atención a víctimas.

Entre los edificios colapsados se encuentra el colegio Enrique Rebsamen, en el sur de la ciudad, donde ocho niños y una maestra perdieron la vida, según un informe preliminar, ya que continúan las labores de rescate en el lugar.

"Tenemos cuadrillas de cientos y miles de trabajadores del Gobierno de la ciudad que hoy están presentado auxilio. Estamos permanentemente en coordinación y comandando esta acción", aseveró.

Mientras los servicios de rescate trabajan en la búsqueda de personas atrapadas en edificios derrumbados, miles de personas participan espontáneamente en la limpieza de escombros y la búsqueda de víctimas, dirigen el intenso tránsito para facilitar el desplazamiento de los cuerpos de emergencia o acuden con agua y alimentos para los rescatistas.

Con el cuerpo cubierto de polvo y las piernas llenas de rasguños, el español Alberto Morales ayudaba a sacar escombros en uno de los edificios que han caído en la capital.

"Se siente una impotencia de no poder hacer nada. Pero se veía venir; esta zona está sobre agua", afirmó a Efe el joven a escasos metros de un edificio de la colonia (barrio) Narvarte, de al menos cuatro plantas y completamente colapsado.

Unos minutos después de que este movimiento telúrico impactara, Morales se lanzó a remover escombros. "Estuve hora y media ayudando, y quedó una persona arriba, pero ya la están escuchando porque necesitan que haya mucho silencio", indicó.

De hecho, en un primer momento fue la propia ciudadanía la que se movilizó e inició las labores de rescate. "Toda la gente quiere ayudar, pero somos demasiados ya", explicó Morales, que lleva siete años en México.

En otra parte de la ciudad, la colonia Condesa, los rescatistas pedían silencio para escuchar las instrucciones encima de lo que ha quedado de un bloque de apartamentos. Demandaban cubos para ir retirando los escombros.

Los voluntarios recorrían rápidamente los locales y portales de la calle y en poco tiempo, cubetas y recipientes de todos los colores comenzaron a llegar. Formando largas hileras, los voluntarios se pasaban los escombros para limpiar la zona poco a poco.

La presencia de voluntarios ante los inmuebles colapsados evoca la oleada de solidaridad que cundió por la ciudad tras el devastador terremoto de magnitud 8,1 que hace exactamente 32 años, el 19 de septiembre de 1985, dejó 10.000 muertos, según fuentes oficiales, y 45.000, de acuerdo con agrupaciones civiles.

Al igual que entonces, el suministro de electricidad en la capital se cortó y el Metro dejó de prestar servicio los primeros 30 minutos después del terremoto.

Los servicios de comunicación telefónica se interrumpieron por el sismo y al momento se mantienen saturados. Las autoridades han pedido a la población que solo los use para emergencias y para localizar a sus familiares y que eviten enviar fotos y vídeos.

Miles de personas caminaban por las calles de la capital para intentar volver a sus casas, la mayoría con sus teléfonos móviles en la mano tratando de comunicarse con familiares, algunos incluso subidos en los pedestales de los postes de alumbrado público para tratar de conseguir señal.

"Hago un respetuoso llamado a la población para que mantengamos serenidad y estemos atentos a los llamados y las alertas y recomendaciones de Protección Civil", dijo el presidente Enrique Peña Nieto a periodistas, mientras la cifra de víctimas aumentaba minuto a minuto.

El mandatario se dirigía a Oaxaca para evaluar el avance de las labores de reconstrucción tras el terremoto del 7 de septiembre, pero decidió volver a la capital al producirse el nuevo sismo.

Peña Nieto también pidió a las personas evitar regresar a sus hogares a recuperar pertenencias personales, ya que pueden suscitarse réplicas y los edificios que quedaron dañados podrían desplomarse.

Por esa razón, la Secretaría de Educación Pública suspendió clases hasta nuevo aviso en planteles de Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Puebla, veracruz y Tlaxcala. (19/09/2017)

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia