Mundo

Venezuela vota por mantener a Chávez en el poder o dar un giro con Capriles

Los más de 13.800 centros electorales empezaron a abrir a las 06H00 locales (10H30 GMT), constató un periodista de la AFP. Desde muy temprano, largas colas empezaron a formarse en los colegios de este país, donde la participación en los comicios es tradicionalmente muy elevada, en torno al 75% del censo.

La Razón Digital / AFP, Anna Pelegrí / La Paz

08:24 / 07 de octubre de 2012

Hugo Chávez busca este domingo su reelección para permanecer dos décadas en el poder en la petrolera Venezuela, frente al joven ex gobernador Henrique Capriles Radonski, que preconiza un cambio del modelo socialista, en las elecciones presidenciales más inciertas desde 1998.

Los más de 13.800 centros electorales empezaron a abrir a las 06H00 locales (10H30 GMT), constató un periodista de la AFP. Desde muy temprano, largas colas empezaron a formarse en los colegios de este país, donde la participación en los comicios es tradicionalmente muy elevada, en torno al 75% del censo.

Unos 19 millones de venezolanos están llamados a votar hasta las 18H00 locales (22H30 GMT) o hasta que haya personas esperando en los centros, custodiados por casi 140.000 militares.

"Desde este momento (los venezolanos) ya pueden estar votando" con "gran alegría, con gran tranquilidad", dijo a la televisión oficial VTV la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena.

"Estoy aquí desde las dos de la mañana con mi motivo y razón de ejercer el voto para continuar lo que hemos logrado", dijo a la AFP Richard Lozano, en la cola de un centro de votación del barrio popular de Petare, en Caracas.

El campo chavista se movilizó desde la madrugada con su tradicional toque de diana por todo el país. Su estrategia es asegurarse de que funcione su campaña 1x10: cada responsable debe encargarse de velar porque diez personas voten.

La oposición en cambio ha pedido el uno más dos: todo aquel que votó en sus primarias de febrero debe convencer a otras dos personas de apoyar a Capriles.

Chávez pide el triunfo para profundizar su revolución socialista y confía en que las clases populares, que se benefician de los programas sociales financiados por la renta petrolera, vuelvan de nuevo a apoyarlo en las urnas.

En el poder desde hace casi 14 años, el presidente intensificó su campaña en las últimas dos semanas, pidiendo el voto de los indecisos, que a la luz de las últimas encuestas podrían ser decisivos.

El mandatario encabeza la mayoría de los sondeos, pero Capriles recortó distancias a lo largo de una campaña en la que recorrió palmo a palmo el país, en una lucha que comparó con la de David contra Goliat.

Chávez, de 58 años, se ha esforzado en los últimos meses en proyectar una imagen revitalizada después de que un cáncer, detectado en 2011 y cuya ubicación nunca reveló, le obligara a pasar largos períodos apartado de la escena pública.

Antaño hiperactivo, omnipresente y muy hablador, el mandatario, al frente del país con las mayores reservas de crudo mundiales e influyente actor en Latinoamérica, afirma que está curado, pero también ha advertido de que ya no es un "caballo desbocado".

Dieciocho años menor, Capriles se ha dejado ver en pleno derroche de energía visitando más de 300 pueblos en los últimos meses con el propósito de demostrar que representa una nueva forma de hacer política, próxima a la gente y preconizando un modelo inspirado en el brasileño -que concilie los sectores público y privado-, frente al desgaste del chavismo.

Este ex gobernador del populoso estado de Miranda (norte) fue elegido candidato de la oposición en unas inéditas primarias. Ha recorrido un largo camino para hacer olvidar la vieja imagen de los desgastados partidos cuya debacle permitió en 1998 la victoria electoral de Chávez, un militar retirado y que lideró un golpe de Estado frustrado en 1992.

En 2006, la oposición, unida detrás de la candidatura de Manuel Rosales, fue barrida por el mandatario, que obtuvo 62% de los votos.

Los resultados de estas elecciones serán anunciados por el CNE en la noche cuando la tendencia sea "irreversible". Está prohibida la publicación de sondeos a boca de urna, aunque el propio organismo electoral ha admitido que las redes sociales escapan a su regulación.

Por su parte, los partidos políticos desplegaron casi 200.000 testigos capacitados para hacer un conteo de las actas en los centros electorales.

El sistema electoral está 100% automatizado y una máquina de autenticación identificará mediante huella dactilar al votante para reforzar la seguridad del voto.

En el extranjero, donde están llamadas a votar unas 100.000 personas, el sufragio es manual y en algunos países como España cientos de ellas ya habían empezado a votar, constató la AFP.

Expertos del estadounidense Centro Carter descartaron esta semana que pueda haber fraude y aseguraron que está garantizado el secreto del voto.

Más de 200 acompañantes internacionales, entre éstos una delegación de la Unasur que se estrena en este cometido, y una comitiva brasileña encabezada por Marco Aurelio Garcia, principal asesor diplomático de la presidenta Dilma Rousseff, seguirán sobre el terreno el proceso de votación.

El porte de armas fue suspendido hasta el lunes -salvo para los funcionarios en servicio-, así como la venta de bebidas alcohólicas. Las policías fueron acuarteladas y permanecen a las órdenes del Ejército, mientras las fronteras terrestres fueron cerradas hasta la medianoche del lunes.

El general Wilmer Barrientos, a cargo del Plan República diseñado para los comicios, afirmó que los militares "actuarán contundentemente ante cualquier foco de violencia, venga de donde venga", apelando a su "profesionalidad".

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia