Mundo

Venezuela está en puertas de una elección legislativa histórica

Escenario. Hoy, 19,5 millones de personas van a las urnas para elegir a 167 diputados.

Venezuela está en puertas de una elección legislativa histórica. Infografía: La Razón

Venezuela está en puertas de una elección legislativa histórica. Infografía: La Razón

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Caracas

00:00 / 06 de diciembre de 2015

La presidencia no está en juego, pero Venezuela bulle como si así fuera: mañana celebra unas elecciones legislativas en las que la oposición luce favorita para ganar la mayoría, por primera vez en 16 años de gobierno chavista.

La apuesta es grande. El presidente Nicolás Maduro promete ganar “¡como sea!” para “radicalizar” la revolución socialista que le legó Hugo Chávez, mientras que la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) promete que comenzará el “cambio”.

Bajo esas dos ofertas extremas, 19,5 millones de venezolanos están llamados a las urnas para elegir por un periodo de cinco años 167 diputados de la Asamblea Nacional, que controla el oficialismo con un centenar de escaños.

Aunque en un régimen presidencialista, estos cruciales comicios abren múltiples escenarios: desde una profundización del modelo económico centralizado hasta un cambio en la dinámica política que ha regido al país desde que Chávez llegó al poder en 1999.

DILEMAS. “Maduro no está desahuciado. Habrá un nuevo mapa político, un balance del poder. Si la oposición gana y es inteligente, negociará para lograr cambios; pero si se imponen los radicales que quieren sacar al Presidente, habrá perdido una oportunidad de oro”, afirmó el analista Luis Vicente León, presidente de Datanálisis.

Más allá del cálculo político, la elección despierta en los venezolanos enorme expectativa porque toca sus angustias cotidianas: “¡Chama! La comida y la inseguridad, esto está embromado (complicado)”, dice Rosa Falcón, una septuagenaria que camina en una calle del barrio Lídice, oeste de Caracas, con un paquete de harina de maíz para las arepas.

Desde su llegada a la presidencia en abril de 2013, un mes después de la muerte de Chávez, Maduro ha visto caer su popularidad hasta 22%, golpeado por una severa crisis económica.

En su venta de jugos y empanadas, en el populoso barrio Petare, el caraqueño Zenaida Rodríguez, de 65 años, dice estar por cerrar su local: “No me deja ganancia. Todo está demasiado caro y tengo que hacer horas de cola para comprar una botella de aceite”.

Frente al desabastecimiento, el Gobierno, que atribuye la crisis a una “guerra económica” de empresarios de derecha, dispuso vender los productos básicos a precios subsidiados, pero solo dos días a la semana, con cédula y huella digital. Las filas en los mercados son inmensas.

Muchos alimentos no se hallan y hay que ir al mercado paralelo, donde los precios se disparan.

En la puerta de su gallera en Petare, donde dice ganar más peleando gallos que con su oficio de contador, Robinson Fontalvo, de 43 años, se queja de la inseguridad: “Los malandros (criminales) han tratado de extorsionarme. Aquí en la esquina mataron a un señor”.

Zonas de Caracas parecen bajo toque de queda. El temor a asaltos y secuestros deja las calles desoladas apenas cae la noche. Venezuela es —después de Honduras— el segundo país con mayor tasa de homicidios del mundo, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El Gobierno se enorgullece de mantener las misiones sociales aún con el desplome del precio del crudo y advierte que, si gana la oposición, desaparecerán: Ni educación, ni salud, ni pensiones, ni casas, ni neveras como las entregadas en estos días.

Crisbeylee González: ‘La derecha instala la figura de que si no gana la elección, habrá fraude’

La Embajadora de Venezuela en Bolivia dispara contra el electo presidente argentino, Mauricio Macri. Está segura de que las elecciones de hoy serán un nuevo espaldarazo para el chavismo. Cuenta que hay una campaña internacional de la derecha para enlodar a su país. Admira el trabajo que hace Evo Morales para crear alianzas y cree que existe un liderazgo colectivo en la región. Añora al comandante  Hugo Chávez y dice que su país respalda a la gobernante de Brasil, Dilma Rousseff.

Erick Ortega /  La Paz

Vive en una de las zonas más cálidas de La Paz, Achumani. Sin embargo, no se acostumbra al frío, que le ha obligado a encender la estufa de su residencia. Toca temas calientes. Reniega contra el presidente electo en Argentina, Mauricio Macri, y ve a Evo Morales como uno de los bastiones del liderazgo regional.

— ¿Con qué expectativas espera el chavismo las legislativas?

— Esperamos que el proceso de las elecciones pueda ser llevado de una manera pacífica. Lo hemos demostrado en nuestra historia, pero particularmente en los últimos 17 años que hemos llevado a cabo 19 elecciones.

— ¿Si gana la derecha se aceptarán los resultados en paz?

— Obviamente que sí. Por ejemplo, en el caso de las elecciones de gobernadores hemos aceptado derrotas ipso facto. Respetamos la institucionalidad.Se trata de instalar la figura de que si no gana la derecha habrá fraude. No va a ganar la derecha porque no han hecho el trabajo que corresponde.Primero dicen que va a haber fraude y segundo, que no hay democracia en Venezuela. Fuimos promotores de un nuevo tipo de democracia en el continente, la democracia participativa y democrática del pueblo.

Ganaremos porque mantuvimos, a pesar de la crisis, las misiones sociales, los beneficios a la población necesitada. En Venezuela nadie muere de hambre. Hay democracia total y radical. El que quiera va y le dice lo que le da la gana al Presidente (Nicolás Maduro), a sus hijos, por las redes, por donde quiera.

— Maduro dijo que se garantiza la paz con el chavismo

— Imagínate que gana la derecha, en un supuesto. Inmediatamente van a sacar todos los beneficios sociales, el subsidio a algunos productos, perjudicarán a las universidades públicas, van a cerrar el cerco alrededor de los beneficios que quieren recuperar. Te imaginas, una población acostumbrada a tener alimentos al día, su casa equipada —además 900.000 casas se han entregado al día de hoy—, son viviendas habitables, viviendas dignas. Imaginas que se quite la pensión a los ancianos con más de 60 años. Han dicho (la derecha): “Cuando lleguemos al poder vamos a pedir el auxilio al Fondo Monetario Internacional (FMI)”, nosotros ya vivimos algo así en el Caracazo, con más de 3.000 muertes y nadie dijo nada.

¿Qué paz nos van a plantear los de la derecha, una paz del FMI? o ¿la paz de Estados Unidos cuando habla de guerras?

— Macri dijo que piensa sacar a Venezuela del Mercosur

— Eso es abiertamente injerencia.

— Macri habló de aplicar la cláusula democrática...

— Creo que el tipo se apresuró. Ni siquiera habían terminado de elegirlo y plantea una situación de injerencia, que es una locura descabellada y viola cualquier protocolo de derecho internacional. Pero además no tiene nada que ver con la cláusula a la que él cita en el Mercosur. Una arrogancia y prepotencia (de Macri) que sale en los medios de comunicación. Creo que es una cuestión mediática que no tiene sustento.

Lo encuentro (a Macri) como una persona sumamente arrogante. Hablo como una venezolana que se siente afectada por las declaraciones de él y de otros personeros. Sus palabras las hacemos un nudo y las tiramos al cesto de la basura.

Dilma Rousseff enfrenta un posible juicio político, Rafael Correa no irá a las presidenciales, Cristina Fernández dejará la presidencia a Macri. ¿Hace falta Hugo Chávez?

— Para nosotros la muerte, por ahí algunos compañeros sostienen que fue asesinado, del comandante ha significado una pérdida invaluable. (El expresidente uruguayo) José Mujica dijo que Chávez tenía la concepción más extraordinaria de solidaridad en el planeta. Cristina Fernández decía que el comandante era quien los llamaba uno por uno y los unía y organizaba.

Ahora hay un liderazgo colectivo. Creo que el presidente Evo Morales —sale una encuesta como el segundo gobernante más reconocido en el ámbito internacional— como un líder que ha logrado articular la unidad. Nuestro camarada Correa también.En el caso de este liderazgo colectivo se insertan Lula (da Silva) y Dilma, y ojo que contra ella hay una campaña mediática brutal.

— ¿Estas elecciones legislativas afectarán a las presidenciales?

— Se cree falsamente que esta elección es un plebiscito para Nicolás Maduro y no es así.

Perfil

Nombre: Crisbeylee González   Hernández

Nació: En Caracas

Cargo: Embajadora de Venezuela en Bolivia

Periodista y diplomática

“No voy a decir mi edad, ni aunque me mates”, dice y suelta una sonrisa que llena el salón en su residencia de Achumani. La Embajadora venezolana en Bolivia tiene una casi desconocida veta periodística. Cuenta que dirige la revista Correo del Alba (que trata temas relacionados con el Socialismo del Siglo XXI). Además se define como una periodista que reivindica el cuidado del medio ambiente.

Está nueve años en Bolivia y se declara enamorada de La Paz; sin embargo, a veces extraña el calor de su tierra natal (Caracas), donde pasó parte de su niñez y adolescencia. También durante su juventud estuvo en La Habana, y pasó otro tiempo en Santiago. Dice que no escapa del debate; eso sí, nunca dirá su edad.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia