Mundo

Venezuela decide este domingo si existe el chavismo sin Chávez

A pocas horas para los comicios del domingo, las autoridades redoblan esfuerzos para poner a punto el material y el equipamiento de votación

Campaña. Seguidores del presidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro, en el acto de cierre de su campaña electoral, el 11 de abril.

Campaña. Seguidores del presidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro, en el acto de cierre de su campaña electoral, el 11 de abril. EFE.

El País / Caracas

00:04 / 14 de abril de 2013

Las elecciones presidenciales de este domingo, las primeras sin la presencia física de Hugo Chávez en 15 años, se han convertido en un referéndum sobre la continuidad hasta 2019 de la revolución bolivariana que el comandante fallecido encarnó y que ha dividido políticamente a Venezuela.

El duelo lo protagonizan Nicolás Maduro, el “candidato de la patria” como le llama la propaganda oficial, hijo y heredero del “Cristo de los pobres”; y Henrique Capriles, líder de una alianza de pequeños grupos opositores, derrotado en los comicios del 7 de octubre. Y contra pronóstico, según sondeos internos de algunas empresas de opinión, el resultado del combate parece más ajustado e incierto de lo que nadie pudo prever hace tan sólo un mes.

Pero las elecciones son también las últimas en las que Chávez ha hecho campaña. La retórica del régimen ha elevado a las alturas al líder bolivariano. Sus retratos, palabras y anécdotas han estado presentes cada minuto en las radios y televisiones públicas, y en cada acto y frase de Maduro, cuya campaña ha tenido un carácter intencionadamente religioso.

Maduro, de 50 años, un hombre nada arrogante, según quienes le conocen, carga sobre sus hombros con la responsabilidad de demostrar que el chavismo sin Chávez es posible. Una verdadera prueba de fuego cuando los problemas sobre la economía venezolana se acumulan. Maduro —antiguo conductor de autobuses, sindicalista y excanciller— en su primera campaña ha advertido que las misiones (el gran programa de asistencia social de Chávez) están en peligro si gana su rival. También ha prometido luchar contra la inseguridad ciudadana y se ha comprometido a solucionar los problemas en las infraestructuras y servicios públicos.

Capriles, un abogado de 40 años, ha aprovechado esta segunda oportunidad para emplear un discurso más agresivo, gracias al cual ha logrado sacar de la depresión a la oposición, hundida tras los descalabros de las elecciones de octubre y las regionales de diciembre. Al grito de “Yo no soy la oposición, soy la solución”, ha devuelto golpe por golpe a Maduro, a quien ha llamado “mentira fresca”, y definido a todo su entorno como un grupo de “enchufados”.

El líder opositor ha denunciado la intromisión de los cubanos en Venezuela (se calcula que hay más de 40 mil en el país) y la posibilidad de que el chavismo cometa un fraude. Hasta ahora la oposición prefería eludir las irregularidades por temor a que desanimase a sus partidarios a acudir a las urnas. Ahora la situación ha cambiado y el candidato ha pedido a sus seguidores que vigilen las mesas de votación.

Observador boliviano en Venezuela

Proyecto

El diputado Héctor Arce (MAS) se constituyó como observador a los comicios electorales que se llevan adelante este domingo en Venezuela. Arce afirmó que el pueblo venezolano, con su voto, dará continuidad al trabajo del extinto Hugo Chávez, ya sea a través del proyecto de Nicolás Maduro o el de Henrique Capriles; luego agregó que estas elecciones son importantes no sólo para Venezuela, sino para el conjunto de los países de la región.

Unos 19 millones se hallan habilitados para votar hoy

Unos 19 de los 29 millones de venezolanos están habilitados para votar en los comicios del domingo, en los que el presidente encargado, Nicolás Maduro, busca suceder al fallecido mandatario Hugo Chávez ante el líder opositor Henrique Capriles, que acude a su segunda apuesta presidencial.

39.018 mesas electorales en más de 13.630 centros de votación estarán habilitados desde las 06.00 locales hasta las 18.00 para que exactamente 18.802.643 venezolanos puedan ejercer ese derecho.

De ese total de electores, 100.495 (0,53% del total) están radicados en el exterior, principalmente en Estados Unidos y España, y pueden sufragar en alguna de las 126 ciudades donde hay sedes diplomáticas venezolanas.

La votación será electrónica en todo el país y se estima que cada elector demore cerca de un minuto en ejercer su derecho, aunque en los centros en el exterior funcionará el viejo sistema manual. Además, más de 170 acompañantes internacionales presenciarán las votaciones.

No será fácil cumplir con las promesas electorales   

El presidente que resulte elegido en los comicios del domingo en Venezuela recibirá un país con una compleja situación económica, que contrasta con sus ingresos petroleros y pone en duda el cumplimiento de las múltiples promesas heredadas de la recién concluida campaña.

Maduro aseguró que mantendrá en alto las banderas de la revolución y el socialismo, especialmente en materia de programas sociales. Asimismo, ha prometido construir un nuevo estadio de béisbol y uno de fútbol en Caracas, un fondo minero nacional, la ampliación de carreteras, teleférico y tres alzas salariales este año, que en total elevará hasta un 45% el salario mínimo de 2.047 bolívares ($us 324).

Por su parte, Capriles, que ha cuestionado la “regaladera” por parte de la actual Administración a aliados en otros países, ha dicho que prevé, con el apoyo privado, la construcción de unas 200 mil viviendas al año. También un aumento salarial general del 40% y ajustar en el mismo porcentaje las pensiones, así como la creación de un fondo para medicinas para pensionados, entre otras promesas.

Sin embargo, la cristalización de estos compromisos no es, a juicio de expertos, una tarea fácil por cuenta de un escenario económico en el país afectado por la devaluación de la moneda, una inflación de dos dígitos y un control cambiario vigente desde 2003, que ha derivado en desabastecimiento en un país importador.

“Quien resulte electo el domingo (...) no la va a tener fácil. Hay unos problemas apremiantes que tiene la economía venezolana que necesitan solución, que se han venido acumulando”, declaró a EFE el director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros. Mencionó entre los problemas la escasez, el desabastecimiento, los servicios básicos, especialmente la energía eléctrica, así como un “exceso de burocratismo”, ineficiencia en las empresas públicas y la corrupción.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia