Mundo

Diez años de kirchnerismo no acaban con la división

El dispar balance de los diez años de gobierno kirchnerista reflejan la división social y política que el fallecido presidente Néstor Kirchner prometió eliminar, y los cuestionamientos a una gestión que hoy está en manos de Cristina Fernández.

Fernández recibe de Kirchner los símbolos de la presidencia en diciembre de 2007. Foto: AFP.

Fernández recibe de Kirchner los símbolos de la presidencia en diciembre de 2007. Foto: AFP.

La Razón (Edición impresa) / EL PAÍS / BUENOS AIRES

00:00 / 26 de mayo de 2013

El dispar balance de los diez años de gobierno kirchnerista reflejan la división social y política que el fallecido presidente Néstor Kirchner prometió eliminar, y los cuestionamientos a una gestión que hoy está en manos de Cristina Fernández.

Ayer se cumplieron diez años desde la llegada del matrimonio Kirchner al Gobierno de Argentina. El relato de esa década podría comenzar con las palabras que Néstor Kirchner pronunció el 25 de mayo de 2003 cuando asumió la presidencia en el Congreso.

“En los países civilizados con democracias de fuerte intensidad, los adversarios discuten y disienten cooperando. Por eso los convocamos a inventar el futuro (...). No habrá cambio confiable si permitimos la subsistencia de ámbitos de impunidad (...). Vengo a proponerles un sueño: quiero una Argentina unida, quiero una Argentina normal, quiero que seamos un país serio. Pero además quiero un país más justo”, manifestó.

Kirchner fue el hombre que retomó los juicios contra los militares de la dictadura, iniciados por el presidente Raúl Alfonsín; impulsó la ley que permite el casamiento entre personas del mismo sexo; y torció el brazo al FMI, consiguiendo acuerdos para pagar el 93% de la deuda externa con una quita récord del 75%.

Fue el mandatario quien renovó la Corte Suprema con una independencia reconocida por todo el arco político hasta que Cristina Fernández empezó a cuestionarla hace seis meses. Fernández, por su parte, fue la gobernante que puso en marcha en 2009 la Asignación Universal por Hijo (ayudas sociales que sacaron de la indigencia a millones de desempleados); nacionalizó en 2008 a la española Aerolíneas Argentinas; y en 2012 expropió a Repsol el 51% de sus acciones en YPF, medida que contó con el respaldo mayoritario de la oposición. Entre ambos gobiernos consiguieron hasta el año pasado un crecimiento medio del 7% sobre el PIB.

ANÁLISIS. ¿Pero qué hay de aquella Argentina unida y justa con la que Kirchner decía soñar? “Nada. Porque nunca creyeron en la lucha contra la corrupción ni en fortalecer las instituciones”, dijo el exalcalde y tres veces gobernador de Río Gallegos (capital de la provincia Santa Cruz, donde nación Kirchner), Dino Zaffani.

“Cristina y él reprodujeron en Buenos Aires el mismo modelo que les había dado éxito en Santa Cruz: la manipulación de los jueces y el control férreo de la sociedad”, afirmó.

Bajo esa óptica, la crónica del kirchnerismo también podría comenzar con las palabras que publicó aquel mayo de hace diez años el exguerrillero Daniel Gatti. “Kirchner silenció la prensa y la oposición, aniquiló los sindicatos, se apoderó de empresas constructoras y, con el respaldo de los centenares de dólares que sacó al exterior, un día decidió ser presidente de la nación”, cita el libro Kirchner, el amo del feudo.

Sólo se vendieron 1.000 ejemplares de esa publicación, ya que en aquella época Argentina vivía una especie de idilio con la pareja. Casi nadie criticó el hecho de que Kirchner hubiera cambiado la Constitución provincial en 1994 y la volviese a modificar después de 1998 para conseguir la reelección indefinida como gobernador.

“Kirchner llegó a Buenos Aires representando el orden y la autoridad, después de una época de convulsiones en el país que arrastraba la crisis de 2001.

Sabía manejar el poder”, sostuvo el periodista Héctor Barabino.

En 2008 se produjo el gran conflicto del Gobierno con el sector agrario del país. A partir de entonces, el grupo Clarín pasó a convertirse en el gran enemigo del Gobierno, que después impulsó una Ley de Medios, que entre otros contenidos obliga a las multimedias a deshacerse de parte de sus negocios audiovisuales. Después de tres años de pugnas en la justicia, Fernández impulsó una reforma judicial con casi toda la oposición en contra. Aquella invitación de Kirchner a los opositores para “inventar el futuro” quedó en el olvido. En el camino, Fernández además rompió con otros aliados, como el que había sido el gran apoyo sindical de Kirchner, el líder de los camioneros Hugo Moyano.

La otra gran palabra del sueño de Kirchner: su lucha contra la impunidad y la corrupción también tiene sus detractores. “Kirchner consiguió el dinero para su campaña gracias al dinero público (...). La primera denuncia contra él la investigué en 1991”, señaló el exfiscal Andrés Vivanco, una de las tantas acusaciones que alimentan los escándalos de corrupción en diez años de gestión del kirchnerismo.

Frenan una norma para la prensa

La Justicia argentina dictó una medida cautelar que frena el Decreto de Necesidad y Urgencia impulsado por la oposición para proteger “la libertad de prensa y expresión” frente al supuesto “hostigamiento" del Gobierno a los medios. EFE

Gestión de cristina fernández en debate

Modelo económico. Cambio de fórmula

En 2007, Cristina Fernández modificó el modelo económico que heredó de su esposo Néstor Kirchner para frenar el impacto de la crisis internacional y aumentar el gasto público.

Costo productivo. La crisis como resultado

El cambio de modelo económico generó un déficit fiscal, restringió el uso de divisas, alimentó la inflación y mantuvo al país con graves problemas energéticos.

División política. La sociedad no está unida

La oposición argentina cree que los diez años de kirchnerismo dejaron un alto nivel de crispación política  y una estrategia de enfrentamiento que ha fracturado a la sociedad.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia