Mundo

Vázquez asume en Uruguay y anuncia guerra contra el alcohol

Retorno. El líder izquierdista vuelve al poder después de cinco años.

Acto. El cambio de mando en Montevideo se realizó al pie del monumento de José Artigas y delante del pueblo uruguayo, luego fue una fiesta popular. Foto: EFE

Acto. El cambio de mando en Montevideo se realizó al pie del monumento de José Artigas y delante del pueblo uruguayo, luego fue una fiesta popular. Foto: EFE

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Montevideo

03:52 / 02 de marzo de 2015

Arropado por miles de uruguayos, Tabaré Vázquez asumió la presidencia de Uruguay prometiendo mejoras en infraestructura y bienestar social, y anunciando una guerra al alcohol como la que lideró contra el tabaco durante su primera presidencia.

Como hace cinco años, José Mujica y Vázquez protagonizaron el cambio de mando pero esta vez fue el médico el que recibió la banda de manos del popular Pepe iniciando el tercer mandato de izquierda en la historia del país.

Pocas horas después, por cadena nacional, este oncólogo, empresario y masón de 75 años mostró su estilo ejecutivo —muy distante del de Mujica— al presentar los lineamientos de su gobierno.

Vázquez estableció como pilares la mejora del sistema educativo, el desarrollo de la infraestructura y el cuidado integral de los más vulnerables, objetivos que buscará cumplir sin descuidar los equilibrios macroeconómicos.

Anunció además que desarrollará acciones “muy fuertes” contra el consumo de alcohol, como las que promovió durante su primer gobierno (2005-2010) contra el tabaco, que enfrentaron al país con la tabacalera Philip Morris en un litigio que sigue en marcha.

En su discurso de 36 minutos Vázquez no mencionó, en cambio, la implementación de la inédita ley que reguló el mercado de la marihuana, impulsada por Mujica y aprobada en diciembre de 2013.

La norma legalizó el autocultivo, los clubes de cannabis y la venta al público de la droga en farmacias, previo registro y bajo control estatal. Pero la comercialización de la sustancia en farmacias aún no fue implementada y el propio Vázquez indicó que ve el plan con desconfianza.

Vázquez —que llegó al poder tras vencer en segunda vuelta al centroderechista Luis Lacalle Pou con el 53,6% de los votos— accedió a la presidencia “como hace diez años, decidido a concretar”, dijo el politólogo Adolfo Garcé, en  la estatal radio Uruguay.

Lejos de perder protagonismo como presidente saliente, Mujica siguió atrayendo a las cámaras en sus últimas horas como gobernante y en las primeras de expresidente. Por la tarde recibió en su chacra al rey emérito de España, Juan Carlos de Borbón, y por la noche mantuvo un encuentro con el gobernante cubano, Raúl Castro. Charo Baroni, que se acercó a la plaza para decir adiós al exmandatario, cree que el estilo y las decisiones de Mujica marcaron “un antes y un después” en Uruguay.

“Es el mejor presidente que hemos tenido. Me da pena que se vaya, Tabaré también es bueno, pero el Pepe, es el Pepe”, declaró a la AFP esta ama de casa de 66 años.

Vázquez admitió el domingo a periodistas que el exguerrillero “es toda una figura importantísima en el contexto nacional e internacional”. “Tiene que ser un punto de referencia de primer orden”, sostuvo sobre su antecesor.

Vázquez vuelve al poder en un país que conoció 12 años de crecimiento económico ininterrumpido y tiene cifras de desempleo históricamente bajas, pero sin el celebrado “viento de cola” que en los últimos años le imprimieron a la economía altos precios de commodities como la soja y la carne, y la expansión de la región.

 En su discurso, el flamante gobernante prometió mantener la inflación en el rango meta del Gobierno (3 a 7%) y controlar un creciente déficit fiscal (3,5% del PIB). Agregó que conducirá una política exterior abierta al mundo.

Mujica se fue fiel a su estilo

AFP / Montevideo

La peta celeste de ‘Pepe’ Mujica.

Realizó su habitual caminata por el barrio, manejó su tractor y tras ver por Tv, en su ya famosa modesta casa rural, el juramento de su sucesor Tabaré Vázquez, José Mujica se subió ayer a su peta para ir por última vez como presidente a la sede del gobierno uruguayo.

Con su habitual vestimenta informal y una sencilla gorra de visera, como todos los días, poco después de las 08.00 Pepe Mujica salió junto a su esposa para realizar su caminata diaria.

Luego trabajó un rato en su tractor hasta que poco después de 09.00 arribó a la chacra el cineasta serbio Emir Kusturica y su equipo, que ha seguido a sol y sombra al gobernante en los últimos días para completar el rodaje de un documental.

A media mañana, ya de impecable traje gris, este exguerrillero que conquistó al mundo con su vida espartana, su discurso anticonsumo y la regulación del mercado de la marihuana, se subió a su también famosa peta celeste —que no condujo— para dirigirse a la céntrica plaza Independencia, donde entregó la banda presidencial a Vázquez.

En Twitter, cientos celebraban su mandato bajo el hashtag #GraciasPepe. Mujica deja el cargo con más del 60% de popularidad. Como había anunciado, el lunes comenzará  en su chacra un bachillerato agrario que ya tiene 60 alumnos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia