Mundo

Turquía resiste las presiones de aliados

No quiere implicarse más contra el EI para no fortalecer a los kurdos

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Estambul, Turquía

02:35 / 19 de octubre de 2014

Turquía sigue haciendo oídos sordos a sus aliados y negándose a implicarse más en la lucha contra los yihadistas, para no fortalecer a los kurdos y no verse arrastrada de lleno en el conflicto sirio, según varios analistas.

Desde hace semanas, Turquía recibe una lluvia de críticas e inclusive amenazas por no ayudar militarmente a la ciudad siria de Kobane, situada en su frontera y defendida por milicianos kurdos.

El Parlamento ha autorizado al Gobierno a intervenir en Siria e Irak contra la organización Estado Islámico (EI), pero Ankara se niega a abrir su base aérea de Incirlik a los aviones de la coalición internacional liderada por Estados Unidos que está bombardeando a los yihadistas en ambos países.

De la misma forma, el Ejecutivo se niega a desplegar sus tropas en esos países para detener el avance del EI.

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, reiteró que no va a ceder, y afirmó que lo de Kobane es una excusa para presionar a Turquía.

Detrás de esta actitud está el rechazo de Ankara de ayudar a los kurdos de Siria, y por extensión al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un movimiento secesionista que desde 1984 ha llevado a cabo una guerra de guerrillas en el sureste turco.

En los últimos días, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha metido en el mismo saco al PKK, con el que el gobierno de Ankara lleva adelante un delicado proceso de paz, y al Estado Islámico, tachándolos de “terroristas”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia