Mundo

Victoria de Merkel asegura política de austeridad en UE

Análisis. Alemania tendrá una mayor influencia en el bloque

Info elecciones legislativas en Alemania.

Info elecciones legislativas en Alemania.

AFP / Bruselas

02:26 / 24 de septiembre de 2013

La aplastante victoria de la canciller alemana, Angela Merkel, en los comicios del domingo, deja en el aire las expectativas de sus socios europeos en crisis de un cambio en las políticas de austeridad del bloque, según analistas.

Desde que estalló la crisis financiera (2009), Alemania ha estado en el centro de decisión de las políticas europeas para evitar la implosión del bloque. “Su fortaleza económica realzó su influencia política”, estimaron Nicholas Walton y Ulrike Guerot, del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores. Berlín se convirtió en el último lustro en la “chequera, el director de orquesta y el chofer”, y ahora es “la gran esperanza para sacar adelante a Europa y resolver la crisis”, añadieron.

Los europeos esperan de Alemania una visión para la Unión Europea (UE) que no sea una simple gestión de la emergencia. Entre los temas que figuran en la agenda están la Unión Bancaria, una estrategia de crecimiento para Europa y una política exterior europea, según los analistas, a lo que se agrega una mayor flexibilidad en las políticas de austeridad que la conservadora Merkel, junto a su coalición con los liberales, defendió en su anterior gestión.

Política. “Está en una posición más fuerte como para moldear la política europea”, observó Judy Dempsey, del Instituto Carnegie Europe, y su victoria la consolida como la “indiscutible líder” de la UE, expresó por su parte Jean Dominique Giuliani, presidente la Fundación Robert Schuman.

Pero la presión de los países del sur de Europa en crisis, sometidos a draconianos recortes para reducir el déficit, a cambio (en algunos casos como Portugal, Grecia o el sector bancario español) de millonarios rescates, aumentará para que Berlín suavice su posición sobre las políticas de austeridad.

Los países de Europa del sur confían en que una participación de los socialdemócratas en el próximo gobierno les dé “un desahogo” en la política de austeridad e insuflen una mayor flexibilidad en el futuro Gobierno, según Dempsey. “Pero pueden equivocarse”.

Los últimos años, el SPD socialdemócrata, así como los Verdes, cerraron filas detrás de la Canciller al votar la mayoría de los planes de rescate para los países en crisis. “La política europea de Alemania estuvo cada vez más dirigida por el CDU (conservadores de Merkel) y el SPD”, observó Gilles Moëc, economista del Deutsche Bank.

“Tendremos la misma política, incluso con los socialdemócratas en el Gobierno, ya que no tendrán una gran influencia” tras obtener el 26% de los sufragios, explicó por su parte Ilias Nikolakopoulos, del Instituto Opinión de Atenas.

Los alemanes consideran que su “éxito” se debe a sus propios esfuerzos. “Llevaron a cabo difíciles reformas, controlando los gastos y haciendo competitivo el sector exportador (...). Esta es la razón por la que Alemania continúa enfatizando la austeridad como el camino hacia el éxito económico”, sostuvieron Walton y Guerot.

El electorado alemán, al darle a Merkel esta rotunda victoria con el 41,5% de los votos, endosó la política de la Canciller en la gestión de la crisis y le dio un “mayor margen de maniobra”, dijo Jan Techau.

Pese a su victoria histórica, la poderosa líder de Alemania está obligada a pactar y formar alianzas, ya sea con los socialdemócratas o con los Verdes, para disponer de una mayoría en el Bundestag. Con el 41,5% de votos y 311 escaños, de los 630 que contará el próximo Bundestag, el partido de Merkel obtuvo el resultado más elevado desde la reunificación de Alemania, en 1990. Pero se quedó a las puertas de la mayoría absoluta.

Le tiende la mano al SPD

La canciller alemana, Angela Merkel, que registró un arrollador triunfo en las elecciones del domingo, tendió ayer una mano a sus adversarios del partido socialdemócrata (SPD) para formar Gobierno.

Pese a su victoria histórica, la poderosa Jefa de Gobierno alemana está obligada a formar alianzas, ya sea con los socialdemócratas o con los Verdes, para disponer de una mayoría en el Bundestag (Cámara Baja del Parlamento).

“Estamos abiertos a discusiones (...). Tuve un primer contacto con el presidente del SPD”, Sigmar Gabriel, declaró Merkel en una rueda de prensa en Berlín. Pero Gabriel pidió hablar primero con la dirección del SPD, el viernes, dijo la Canciller, quien consideró “comprensible” esa solicitud.

Con el 41,5% de votos y 311 escaños, de los 630 que contará el próximo Bundestag, el partido (CDU/CSU) de Merkel obtuvo el resultado más elevado desde la reunificación de Alemania, en 1990. Pero se quedó a las puertas de la mayoría absoluta.

El fracaso de sus aliados liberales demócratas del FDP —que por primera vez en la historia se quedarán fuera del Bundestag, al no haber alcanzado el 5% de los votos requeridos—, deja a Merkel dos aliados posibles: el SPD (25,7%, 192 escaños) y los Verdes (8,4%, 63 escaños). Merkel está clara que las negociaciones no serán rápidas. “La CDU está dispuesta a discutir, y ya veremos”, señaló.

En promedio, las negociaciones postelectorales para formar un gobierno en Alemania duran aproximadamente un mes. Pero para formar la anterior “gran coalición”, en 2005, las negociaciones duraron dos meses y cuatro días.

Los observadores estiman que, como Merkel ya tuvo una experiencia de cooperación con el SPD durante su primer mandato, es natural que su primera opción sea pactar con ellos. Un acuerdo con los conservadores “parece muy complicado, dado los temas que defendemos”, declaró ayer  la vicepresidenta del SPD, Manuela Schwesig.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia